Las avispas que están poniendo en peligro los aviones australianos
  1. Alma, Corazón, Vida
PONEN EN JAQUE A LA AVIACIÓN AUSTRALIANA

Las avispas que están poniendo en peligro los aviones australianos

Con los aviones estacionados durante meses por el covid-19, hay una nueva amenaza para la industria aeroespacial: las avispas "ojo de cerradura"

placeholder Foto: Con el covid-19 muchos aviones han estado aparcados muchos meses (Foto: EFE)
Con el covid-19 muchos aviones han estado aparcados muchos meses (Foto: EFE)

Unas pequeñas avispas denominadas "ojo de cerradura" (Pachodynerus nasidens) son el último quebradero de cabeza de los aeropuertos. Apenas miden 10 milímetros, pero han logrado estrellar aviones. "He trabajado en todo el mundo sobre el riesgo de choques con aves, pero esta es la primera vez que me involucro con insectos como una amenaza para la aviación". Así de tajante se mostraba el director general de Ecosure, Phil Shaw, según recoge Actualidad Aeroespacial.

El problema se empezó a detectar en noviembre de 2013: un Airbus A330-200 tuvo que retrasar la salida porque los indicadores de velocidad eran inconsistentes. Peor suerte vivió un Boing 757 que en 1996 colisionó poco después de despegar en República Dominicana. Murieron las 189 personas que iban en el avión. No se pudo recuperar la sonda, pero el fallo técnico se achacó a una avispa.

¿Por qué los aparatos de velocidad no funcionaban en estos dos accidentes? Según un estudio realizado en el aeropuerto de Brisbane (Australia), estas avispas anidan en los huecos de las sondas Pitot, un área muy sensible de los aviones. Son los pequeños instrumentos huecos que sobresalen del morro de todos los aviones. Estas sondas miden la velocidad del aire contrastando la presión del aire que ingresa a la sonda con una presión estática. Son uno de los pocos instrumentos analógicos que quedan en las aeronaves y la velocidad es el aspecto más crítico del vuelo para el que los pilotos confían en los instrumentos. Si las sondas no funcionan, las consecuencias pueden ser muy graves.

Pequeño insecto, gran amenaza

Han analizado durante tres años cuáles son los aviones y cuáles son las partes que las avispas prefieren para anidar. "Este trabajo es el primero en investigar cómo un insecto puede ser una gran amenaza para la seguridad de la aviación. Los resultados de la investigación permitirán a los administradores de los aeropuertos y las aerolíneas evaluar los riesgos de sus operaciones y responder, respectivamente, para garantizar la seguridad de todos los pasajeros. Este es un gran ejemplo de cómo la ciencia ecológica se puede aplicar a los riesgos para la salud pública y la industria para brindar información que pueda mitigar esos riesgos", ha explicado Phil Shaw.

Foto: utilizar-dispositivos-electronicos-en-el-avion-no-afecta-a-la-seguridad

La solución podría ser muy simple: tapar estos conductos cuando los aviones están en tierra. Además, ahora más que nunca los aeropuertos deben estar más atentos a la avispa. Con un montón de aviones estacionados durante la pandemia COVID-19, es probable que las avispas hayan estado anidando y aumentando su población.

"En la actualidad es sólo un problema en Brisbane, pero esta especie de insectos es un viajero mundial consumado y podría aparecer en cualquier parte de la costa este de Australia o más allá", ha explicado el autor del estudio, Alan House.

Accidente avión Viajar en avión Animales Aeropuertos
El redactor recomienda