Es noticia
Menú
Siete hermanos pobres: así se hicieron los dueños de una ciudad libia
  1. Alma, Corazón, Vida
TRAS LA MUERTE DE GADAFI

Siete hermanos pobres: así se hicieron los dueños de una ciudad libia

Durante casi diez años dominaron con mano de hierro una pequeña ciudad instaurando un régimen de terror del que nadie pudo escapar

Foto: Tras la caída de Gadafi, cientos de milicias han luchado por el poder en Libia (Reuters/Esam Omran Al-Fetori)
Tras la caída de Gadafi, cientos de milicias han luchado por el poder en Libia (Reuters/Esam Omran Al-Fetori)

La muerte de Muamar el Gadafi en octubre de 2011 provocó la caída de todo un sistema. Desde entonces, Libia es un estado fallido que lleva casi una década inmerso en una guerra civil en la que se enfrentan centenares de milicias armadas dispersas por todo el país y que buscan hacerse con el dominio de un pedazo de terreno.

Eso es lo que sucedió en Tarhuna, una pequeña localidad eminentemente agrícola que está situada apenas a una hora de coche de Trípoli, la capital libia. Allí, durante ocho años mandaron los Kani, un grupo de siete hermanos que crearon su propia milicia y que instalaron un gobierno del terror que se asentó en asesinatos y todo tipo de crímenes. Pero, ¿cómo llegaron al poder?

Foto: Miembros de la guardia petrolera en Trípoli, Libia. (Reuters)

Hamza Dila'ab, abogado y activista de Tarhuna, explica a la BBC que "esos siete hermanos eran personas rudas, sin modales. Su estatus social era cero. Eran como una manada de hienas cuando estaban juntas. Juraban y se peleaban. Incluso podían golpearse entre sí con palos". Pero todo cambió tras el derrocamiento de Gadafi en 2011.

Hermanos y terror

Durante las revueltas que dieron paso a la caída del líder libio, la mayoría de los habitantes de Tarhuna se mantuvieron fieles a Gadafi. Sin embargo, apareció un grupo de opositores y los siete hermanos Kani vieron su oportunidad: asesinaron uno a uno a todos los miembros de una familia cercana al que fuera jefe del estado. Sin embargo, la venganza llegó en 2012 con la muerte de Ali, uno de los siete hermanos Kani, y provocó una respuesta que marcó un antes y un después.

El experto en Libia Jalel Harchaoui, del Instituto Clingendael en los Países Bajos, explica que "cuando Ali murió, lo convirtieron en una leyenda. Los hermanos decidieron responder a su asesinato no sólo encontrando a los responsables y matándolos. Lo que realmente hicieron fue matar a todas sus familias". Después, llegó el momento de establecer su dominio absoluto.

Para ello, crearon una milicia tomando como base las fuerzas militares que había en la ciudad y, en pocas semanas, fueron capaces de comandar un ejército de varios miles de personas. Se dedicaron a instaurar el terror y, tal y como explica el abogado Hamza Dila'ab, llevaron a cabo una política de "aterrorizar a la gente sin otra razón que crear miedo. Mataron por esa sola razón. Cualquiera en Tarhuna que se opusiera a ellos moriría".

Mataron a una familia entera simplemente para robarles su negocio de venta de coches

Durante años, los Kani lo controlaron todo, incluida la policía oficial. Impusieron impuestos a los negocios ya establecidos en la zona y, al mismo tiempo, construyeron un centro comercial y crearon empresas legales. Lo mismo "protegían" a los traficantes de drogas y de personas cuyas rutas cruzaban su territorio que se jactaban de que Tarhuna fuera un oasis de paz en medio de una Libia en guerra.

En 2019, los Kani abandonaron su alianza con el gobierno reconocido de Tripoli, el GNA, y apostaron por el general Haftar, pero aquello fue el principio del fin. En junio de 2020 el ejército conquistaba Tarhuna y los cuatro hermanos Kani que sobrevivieron a esos meses de conflicto huyeron de la zona con Haftar y sus tropas. Desde entonces se han encontrado cientos de cadáveres enterrados en distintas fosas… y no han hecho nada más que empezar a excavar en el infierno que los Kani crearon durante casi una década de poder absoluto.

La muerte de Muamar el Gadafi en octubre de 2011 provocó la caída de todo un sistema. Desde entonces, Libia es un estado fallido que lleva casi una década inmerso en una guerra civil en la que se enfrentan centenares de milicias armadas dispersas por todo el país y que buscan hacerse con el dominio de un pedazo de terreno.

Libia Terror Muamar el Gadafi
El redactor recomienda