Arsène Lupin existió: quién fue el protagonista de la serie de Netflix
  1. Alma, Corazón, Vida
el robin hood de la 'belle époque'

Arsène Lupin existió: quién fue el protagonista de la serie de Netflix

Para retratar al popular personaje francés, Maurice Leblanc se inspiró en la vida de Marius Jacob, un peculiar anarquista con férreos principios que tuvo una vida de película

placeholder Foto: Alexander Marius Jacob.
Alexander Marius Jacob.

La serie francesa 'Lupin', que se estrenó hace unas semanas, ha confirmado ya una segunda temporada en Netflix tras el éxito apabullante de la primera. El carismático Omar Sy ('Intocable') protagoniza el que está siendo el fenómeno de estos días, la historia de Assane Diop, un hombre que encuentra un libro sobre Arsène Lupin que tiene el poder de concederle riqueza y recursos.

¿Quién fue Arsène Lupin? En español Arsenio, es el ladrón de guante blanco que aparece en las obras de detectives del escritor francés Maurice Leblanc. Leblanc, contemporáneo de Arthur Conan Doyle, brindó al mundo un personaje que podría competir en popularidad con Sherlock Holmes, por lo menos en Francia. Lupin ha aparecido en multitud de secuelas escritas por otros autores, así como adaptaciones para libros, películas o cómics. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la serie protagonizada por Omar Sy no es una adaptación más de las obras de Leblanc, sino una interpretación actual, donde Assane Diop es el protagonista, que se ve influenciado por la figura de Lupin hasta el punto de perpetrar los delitos que se pueden ver en los capítulos (y aquí terminan los 'spoilers').

placeholder La revista en la que se comenzó a publicar la obra de Leblanc.
La revista en la que se comenzó a publicar la obra de Leblanc.

Arsenio Lupin, que apareció por primera vez en una serie de relatos publicados en la revista 'Je Sais Tout' en plena 'belle époque' (1905), es una especie de Robin Hood ducho en derecho, medicina, artes marciales (su padre fue profesor de esgrima o boxeo, entre otros) y prestidigitación al más puro estilo Houdini, además de ser un auténtico seductor con las damas que no tiene nada que envidiar a James Bond. Un héroe de los bajos fondos, en definitiva, a cuya perspicacia nadie escapa, pues Leblanc aprovechó en sus novelas para hacer un retrato irónico de la policía francesa.

Anarquista, pirata y bandido

Y Lupin existió. Su nombre fue Alexandre M. Jacob (mejor conocido como Marius Jacob) y ha sido, hasta la fecha, uno de los más célebres bandidos anarquistas de todos los tiempos. Nació el 28 de septiembre de 1879 en Marsella (el personaje de Lupin, por su parte, nace en Blois en 1874), en el seno de una familia obrera, y su vida fue, sin duda, digna de ser relatada. A los 12 años se enroló como aprendiz de marinero en un viaje que le llevaría a Sídney y después desertó de la tripulación, hasta convertirse en pirata.

La historia de Arsenio Lupin comenzó a publicarse en una revista famosa en la 'belle époque'. Era una especie de Robin Hood de los bajos fondos

Volvería a Marsella en 1897 renunciando a la vida marina y acompañado de unas fiebres frecuentes que sufriría el resto de su vida. "Vi el mundo y no es hermoso". Más tarde, siendo aprendiz de tipógrafo, acudiría a reuniones anarquistas, fue pillado con explosivos tras una serie de robos menores y condenado a seis meses de prisión, tras los cuales tuvo dificultades para reintegrarse.

Tras huir del manicomio de Aix-en-Provence (había fingido sufrir alucinaciones para evitar una pena de cinco años de prisión), organizó una banda que se hacía llamar Los trabajadores de la noche, los cuales habían de cumplir una serie de principios para poder formar parte de la misma: no asesinar, excepto para proteger la propia vida o escapar de la policía, robar solo a los parásitos sociales (empresarios, jueces, soldados y el clero), y nunca a aquellos con profesiones consideradas útiles (artistas, arquitectos, médicos...), y donar un porcentaje de dinero a la causa anarquista.

La banda de Jacob tenía una serie de principios: no asesinar, destinar un porcentaje del dinero robado a la causa anarquista y robar solo a 'parásitos sociales'

Para saber si la persona en cuestión a la que pretendían atracar se encontraba en su domicilio, Jacob y compañía introducían trozos de papel bajo la puerta y volvían al día siguiente para comprobar si estos seguían en su sitio. También entraban en las casas por el suelo, desde el techo del piso inferior. Entre 1900 y 1903, Los trabajadores de noche efectuaron más de 105 robos en París, aunque con el paso del tiempo Jacobs empezaba a pensar que su causa no tenía sentido. Detenido en 1905, se salvó de la guillotina, pero fue condenado a trabajos forzados en Cayena (en la Guayana francesa), hasta que regresó a Francia en 1928. Después vivió trabajando como vendedor ambulante de telas.

El resto de su vida es un misterio. Se cree que en 1936 estuvo en Barcelona ayudando a la CNT y finalmente se suicidó el 28 de agosto de 1954 en Bois-Saint-Denis, donde residía. "Sois demasiado jóvenes para poder apreciar el placer que proporciona irse gozando de excelente salud, burlándose de todas las enfermedades que acechan a la vejez. Allá están todas estas asquerosas reunidas, listas para devorarme. Pero voy a defraudarlas. Yo he vivido y ya puedo morir", le escribiría a sus amigos antes de fallecer.

"Antes que mendigar aquello a lo que tengo derecho, he preferido sublevarme y combatir metro a metro a mis enemigos"

'Por qué he robado y otros escritos', de la editorial Pepitas de Calabaza, previamente inédito en castellano, narra las pericias vitales de este particular personaje, que ha salido a la palestra de nuevo gracias a la serie de Netflix, un Robin Hood que se defendería así: "Antes que verme enclaustrado en una fábrica como en una cárcel, antes que mendigar aquello a lo que tengo derecho, he preferido sublevarme y combatir metro a metro a mis enemigos, haciendo la guerra a los ricos (...). Prefiero ser un cínico consciente de sus derechos que un autómata o una estatua".

Netflix
El redactor recomienda