Más allá de Papá Noel: quién trae los regalos en otros países
  1. Alma, Corazón, Vida
'santa claus is coming to town'

Más allá de Papá Noel: quién trae los regalos en otros países

A nosotros no solo nos visitan los Reyes Magos y San Nicolás no tiene el monopolio de todo el mundo. Estos son los personajes que visitan los hogares en navidades

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Las navidades se aproximan, y aunque somos conscientes de que por las restricciones del coronavirus probablemente sean un poco diferentes de las que estamos acostumbrados, siempre son un periodo de felicidad, encuentros en familia y anuncios de colonia. El día 25 de diciembre, Papá Noel traerá algún obsequio a los niños españoles, y después, en la madrugada del 5 de enero llegará el premio Gordo con los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar (o traerán carbón).

Pero, ¿cómo surgieron estas tradiciones? Y, ¿se celebran en todos los países del mundo de la misma manera? Vamos a hacer un pequeño recorrido por España y otros países del globo para conocer cómo celebran estas esperadas fiestas.

San Nicolás

La idea de Santa Claus (o cualquiera de sus versiones) está inspirada en San Nicolás, un santo que obró numerosos milagros y vivió en Turquía alrededor del año 300 d.C. Sentía una especial predilección por los niños, a los que ayudó en muchas ocasiones (uno de sus milagros más conocidos es el de haber resucitado a tres niños que habían caído de un árbol), y repartía regalos, lo que probablemente explica cómo se forjó la leyenda. Su culto es frecuente en muchas regiones de Europa (en Occidente se le conoce como Nicolás de Bari), y cuando los holandeses emigraron a Norteamerica llevaron la tradición con ellos.

El nombre de Santa Claus se lo debemos al escritor Whasington Irving, que cambió el nombre del santo holandés Sinterklaas por el que conocemos

Con el tiempo fue mutando hasta convertirse en el personaje que conocemos, abandonó sus ropas de obispo, engordó y gracias a Coca-Cola en los años 30, el imaginario popular tiene su imagen en rojo. Si quieres visitarle, tienes que viajar a Rovaniemi, en Finlandia, que es su ciudad natal en Laponia. El nombre de Santa Claus se lo debemos al escritor Whasington Irving, que cambió el nombre del santo holandés Sinterklaas por el que todos conocemos, aunque en España y otros países de habla hispana se haya popularizado Santa Claus. Y para acabar con los holandeses, quizá no lo sepas, pero la leyenda cuenta que cuando los niños no quieren dormir, sus padres les amenazan con que vendrá el Duque de Alba a secuestrarlos. Como el Coco, vamos.

En España

Poco se puede añadir de los Reyes Magos que nos visitan cada 5 de enero. En nuestro país, a partir del siglo XIX se inició la tradición de convertir la noche anterior a la Epifanía en una fiesta infantil con regalos, imitando a lo que se hacía en otros países europeos en homenaje a San Nicolás. En 1886 se celebró la primera cabalgata en Alcoy (tradición que se extendería al resto del país posteriormente y también, más tarde, a otros países de cultura hispana como Cuba, México, Puerto Rico, Uruguay, Colombia, Venezuela o República Dominicana). Además de los míticos Reyes, y en algunas casas Papá Noel, en nuestro país también contamos con:

El Apalpador gallego. La figura mítica del carbonero. Tradicionalmente, baja las noches del 24 y el 31 de diciembre a tocar el vientre a los niños para ver si han comido suficiente durante el año, dejando un montón de castañas y algún regalo y deseándoles que tengan un año nuevo lleno de felicidad y comida.

El Olentzero en País Vasco y Navarra. Un hombre grueso, desharrapado, manchado de carbón, de buen comer y que vive aislado de la sociedad. Un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad.

Además de los Reyes Magos, en España tenemos el Apalpador gallego, el Olentzero en País Vasco y Navarra o el Tío Nadal en Cataluña

El Tío de Nadal en Cataluña y Aragón. Se puede traducir como 'tronco de Navidad', un elemento de la mitología catalana: consiste en tomar un tronco leño, dejarle comida cada noche y taparle con una manta para que no pase frío. Cuando llega la noche de Navidad, los niños le golpean con bastones para que cague regalos. Literalmente.

El Anguleru en Asturias. Otro personaje de ficción encargado de llevar los regalos a los niños.

Rusia y los Balcanes

El Abuelo de las Nieves (Abuelo Frío o 'Dez Moroz') es el que trae los regalos a todos aquellos niños que vivan no solo en Rusia y Bielorrusia, sino también en Europa del este (Montenegro, Serbia, Macedonia, Bosnia y Herzegovina...), y va acompañado de su sobrina, la doncella de las nieves. Se basa en una deidad eslava precristiana, el Señor del Invierno, y es bastante parecido a Papá Noel, la única diferencia es que viste de azul, un color más invernal, y que reparte los regalos el 31 de diciembre. Ah, el Abuelo de las Nieves es un poco más cruel que los Reyes, puesto que hay que cantarle para que no te congele.

Italia

Nuestros vecinos son originales hasta para tener su propio repartidor de regalos navideños: la bruja Befana, una figura característica del folclore italiano que la noche del 5 al 6 de enero visita los hogares italianos para dejar sus regalos. Está ligada a las tradiciones paganas y, si los niños se han portado bien, dejará en sus calcetines caramelos y chocolatinas. En caso contrario, dejará carbón. La tradición dice que los niños deben dejar una naranja o mandarina, y un vaso de vino para que la Befana recupere las fuerzas. Según la leyenda, deja esos regalos esperando que el hogar de alguno de los chavales sea el del Niño Jesús.

Norte de Europa

Los norteños tienen su propia mitología. En Finlandía cuentan con la Cabra de Navidad (Joulupukki), aunque en realidad se trata de Papá Noel: la diferencia es que, en lugar de bajar por la chimenea y esconderse, le entrega los regalos en mano a los niños (el padre de la familia se disfraza para la ocasión). En el Círculo Polar Ártico es donde encontramos los primeros vestigios de la leyenda de Joulupukki, que en un principio era un ser mucho más oscuro que asustaba a la gente. En Suecia, Noruega e Islandia tienen al Gnomo de la Navidad (o varios gnomos).

China y Japón

En los países asiáticos también tienen su propia versión de Papá Noel, en China es Dun Che Lao Ren o 'Viejo de la Navidad', un Papá Noel un poco más delgado que el que conocemos nosotros. En Japón es Hoteiosho, un monje que, según cuenta la leyenda, tiene ojos en la nuca para vigilar el comportamiento de los niños.

Navidad
El redactor recomienda