"Esto que está pasando yo ya lo he soñado": ¿podríamos adivinar el futuro durmiendo?
  1. Alma, Corazón, Vida
viajando sin movernos

"Esto que está pasando yo ya lo he soñado": ¿podríamos adivinar el futuro durmiendo?

¿Alguna vez soñaste algo y se cumplió después? No es tan raro, se conoce a este fenómeno como precognición: el conocimiento o percepción del futuro de manera extrasensorial

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Cuando un hombre está durmiendo tiene en torno, como un aro, el hilo de las horas, el orden de los años y de los mundos, o al menos eso decía Marcel Proust en la inconmesurable obra 'En busca del tiempo perdido', y probablemente todos los seres humanos se han sorprendido al descubrir que cerraron los ojos y al instante, al volver a abrirlos, habían pasado horas y la mañana acababa de llegar. El mundo parece desaparecer e irse a otro lugar cuando bajamos los párpados.

Quizá, en alguna ocasión soñaste algo que poco tiempo después sucedió de forma muy parecida en la realidad. No es algo tan raro, en realidad, de hecho el fenómeno corresponde al nombre de 'precognición', el conocimiento o percepción del futuro de manera extrasensorial. Aunque en muchas ocasiones esto se atribuye al azar o la simple casualidad, nuevos estudios científicos creen que podrían ayudarnos a entender la relación entre los sueños, la consciencia y el tiempo, informa 'BBC'.

Carl Jung teorizó acerca de la relación entre sueños y premoniciones cuando Albert Einstein contó que soñó con la teoría de la relatividad

La idea de que los sueños podrían predecir el futuro ha estado con nosotros desde los albores de la humanidad, apareciendo por primera vez en el 'poema de Gigalmesh': muchos de los sueños de Gilgamesh y Enkidu servían como premonición para eventos futuros. Si nos trasladamos un poco en el tiempo al siglo XX, Carl Jung también teorizó acerca de la curiosa relación entre sueños y premoniciones cuando, durante una comida, Albert Einstein que la teoría de la relatividad le llegó a la mente cuando soñaba (en concreto con vacas electrocutadas).

Foto: Fuente: iStock.

A día de hoy, numerosos psicólogos estudian el fenómeno de la precognición. El artículo 'Sintiendo el futuro' publicado en el 'Journal of Personality and Social Psychology' de Daryl Bem y colegas en 2011 fue muy sonado: en un estudio realizaron varios experimentos psicológicos con más de 1.000 voluntarios que fueron capaces de precedir (más allá de la probabilidad media) el resultado de eventos que era casi imposible anticipar de manera normal.

"Digamos que si tienes un recuerdo del futuro, igual que lo tienes del pasado, podría venir de esa retrocausalidad"

La profesora Julia Mossbridge realizó recientemente una curiosa investigación: "Se sabe que el cuerpo se prepara para un evento que va a suceder y reacciona de maneras diferentes. En nuestro estudio colocamos un ordenador en blanco en el que podían aparecer dos imágenes: una de ellas se trataba de un hombre que apuntaba con un arma, creando una cierta amenaza, y en la otra había una foto de un campo con las flores. Las reacciones de las personas se anticipaban unos segundos antes de que aparecieran las fotos, y sorprendentemente coincidían con lo que iban a ver a continuación".

Aunque a día de hoy todavía no se ha demostrado que la precognición sea real y se la considera una pseudociencia (violaría el principio de causalidad: las causas siempre deben preceder a su efecto), Mossbridge asegura que la retrocausalidad (el hipotético fenómeno de revertir la causalidad) podría tener mucho que ver en ese misterio que es la precognición: "Es la idea de que los eventos del futuro podrían, de alguna manera, afectar al presente, en forma de bucle".

El tiempo no es igual en toda la galaxia, y cuando dormimos lo percibimos de manera diferente

"El cerebro (la máquina más perfecta del universo) podría servir como de viajero mental hacia el futuro. Digamos que si tienes un recuerdo del futuro, igual que lo tienes del pasado, podría venir de esa retrocausalidad", señala. Los expertos aseguran que, al fin y al cabo, el tiempo es muy difícil de entender y no funciona igual en toda la galaxia, por lo que en nuestra 'inconsciencia', mientras dormimos, podría variar. "El tiempo cuando dormimos es muy diferente a cuando estamos conscientes".

El escepticismo en la comunidad científica sigue vigente, pero si realmente el tiempo funcionara como el agua de un río (con un principio y un final, pero fluyendo en distintas formas), o, como decía Proust "como un aro" mientras soñamos, podría explicarnos muchas cosas sobre nuestro propio cerebro y nuestra consciencia. Pero quizá todavía es pronto para decirlo, aún no conocemos las capacidades humanas tan bien como lo haremos en el futuro.

Dormir bien
El redactor recomienda