Trucos saludables para perder peso sin la presión de una dieta
  1. Alma, Corazón, Vida
NO TE DARÁS NI CUENTA

Trucos saludables para perder peso sin la presión de una dieta

No perderás 10 kilos en una semana, pero lograrás establecer unas rutinas saludables que te servirán para perder peso de manera paulatina en el futuro

Foto: Trucos saludables para perder peso sin la presión de una dieta
Trucos saludables para perder peso sin la presión de una dieta

Sabemos que intentar adelgazar durante el confinamiento es una tarea harto complicada. Aparte del teletrabajo, los niños, las incertidumbres y el acceso limitado a hacer deporte, está la tentación de ir al frigorífico y darte un premio en forma de refrigerio poco saludable.

No obstante, perder peso es posible y hasta recomendable, habida cuenta de que algunos expertos han sugerido que la obesidad, junto a la edad, son los factores de más riesgo a la hora de sufrir el coronavirus. Una investigación de la Universidad de Brown (Estados Unidos) señala que los pacientes con un índice de masa corporal (IMC) superior a 35 tienen más probabilidades de ir a cuidados intensivos, y los que tienen un IMC superior a 30, cuando se combina con un historial de enfermedades cardíacas, tienen más probabilidades de necesitar ventilación asistida.

Foto: Este es el tiempo que hay que invertir para perder peso

Al mismo tiempo, el exceso de peso también puede causar otros problemas. Un estudio reporta que es ligeramente más difícil intubar a los pacientes obesos, mientras que hay evidencia de que el exceso de tejido graso puede complicar el manejo del ventilador. Finalmente, el sobrepeso excesivo puede causar otros problemas de salud, que, con la crisis sanitaria actual y el riesgo de contagio en hospitales, serán más difíciles de ser atendidos y no son deseables ni para el paciente ni para el personal sanitario colapsado.

Dieta relajada

Antes de que te entre el pánico, desde Goodfood, nos recomiendan que optes por empezar una dieta de una manera relajada. Esto significa que no se debe tratar de reducir las calorías de forma demasiado drástica, pero también que se debe prestar atención a la densidad de los nutrientes, comiendo alimentos con alto contenido de vitaminas, minerales y fitonutrientes que el cuerpo necesita, en lugar de los que simplemente lo llenan.

"Una solución es trabajar en tu alimentación intuitiva. Cuando pienses en comer un bocadillo, pregúntate, '¿tengo hambre o estoy aburrido?'"

Al mismo tiempo, el ejercicio no debería ser la primera prioridad. No hay que abandonarlo si lo haces, pero si no tienes un historial practicándolo es mucho mejor que lo cojas poco a poco, ya que pasar de 0 a 100 en este apartado puede hacer más daño que bien (lesiones, abandono inmediato, dolores).

Entonces, ¿qué es lo que se debe hacer? La respuesta es bastante simple: crear buenos hábitos en torno a la comida y acabar, o al menos controlar, con las malas costumbres que todos llevamos a cabo. "Una solución es trabajar en tu alimentación intuitiva", señala el nutricionista Mays Al-Ali. "Cuando pienses en comer un bocadillo, detente para preguntarte, '¿tengo hambre o estoy aburrido? ¿Algo me ha molestado?' Si tienes hambre, come algo; de lo contrario, aborda el problema, tal vez dando un paseo o haciendo algo creativo". Beber agua también ayudará: es fácil confundir la sed con el hambre.

Cocinar. (Jason Briscoe para Unsplash)

Otra buena estrategia es cocinar tus propios alimentos. Según Lee Chambers, nutricionista de rendimiento, "refuerza nuestra salud mental al obtener la satisfacción de crear algo desde cero y es algo que puede poner una sonrisa en la cara de los demás". Al mismo tiempo, evitas comer alimentos procesados o pedir comida preparada.

Alternativas saludables

"Incluir legumbres y judías para ayudar a la saciedad y a la digestión es una buena idea", explica Al-Ali. "también deberías comer 0,8 g de proteínas por kilo de peso corporal al día, así que considera la posibilidad de añadir más a las comidas que no incluyan lo suficiente".

"No es sólo que el alcohol esté lleno de calorías vacías: contribuye a tener antojos de comida y actúa como un depresor, que no necesitas ahora"

Si la merienda es un problema, cambia lo que comes por opciones saludables: chocolate negro en vez de chocolate con leche, por ejemplo, y mantén las galletas y los cereales azucarados fuera de la vista, que pueden ser sustituidos por té o café solo.

Foto: ¿Quieres perder peso? Estos son los cuatro peores alimentos para conseguirlo

Por último, pero no menos importante, deberías reconsiderar tu consumo de alcohol. "No es sólo que el alcohol esté lleno de calorías vacías", señala Al-Ali. "Además, contribuye a tener antojos de comida y actúa como un depresor, que no necesitas en este momento. Trata de reducirlo, tal vez evitando su consumo hasta los viernes o sábados por la noche, por ejemplo".

Todos se enfrentan a sus propios desafíos en este confinamiento y añadirles una dieta restrictiva no debería ser la prioridad de nadie. Pero, al mismo tiempo, este podría ser el momento ideal para evaluar cómo comes, aprender nuevas habilidades en la cocina, y dominar un puñado de recetas para reemplazar tus hábitos de comida rápida.

Perder peso Obesidad Adelgazar Trucos adelgazar Coronavirus Adelgazamiento
El redactor recomienda