El ganador de lotería que decidió darse dos caprichos y seguir comprando barato después
  1. Alma, Corazón, Vida
APENAS SE PERMITE LUJOS

El ganador de lotería que decidió darse dos caprichos y seguir comprando barato después

El ganador de un millón de libras con un rasca y gana revela en qué pocas cosas se ha gastado el dinero del premio en los últimos cuatro años

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El sueño de la gran mayoría de las personas que participan en los juegos de azar es lograr un premio millonario que les permita llevar una vida de lujos y sin preocupaciones en el futuro. Grandes casas con piscinas, coches deportivos, viajes por todo el mundo o cenas en los mejores restaurantes son solo algunos de los deseos más repetidos por los jugadores.

Sin embargo, cuando se consigue un premio millonario nunca se sabe cómo se reaccionará. Hay quien, efectivamente, decide ponerse el mundo por montera y comenzar a utilizar la tarjeta de crédito como si le quemara en el bolsillo… y hay quien cree que es mejor guardar la mayor cantidad de dinero posible para cuando lleguen las vacas flacas.

Foto: Kevin compró dos boletos porque le "obligó" su esposa (EFE/Cynthia de Benito)

Ese es el caso de Jamie Heavens, un joven británico de 26 años que ganó un millón de libras hace cuatro años jugando un boleto del tipo rasca y gana. A pesar de su juventud, Heavens no se volvió loco y decidió que seguiría haciendo la misma vida de siempre, a pesar de que su cuenta corriente pasó en un solo día de la nada absoluta al todo.

Un premio millonario

Este joven trabajaba como techador y vivía en la ciudad de Bournemouth, en el sur de Inglaterra, cuando ganó la lotería. Sin embargo, fue consciente de que ese premio le podía cambiar la vida y se lo tomó con calma: solo iba a tomar dos decisiones importantes que suponían un buen desembolso de dinero, pero guardaría la mayoría del premio.

Nada más ganar a la lotería se casó con su novia de siempre y tuvieron un hijo

Lo primero fue tirar su coche de toda la vida, por lo que se dio el gustazo de comprar un coche nuevo para él y otro para su pareja. Después se casó con su novia de toda la vida, Danielle, con la que llevaba saliendo desde el instituto. Poco después nacería su hijo Hughie, que acaba de cumplir cuatro años, y la pareja decidió invertir el dinero del premio con mucha precaución.

James ha explicado a The Sun que "nuestra situación no está apretada, la verdad, pero somos personas sensatas... Para nosotros es muy importante que Hughie crezca conociendo el valor del dinero". Por eso, desde entonces apenas han comprado "un par de propiedades", además de invertir algo de dinero del premio para poner en marcha el propio negocio de Jamie.

placeholder Los rasca y gana son cada vez más populares
Los rasca y gana son cada vez más populares

El día que a James le cambió la vida, se dirigía a trabajar cuando compró una tarjeta de rasca y gana. Era primera hora de la mañana y al rascar vio que había ganado un millón, pero no podía llamar al teléfono de la lotería británica porque aún no estaba abierto, así que se fue a trabajar y se puso en contacto con los responsables de los juegos de azar a mediodía, cuando ya estaba en lo alto de un tejado, como en otras ocasiones.

Una vida sin cambios

Desde entonces, la vida de James y Danielle apenas ha cambiado. Son millonarios, pero ella sigue trabajando como recepcionista en un garaje, mientras él creó su propia empresa y ahora se dedica a la ayuda en carretera. Pero reconoce que siguen comprando en las mismas tiendas baratas de siempre: "Danielle todavía me compra pantalones deportivos de Primark... No tiene sentido que me compre unos pantalones realmente inteligentes".

Foto: Fuente: iStock

Lo mismo sucede cuando tienen que hacer la compra, ya que siguen yendo a los mismos supermercados con descuento de siempre. El único capricho que se permiten es visitar una vez al mes una tienda de delicatessen de su ciudad donde se hacen con los caprichos más caros, pero tienen claro que quieren que su hijo crezca sabiendo lo que cuesta ganar el dinero.

Jamie señala que "quiero que Hughie vea a sus padres trabajando... La gente ha dicho que yo podría ser el ganador de la lotería más sensato que existe y creo que pueden tener razón". Por eso, insiste en que el premio no ha cambiado su actitud hacia el dinero: "Te hace sentir más cómodo, pero no debería cambiar la forma en que vives tu vida".

Jamie dejó su trabajo como techador y creó su empresa de ayuda en carretera

Gracias a su suerte, Jamie tuvo la posibilidad de echar una mano a algunos de sus amigos y familiares que lo estaban pasando mal económicamente, sobre todo con la pandemia, pero reconoce que le siguen tratando como lo hacían antes: "Creo que la gente respeta el hecho de que, sí, he ganado mucho dinero, pero todavía sigo trabajando duro".

Lotería Juegos de azar Suerte
El redactor recomienda