Un hombre se toma una cerveza en un bar que iba a cerrar y deja 2.500 euros de propina
  1. Alma, Corazón, Vida
EN CLEVELAND, ESTADOS UNIDOS

Un hombre se toma una cerveza en un bar que iba a cerrar y deja 2.500 euros de propina

Un cliente sorprendió al propietario de un local que había tomado la decisión de cerrar su establecimiento para prevenir la propagación del coronavirus

Foto: La cuenta de la cerveza y la propina de 3.000 dólares se ha hecho viral (Facebook)
La cuenta de la cerveza y la propina de 3.000 dólares se ha hecho viral (Facebook)

La pandemia está provocando auténticas tragedias humanitarias, tanto a nivel de salud como de la economía. Además de los cientos de miles de víctimas mortales que se ha cobrado el coronavirus, son millones los puestos de trabajo que se han perdido desde la aparición del covid-19, afectando a muchos sectores, pero muy especialmente a la hostelería y el turismo.

El cierre de muchos negocios ha hecho que muchas personas pierdan su empleo, pero también ha provocado respuestas muy positivas por parte de sus clientes, tanto famosos como anónimos. Una de las últimas que hemos conocido ha sucedido en la ciudad norteamericana de Cleveland y la ha protagonizado el cliente anónimo de un bar.

El hombre entró el pasado domingo en el restaurante Nighttown poco antes de cerrar y pidió una cerveza. Cuando llegó la hora de pagar, pidió que le acercaran el datáfono para hacerlo con tarjeta. La sorpresa llegó cuando escribió a bolígrafo la propina que había que añadir: además de los 7,02 dólares que costaba su consumición, el cliente añadió otros 3.000 dólares a la cuenta (unos 2.500 euros) y pagó 3.007,02 dólares.

La propina más inesperada

Ha sido el propio dueño del local, Brendan Ring, quien ha contado en Facebook lo sucedido. El Nighttown había decidido por su propia cuenta cerrar sus puertas durante unos días para tratar de evitar los contagios por coronavirus. El hombre les agradeció ese gesto y les deseó lo mejor, antes de pedir al propietario que repartiera la propina entre todos los empleados.

El dueño del bar pensó que se había equivocado y salió corriendo a buscar al cliente, pero este solo le dijo que volverían a verse cuando reabriera

Lo que no se imaginaba era la cantidad que había en esa propina: "Cuando salió, miré la cuenta y vi que había dejado una enorme propina de 3.000 dólares por una sola cerveza". Como el dueño del local pensó que se había equivocado, salió corriendo detrás de él, hasta alcanzarlo, pero no se había equivocado: "Reparte la propina, ¡nos veremos cuando vuelvas a abrir!"

Brendan Ring califica el gesto de ese cliente desconocido como "increíble, pero simbólico del tipo de personas de calidad que hemos conocido en Nighttown a lo largo de todos estos años". Después, explicó que podría publicar su nombre, pero no lo hará porque "creo que él no lo querría. Pero todos mis camareros y yo mismo estamos humildemente agradecidos por este gesto increíblemente amable y grandioso".

Cerveza Bares Hostelería Pandemia Coronavirus
El redactor recomienda