La historia de Joel, el hombre que adelgazó 115 kilos yendo "partido a partido"
  1. Alma, Corazón, Vida
"BUEN TRABAJO"

La historia de Joel, el hombre que adelgazó 115 kilos yendo "partido a partido"

Rompió la báscula de su casa y tuvo que ir a pesarse a la consulta del médico y, a partir de aquel momento, se planteó su vida de una manera diferente

Foto: La historia de Joel, el hombre que adelgazó 115 kilos yendo "partido a partido"
La historia de Joel, el hombre que adelgazó 115 kilos yendo "partido a partido"

Joel Almonte es una de esas personas cuyos recuerdos de niñez ya estaban influenciados por el sobrepeso. Como muchos otros niños tuvo problemas en el colegio que le acompañaron durante sus años de instituto y que, cuando llegó a la universidad, le convirtieron en el rey de las dietas: no había ninguna que Joel no hubiera probado… y con la que no hubiera fracasado.

Por ejemplo, se embarcó en la dieta Atkins, con la que llegó a perder más de 25 kilos. Pero cuando dejó de seguirla y combinarla con el deporte engordó, en el año y medio posterior, más de 100 kilos. Así, una vez que terminó la universidad y comenzó a trabajar desde casa, llegó a una situación a la que tuvo que poner freno si no quería sufrir las consecuencias.

Foto: Los beneficios del pistacho para tu salud (además de ayudarte a adelgazar)

Todo cambió el día que fue a pesarse en su casa y la báscula dio error. Estaba preparada para personas de un máximo de 160 kilos, pero Joel sobrepasaba esa cifra. Por eso tuvo que ir a pesarse a la consulta de su médico que le dio una mala noticia: pesaba 192 kilos. Si no hacía algo pronto iba a tener un grave problema de salud que le iba a pasar factura.

El problema de la comida rápida

Joel reconoce a Runner’s World que tenía una relación difícil con la comida: "Desayunaba en McDonald's seis días a la semana comidas de varios miles de calorías; frecuentaba el buffet de comida china que estaba cerca de mi oficina y en mi cena solía beberme botellas de dos litros de refresco". Un menú que ningún cuerpo puede soportar a largo plazo.

Sabía que desayunar seis veces a la semana en McDonald's no era saludable, pero creía que podría cambiar ese comportamiento cuando quisiera

Sabía que esa dieta no era saludable, pero su sensación era la de que podía volver a alimentarse de forma sana cuando quisiera. Sin embargo, no era así: tuvo que dar un cambio radical a su vida y comenzar a identificar hábitos saludables que fue incorporando a su día a día. No podía hacerlo todo a la vez, sino que fue añadiendo pequeños gestos a sus rutinas.

Su alimentación fue cambiando poco a poco: fue añadiendo frutas, verduras y alimentos ricos en proteínas. Y, sobre todo, se dio cuenta de que llevaba años alimentándose mal, por lo que, a pesar del cambio, no podía ser perfecto. Por eso decidió centrarse en ser consciente: aunque algún día fallara, el conjunto era lo importante: "De los últimos 15 días, ¿cuántos me sentí mejor con los alimentos y el ejercicio?"

Joel introdujo alimentos ricos en proteínas en su alimentación (Wesual Click para Unsplash)
Joel introdujo alimentos ricos en proteínas en su alimentación (Wesual Click para Unsplash)

Su proceso de adelgazamiento comenzó en 2007 y dos años después había perdido 68 kilos, situando la balanza en casi 125. Pero se dio cuenta de que aún necesitaba hacer otros cambios que pasaban por introducir el deporte en su vida diaria. Intentó hacer algunas flexiones con un amigo, pero la experiencia fue desastrosa. Hasta que pensó que la solución podía ser el running.

Adelgazó más de 110 kilos

Tenia tanto miedo al fracaso y a la vergüenza que para correr por primera vez esperó a que fuera de noche para que nadie le viera. Apenas fue capaz de recorrer 400 metros cuando se quedó sin aliento y frustrado por encontrarse en esa situación. Pero en lugar de venirse abajo, como le sucede a muchas personas, recibió un impulso que fue vital para lograr su objetivo de perder peso.

Foto: Cómo adelgazar 30 kilos corriendo a pesar del temido efecto rebote

En esos pocos metros corriendo, una persona que estaba sentada en un banco le dijo "buen trabajo". No le conocía de nada, pero fue el empujó que necesitaba para seguir adelante. A partir de ese momento, todo fue seguido: se planteó correr una milla, 1,6 kilómetros sin parar, y lo logró en dos semanas. En 2011 ya salía a correr todos los fines de semana y, entonces, un amigo le picó en el orgullo: creía que nunca sería capaz de terminar el famoso Maratón de Nueva York.

Aquello le animó de verdad: quería ser profeta en su tierra y comenzó a entrenarse para conseguirlo. Le costó tres años, pero en 2014 cruzó por primera vez la línea de meta de la maratón más famosa del mundo, la que se celebra en su ciudad. Hoy, 13 años después de comenzar aquel viaje para adelgazar, la báscula de Joel marca 77 kilos porque ha perdido 115 kilos.

Joel consiguió adelgazar 115 kilos planteándose retos diarios y siendo constante: si un día fallas, no pasa nada; sigue adelante

Joel reconoce que su vida cambió por completo: "Tengo 42 años y soy más rápido, más atlético y más fuerte que nunca". Su futuro pasa por hacer un Ironman en los próximos dos años, algo que nunca antes hubiera pensado que podía hacer. Además, quiere compartir un truco para adelgazar para quienes lo van a intentar: que se planteen retos diarios, partido a partido. Periodos de 24 horas donde hagan las cosas bien y no desafíos a largo plazo como un mes. A él le ha funcionado.

Trucos adelgazar Adelgazar Perder peso Adelgazamiento
El redactor recomienda