Una pareja se casa en la sala de coronavirus de un hospital y el marido termina en la UCI
  1. Alma, Corazón, Vida
EN EL REINO UNIDO

Una pareja se casa en la sala de coronavirus de un hospital y el marido termina en la UCI

Los médicos adelantaron la boda de la pareja en vistas de su empeoramiento, aunque ambos salieron adelante y ahora se recuperan en una sala para enfermos covid-19

placeholder Foto: Elizabeth Kerr y Simon O'Brien, junto a la enfermera que fue testigo del enlace (Reuters/Toby Melville)
Elizabeth Kerr y Simon O'Brien, junto a la enfermera que fue testigo del enlace (Reuters/Toby Melville)

Elizabeth Kerr y Simon O'Brien llevaban meses planeando su boda hasta que a finales de 2019 decidieron que se casarían en junio del año siguiente. Sin embargo, en marzo llegó la pandemia y el covid-19 arruinó su enlace, postergándolo durante meses sin una nueva fecha que pudieran establecer.

Desgraciadamente, a principios de 2021 ambos terminaron contagiándose de coronavirus y tuvieron que ser trasladados a un hospital por un grave deterioro de sus niveles de oxígeno. Los médicos temieron seriamente por su vida y, conociendo la decisión de ambos de querer casarse, decidieron organizar una boda exprés en una de las salas del Hospital Universitario de Milton Keynes.

placeholder Elizabeth y Simon se recuperan juntos en un hospital británico (Reuters/ Toby Melville)
Elizabeth y Simon se recuperan juntos en un hospital británico (Reuters/ Toby Melville)

La situación se volvió dramática: tanto Elizabeth como Simon empeoraron y los médicos decidieron que había que trasladar al hombre a la UCI porque temían seriamente por su vida. Sin embargo, la suerte quiso que durante la hora que tardaron en preparar su traslado, el novio se recuperó ligeramente y pudo dar el 'sí quiero' a su amada, aunque fuera en la sala de coronavirus del hospital.

Final feliz

Elizabeth Kerr, que trabaja como enfermera en otro hospital, ha explicado a ABC Australia cómo sucedió todo: "Me dijeron que no podríamos casarnos después de todo, porque iban a tener que intubar a Simon y dormirlo. Pero se retrasaron una hora más. Y él, simplemente, se recuperó en ese tiempo lo suficiente para que nos casáramos".

Poco después de dar el "sí, quiero", Simon fue sedado y pasó la noche con respiración asistida

La enfermera, de 31 años, y su marido, de 36, tuvieron que esperar algunos días para darse su primer beso como matrimonio, pero este llegó después de que Simon mejorara y pudiera salir de la UCI. Ambos siguen hospitalizados en el mismo centro y comparten una de las habitaciones especiales para enfermos de coronavirus, ya convertidos en marido y mujer.

Hannah Cannon, una de las enfermeras del hospital de Milton Keynes, fue la testigo del enlace, mientras que el departamento de catering del centro de salud se encargó de hacer un pastel. La testigo explicó que "con mucho trabajo en equipo pudimos darles una boda, no necesariamente la boda que hubieran planeado inicialmente, pero ciertamente algo positivo, notable y memorable para que realmente se aferren a ese sueño".

Pandemia Hospitales Novio
El redactor recomienda