Estos son los mejores hábitos para terminar el día si quieres perder peso
  1. Alma, Corazón, Vida
CUÍDATE MUCHO

Estos son los mejores hábitos para terminar el día si quieres perder peso

Lo que hacemos al terminar la jornada es igual o más importante que cuando la empezamos. Y más si tu propósito para este año consiste en adelgazar

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El comienzo del día es tan importante como el final. Si estás tratando de cuidarte y a la vez perder unos cuantos kilos, es esencial vigilar la comida que te llevas a la boca antes de meterte en la cama, así como las últimas actividades que haces antes de dar por terminada la jornada. Los expertos no paran de repetir que seguir una dieta saludable no es tan decisivo a la hora de adelgazar como el hecho de hacer ejercicio físico regular para quemar calorías. Los dos deben compatibilizarse para que tu propósito tenga éxito.

El acervo popular aconseja que las cenas han de ser lo más ligeras posibles, pues al fin y al cabo lo que comemos al final del día acaba influyendo mucho en la calidad de nuestro sueño y, con ello, afectando a nuestros objetivos de bajar de peso. Pero aún así es necesario recargar al organismo de energía en horas nocturnas, y por ello se aconseja nutrirse bien de proteínas para sentirte a pleno rendimiento el día de después. Evidentemente, no debes pasarte, pero los músculos y huesos necesitan ese refuerzo calórico al caer la tarde, al igual que tu estómago y tus intestinos para calmar el hambre.

Si te encuentras estresado, es más probable que acabes abriendo el frigorífico más de la cuenta o que tus niveles de cortisol se disparen

Por ello, hoy veremos cuáles son los mejores hábitos, tanto en la dieta como en general en la vida cotidiana, para afrontar una pérdida de peso progresiva y responsable. No hace falta que adoptes una dieta milagro, pues lo más importante es sentirte bien contigo mismo e ir perdiendo kilos poco a poco. La revista 'Eat This Not That' ha consultado con varios expertos para dar con las claves para acostumbrarte a una buena rutina nocturna y a la vez bajar los números de la báscula.

No comas si no tienes hambre

Muchas veces parece que si no comemos algo no podemos irnos tranquilos a la cama, incluso cuando no tenemos hambre. Evidentemente, en estos casos podemos recurrir a algo muy ligero, como por ejemplo un sándwich o una tortilla francesa. Pero si estás buscando adelgazar y tienes la suerte (teniendo en cuenta que muchas veces no comer supone una condena) de no tener hambre, lo mejor es no forzarte.

Disminuye el estrés

Es de vital importancia encontrarse descansado al finalizar el día y desconectar de la rutina. Por ello, en las horas previas a acostarte, puedes salir a dar un pequeño paseo por las inmediaciones de tu barrio, leer un libro o embarcarte en la ficción de una película. Si te encuentras estresado, es más probable que acabes abriendo el frigorífico más de la cuenta o que tus niveles de cortisol se disparen, lo que provocaría un mal descanso y, del mismo modo, un aumento de peso no deseado. No revises el teléfono móvil antes de acostarte ya que la luz azul que desprenden los dispositivos favorecen el insomnio. Apuesta por actividades relajantes.

Una cena baja en sal y grasas

Al igual que es importante no comer si no tienes hambre, si en efecto la tienes lo mejor que puedes hacer si estás buscando adelgazar es apostar por un plato bajo en grasas y en sal. Ambos elementos, junto con el azúcar, no favorecen la pérdida de peso si no que la mantienen o en el peor de los casos y si te pasas, aceleran que vuelvas a ganar unos cuantos kilos. No te obsesiones con la cantidad de comida que te llevas a la boca, sino con la cantidad.

No bebas alcohol (ni fumes)

Bajo ningún concepto. No solo si quieres cumplir tu objetivo de perder peso, sino también para mejorar tu salud en general. Ambos vicios son extremadamente nocivos para la salud y suelen ser causa de una lista infinita de enfermedades leves y serias. Y además, si bebes alcohol antes de ir a dormir es posible que notes somnolencia, pero no estarás descansando lo suficientemente bien. Y tener una buena rutina y calidad del sueño es de vital importancia para abordar una pérdida de peso saludable.

Incluye verduras y alimentos frescos

Huye de los ultracongelados y procesados. Aunque sean muy rápidos y fáciles de preparar, son muy nocivos para la salud y para tus objetivos de pérdida de peso. Desde 'Eat This Not That' recomiendan apostar por los 'carbohidratos húmedos', que son aquellos que poseen un alto contenido en agua como los pepinos, tomates o lechuga. Los secos, como el pan o la pasta requieren de mucha agua para que el cuerpo los elimine. Lo mejor que puedes hacer, llegados a este punto, es siempre acompañar tu cena con un consistente bol de ensalada.

Perder peso Adelgazar Ejercicio físico Dieta milagro Dietas
El redactor recomienda