Claves a tener en cuenta si queremos montar nuestro propio negocio
  1. Alma, Corazón, Vida
Empleo

Claves a tener en cuenta si queremos montar nuestro propio negocio

Los consumidores están cambiando y eso crea variables en las empresas y proyectos. ¿Qué debemos tener en cuenta si queremos montar un negocio?

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Al 90% de los españoles se le ha ocurrido alguna vez montar un bar. Al otro 10% aún no se le ha ocurrido, pero lo dirán en algún momento de su vida. Es así. La idea suele surgir generalmente en ambientes propicios para ello, es decir, mientras beben alcohol con los amigos y aseguran que un bar es el mejor negocio para emprender (como una funeraria), pero, ¿realmente lo es?

La epidemia de coronavirus está provocando una durísima crisis económica y un futuro incierto, no solo en nuestro país sino a nivel global. A los catastróficos datos de desempleo se unen las pocas ofertas de trabajo existentes y una dura bajada de los salarios. En un panorama desolador, donde muchos negocios están teniendo que cerrar sus puertas para siempre, parece una locura emprender.

Desde El Confidencial nos hemos puesto en contacto con Cristobal Álvarez Teruel, profesor de postgrado en ESIC Business & Marketing School, para que nos resuelva algunas dudas al respecto sobre emprendimiento en la situación actual, ¿es una leyenda o realmente es buena idea montar un bar? Y, ¿son buenos tiempos para montar un negocio por nuestra cuenta?

"En España, seis de cada diez 'startups' sobreviven a su primer año, no es una cifra mala. Se puede hacer y obtener resultados"

"Un bar conlleva una gestión de múltiples facetas: desde el personal, local, materiales, diseño de la carta, el entorno...es una decisión importante y sacrificada. Es buena idea siempre y cuando sea meditada y esté acompañada de recursos y el diseño de un buen producto y experiencia. A día de hoy, puede haber oportunidades en el sector, pero, ya no solo sirve tener un local donde se sirven bebidas, hay que potenciar la experiencia y la retención del usuario en la medida de lo posible", explica.

El factor suerte es importante, por supuesto, pero no marca la diferencia. "Lo que hay que tener es capacidad para adaptarse a los cambios y a los hechos imprevistos. Una planificación siempre ayuda, pero normalmente no recogen todos los hechos que se pueden producir en un negocio. La clave es saber aprovechar los hechos inesperados y transformarlos en fortalezas. La suerte existe como diferencial, pero, no es el factor más crítico. Es la adaptación el factor clave. No todo el mundo sirve para emprender, ojalá, pero no. Emprender conlleva un acto de responsabilidad importante. Frente a tu público, a tu familia y amigos y a ti mismo. Para ello no sólo hace falta tener ideas, hace falta un plan, formación, una estructura y recursos disponibles. También hay que tener en cuenta la variable psicológica. Hay que saber mantenerse firme y resistir subidas y bajadas en el ánimo. Es complicado equilibrar la vida personal y los proyectos propios, pero, es totalmente necesario intentarlo, si no, el/la emprendedor se puede 'quemar' rápido. En España, seis de cada diez startups sobreviven a su primer año, no es una cifra mala. Se puede hacer y obtener resultados", señala.

"Puede haber oportunidades en el sector (de los bares) pero, ya no sirve tener solo un local donde se sirven bebidas. Hay que potenciar la experiencia y la retención del usuario en la medida de lo posible"

Lo que hay que pensar a la hora de montar un negocio, según explica el profesor, es si existe un mercado o nicho. "A lo largo de este tiempo hemos visto como algunos negocios se creaban en base a una tendencia que desaparecía enseguida. Eso viene por una planificación con deficiencias. Lo primero que hay que diseñar es tu producto, acto seguido tu público y cómo te vas a relacionar con ellos y el modelo de negocio; después una variable crítica: la financiación y los costes fijos. Este último punto, en esencia es profundizar correctamente en conocer qué relación hay entre nuestro nivel de producción (unidades físicas o número de clientes) y el volumen de gastos. Hay que tener en cuenta que hasta que un negocio madura hay muchos valles y muchas complejidades. Y, una buena financiación puede ayudar a mucho; así como cuidar con mimo los costes fijos".

Las start-ups o modelos de negocio con éxito asegurado

"Asegurar es complicado, pero, hay variables que nos alumbran elementos positivos en el futuro", explica Cristobal. "Los consumidores están cambiando y eso crea variables en las empresas y proyectos. Los negocios que tengan que ver con la digitalización, plataformas que pongan en contacto a usuarios, servicios de internacionalización, el Ecommerce, la ciberseguridad, la economía verde, educación a distancia, el cuidado personal, la telemedicina o el cuidado de mayores poseen un potencial amplio".

¿Estamos en un momento propicio para emprender?

"Suena arriesgado, pero, sí. Ahora mismo existe interés por parte de muchas empresas de capital y de inversores por apostar por negocios con futuro. Eso sí, como he mencionado el futuro pasa por cierto tipo de negocios que tengan que ver con temáticas innovadoras. Estamos en un momento donde nos toca crear valor a futuro sin destruir el previo. Pero, hay que tener en cuenta que para el mismo es esencial el factor de tiempo (llegar en el momento acertado), tener un plan y financiación por al menos un ejercicio completo. No podemos dejarnos llevar por cantos de sirena, pero, si eliminamos el ruido actual, se atisban oportunidades en el horizonte", concluye.

Mercado laboral
El redactor recomienda