La olvidada isla prefabricada de las Rosas que luchó por ser un estado independiente
  1. Alma, Corazón, Vida
LA HISTORIA DEL PRÍNCIPE DE LOS ANARQUISTAS

La olvidada isla prefabricada de las Rosas que luchó por ser un estado independiente

Una película saca a la luz una olvidada historia italiana, increíble pero real: el ingeniero que construyó su propia isla y logró ser su presidente durante 55 días

Foto: Esta plataforma luchó por ser un estado independiente (Foto: Twitter)
Esta plataforma luchó por ser un estado independiente (Foto: Twitter)

En Europa podría haber una nación más, la Isla de las Rosas. Se trataba de una estructura artificial que se construyó enfrente de Rímini en 1967. Su creador, el ingeniero Giorgio Rosa, litigó contra el gobierno italiano para que fuera considerada un estado independiente. Él se autoproclamó presidente y el ministro del Interior era su cuñado.

La plataforma de 400 metros cuadrados estaba ubicada en aguas internacionales (a 12 kilómetros de Rímini) y quería convertirse en lo que pronto llamaron "una isla de libertad gobernada por el príncipe de losanarquistas". Pronto empezó a atraer el turismo de la zona, algo que molestó a las autoridades.

"La increíble historia de la isla de las Rosas es fundamentalmente una historia sobre la libertad, sobre lo resistente que fue Giorgio Rosa en su lucha con el gobierno", ha explicado su hijo Lorenzo Rosa a la BBC. "Él no quería rendirse porque la ley, en los años 60, era que si estabas a más de seis millas de la costa, estabas en tierra de nadie, así que podías hacer lo que quisieras, como si estuvieras en la Luna". La isla contaba con su propia moneda, su bandera e incluso oficina postal (además de discoteca y su bar).

Su guerra de la independencia

Pronto empezó el desprestigio contra la Isla de las Rosas, que firmó su declaración de independencia el 24 de junio de 1968. Aseguraban que era un lugar donde la gente iba a beber y a jugar de manera ilegal, esquivando la fiscalidad italiana. También alegaban que representaba una amenaza para la seguridad nacional y que, incluso, podría estar prestando cobertura a los submarinos nucleares soviéticos.

Foto: Imagen de los bloques de edificios de Hong Kong, que se han quedado cortos para albergar a tantos ciudadanos. (Reuters)

Giorgio Rosa se vio asumido en constantes juicios. Tan solo 55 días después de su independencia, el ejército italiano la dinamitó. Según su hijo, necesitaron tres rondas de dinamita para destruirla. Al día siguiente, una tormenta terminó de sumergir por completo su estructura.

Después de su demolición, el ingeniero "estaba muy molesto y muy arrepentido", ha explicado su hijo. "El recuerdo más triste que tengo es cuando recibió la carta del gobierno italiano que le pedía que pagara el dinero gastado para destruir la isla, que en ese momento eran 11 millones de liras de la época (unos 6.000 euros)", ha explicado.

Del olvido a la televisión

Su hijo solo conserva un fragmento de la isla: "Tengo un ladrillo que sacaron los buzos de allí y escribieron algo bonito en él. Dice: 'Los buceadores de Rímini tienen el honor de devolver el fragmento de un sueño a un soñador'".

Sacaron del mar sus restos: el fragmento del sueño de un soñador

Al ingeniero no le gustaba hablar de la isla y la historia pasó al olvido hasta que la plataforma Netflix decidió convertirla en película, como 'La increíble historia de la Isla de las Rosas' (L'incredibile storia dell'Isola delle Rose).

El productor de la película, Matteo Rovere, ha querido destacar el gran trabajo que el ingeniero hizo con su estructura: "Un logro increíble porque era muy complicado. La construyó en seis meses con cuatro amigos y un grupo muy pequeño de trabajadores. Inventó la tecnología para hacerlo, y estaba muy orgulloso de ello. De hecho, cuando hablamos con él sobre hacer una película no estaba muy interesado en la historia, pero le entusiasmaba contarnos sobre la tecnología que había inventado para construirla".

Películas de Netflix