El fenómeno de las 'waifus': cuando tu pareja es un personaje de ficción
  1. Alma, Corazón, Vida
'Yome To No Bansan'

El fenómeno de las 'waifus': cuando tu pareja es un personaje de ficción

¿Qué lleva a un adulto a preferir una relación ficticia y totalmente platónica en vez de involucrarse en una real? Hablamos con profesionales de la salud para entenderlo

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Por ahora no es habitual, pero quizá dentro de algún tiempo un amigo suyo o quizá usted mismo tenga que repartir su tiempo entre la vida social (la que está ahí fuera) y su 'waifu' (la novia virtual). Según una noticia publicada en 'BBC' en 2013, el gobierno japonés comenzaba a ver con temor el 'síndrome del celibato' (Sekkusu shinai shokogun) que ya en aquella época parecía estar adueñándose de los jóvenes japoneses: las relaciones a largo plazo estaban (y están) siendo reemplazadas por la pornografía en internet, las novias virtuales y el anime (hentai).

¿Podría llegar esta curiosa práctica a nuestro país? ¿Quizá ya ha llegado? Antes de todo hay que explicar qué es la 'waifu', como se conoce a estas novias virtuales: se trata de la romanización de la palabra inglesa 'wife' (esposa), y consiste en calificar a un cierto personaje de anime, manga o videojuego como tu esposa. Sería un personaje por el cual el fan en cuestión no solo siente una atracción física, sino que se trata de alguien con quien querría compartir su vida y casarse. Al parecer, el término proviene del manga 'Azumanga Daioh' y comenzó a utilizarse a partir de 2002.

Desde hace años el gobierno japonés mira con preocupación cómo las relaciones están siendo reemplazadas por el porno, las novias virtuales y el anime hentai

Es decir, no hablamos de una novia virtual propiamente dicha sino de un personaje de dibujos animados con el que algunos quieren compartir su vida. Los otakus (la comunidad amante de la cultura japonesa) compran pósters, almohadas, figuras y todo lo que tenga que ver con el personaje en cuestión. No solo eso, incluso existe el conocido como 'Yome To No Bansan' (algo así como 'cena con tu 'waifu''), una celebración donde los usuarios publican imágenes con sus almohadas comiendo o realizando otras actividades.

En el mundo de los incels (involuntarity celibate o celibato en este caso involuntario), una subcultura que se manifiesta en comunidades virtuales, liderada especialmente por hombres, que dicen ser "incapaces de mantener relaciones sexuales", parece que las waifu podrían ser la respuesta a esos problemas de soledad o incapacidad social. En Forocoches, el famoso foro español, hay una entrada dedicada (mitad en serio mitad en broma) a las waifus, conocido como 'Rincón de las 'waifus'': "Este es un sitio para honrar a nuestras 'waifus', hablar sobre ellas, postear fotos, contar nuestras experiencias y quien sabe si algún intercambio de pareja ocasional" indica un usuario. Otro, se intenta explicar: "Es como el que en su día tenía un póster de Pamela Anderson, solo que nosotros somos más románticos", añade que siempre que tiene que tomar una decisión suele consultarlo con su 'waifu' (o 'hasubando', que sería lo mismo pero en masculino), "no creo que estemos locos, sabemos lo que hacemos en todo momento", concluye.

placeholder Imagen del salón del manga y la cultura japonesa Expomanga en Madrid. EFE
Imagen del salón del manga y la cultura japonesa Expomanga en Madrid. EFE

¿Qué lleva a un adulto a preferir una relación ficticia y totalmente platónica en vez de involucrarse en una real? Aquí, por supuesto, no hay que temer el dolor o el rechazo. En El Confidencial nos hemos puesto en contacto con dos psicólogas sanitarias, para entender estos comportamientos de la mano de un profesional de la salud.

"Estos chicos y chicas (es cierto que es un comportamiento más propio de los países orientales) suelen ser generalmente introvertidos y con dificultades para las relaciones sociales, pero calificarlos como enfermos es una generalización un poco extrema, porque tendríamos que valorar antes muchas cosas", apunta Ana Belén Medialdea, psicóloga general sanitaria. "Cada persona se guiará por estos comportamientos por una razón específica, inherente a su forma de relacionarse consigo misma, con los demás y con su mundo. No hay porqué juzgar el hecho de que una persona se sienta bien creando una fantasía en relación a una posible pareja mientras no haga daño a nadie. Se puede vivir esta clase de comportamiento desde la salud, siempre que las fronteras entre la realidad y la ficción estén claras. Puede tratarse simplemente de un juego".

"Está socialmente aceptado que un hombre pueda hipersexualizar y diseñar a su antojo las características perfectas de una mujer, como si pudiese ser un objeto"

También indica por qué es un comportamiento más común en hombres, "puede explicarse porque históricamente y socialmente ha estado mejor aceptado que los hombres 'consuman mujeres' como si se tratasen de un producto", explica. "Hay que tener en cuenta que hasta hace poco la prostitución no se cuestionaba y se consideraba algo propio de la naturaleza de los hombres, por ello quizá está más aceptado el considerar que un hombre puede diseñar a su antojo las características de una mujer que sean las que él desea, como si pudiese ser un objeto. Se hipersexualiza la imagen de la mujer hasta convertirla en un producto, es un comportamiento más frecuente en hombre porque socialmente está más interiorizado en la conducta masculina, como el resultado de un deseo o un capricho".

Cuando la obsesión es peligrosa

"Entiendo que el motivo principal para que alguien decida tener una relación 'waifu' (o 'hasubando') es porque presenta un déficit de habilidades sociales que les dificulta el poder interactuar con aquellas personas por las que se sienten atraídos" explica la psicóloga general sanitaria Sara Montejano. "Esto les supone anticipar un rechazo que siempre es doloroso para cualquier persona. Por tanto, en este tipo de relaciones que se establecen con los personales mantienen el control total de la situación y no se exponen al sufrimiento".

"En la actualidad parece que en la primera cita tienes que 'conquistar' al otro y si no quedas descartado. Esto genera mucho estrés"

"Igualmente la época actual es el marco propicio para que las personas puedan desarrollar este tipo de comportamientos. Todo en nuestra sociedad actual es vertiginoso, todo pasa de moda nada más nacer, todo tiene una vida efímera y es rápido", añade. "Esto llevado a las relaciones supone que en la primera cita tienes que 'conquistar' al otro, si no quedas descartado y esto a muchas personas le supone un estrés enorme a la hora de buscar una relación. Este escenario les puede llevar a buscar una relación en la que tengan todo el control de lo que ocurre, que marquen los tiempos de todo lo que ocurre en ella como en el caso de una relación con una 'waifu' en la que encuentran seguridad a diferencia de lo que sienten en una relación con sus iguales".

"Quien más quien menos se ha enamorado alguna vez de algún personaje famoso e inalcanzable (un actor o actriz, deportista...). Como ocurre con muchas conductas, que sea patológico o no va a depender de cual sea el impacto en la vida de la persona. Cuando estas conductas fomentan la creatividad y la imaginación pero no aíslan a la persona del mundo real no deben ser consideradas patológicas. Se convierten en patológicas cuando conlleva un aislamiento. Cuando se convierte en una obsesión que hace que se viva más en la abstracción mental de la fantasía que en el mundo real, es decir, que se genere una dependencia de la fantasía porque se convierta en la única fuente de satisfacción para la persona. A la larga estas personas pueden desarrollar depresión y tener verdaderas dificultades para relacionar con los demás y para interactuar de manera funcional con el mundo que le rodea", concluye.

Relaciones de pareja Noadex
El redactor recomienda