Fundas de móvil con plástico reciclado del mar: el proyecto ecologista de dos jóvenes pamploneses
  1. Alma, Corazón, Vida
El 'Mare Plasticum'

Fundas de móvil con plástico reciclado del mar: el proyecto ecologista de dos jóvenes pamploneses

El proyecto de Julen y Amaia Rodríguez recoge residuos del mar y produce estos accesorios de una manera sostenible, con un proceso limpio de 0 emisiones

placeholder Foto: Foto: Gravity Wave
Foto: Gravity Wave

Cada año se vierten al Mediterráneo unas 229.000 toneladas de plástico, el equivalente a unos 500 contenedores de transporte al día. El denominado por los romanos como ‘Mare Nostrum’ se ha convertido en el ‘Mare Plasticum’, como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo ha denominado en su último informe.

La lucha contra los plásticos en los mares y océanos es una de las grandes batallas con las que tiene que lidiar la sociedad actual. Dos jóvenes pamploneses se han puesto manos a la obra en esta lucha con una primera contienda: vender fundas de móvil fabricadas con plástico que ha sido recogido del Mediterráneo.

Julen y Amaia Rodríguez han puesto en marcha Gravity Wave, un proyecto cuyo buque insignia son estas fundas compuestas en su mayoría por redes abandonadas, botellas de plástico y tapones que se encuentran, por desgracia, en el ecosistema marino mediterráneo. El objetivo de este proyecto, que pretende hacer frente a la “huella de plástico”, quiere ir más allá de los accesorios móviles y aspira a cambiar el mundo.

La historia de este proyecto comenzó cuando Amaia tomó especial conciencia de la contaminación de plásticos que sufrían los mares, tras vivir más de dos años viviendo en China. Durante este tiempo aprovechó su tiempo libre para visitar países del sudeste asiático: “Malasia, Indonesia, Filipinas, Vietnam o Camboya son países muy afectados por la contaminación del plástico. Jamás había visto en una playa española o europea la marea de plásticos que flotan en la superficie de las costas de estos países”. “Me dejó impactada y empecé a informarme mucho sobre el tema a nivel individual y fui contagiando mi preocupación a todo el mundo”, explica a El Confidencial.

Casi al tiempo, su hermano Julen conoció al griego Lefteris Arapakis, fundador de una escuela de pesca sostenible, que lleva operando más de tres años en Atenas, donde muestran a los pescadores tradicionales a recoger residuos del mar. Con el conocimiento y la conciencia ecológica de los tres se puso en marcha este proyecto cuyo objetivo es “limpiar de plástico los mares y océanos”, según define Amaia.

placeholder Gravity Wave
Gravity Wave

Aunque el objetivo de limpiar todos los océanos de plástico, por el momento, les queda grande, han decidido comenzar por el Mediterráneo. “Elegimos el Mediterráneo porque es muy nuestro, de nuestro país. Además, cómo Lefteris ya estaba trabajando en él, era más sencillo ponerlo en marcha”, explica la pamplonesa.

“Si empezamos por un mar más pequeño como el Mediterráneo y podemos demostrar un impacto positivo aquí, el modelo puede ir más lejos e instalarnos en otros lugares más contaminados como Asia e India”, explica la joven.

Cómo obtienen el plástico

Cuando los pescadores salen a faenar, por desgracia, los peces no son lo único que cae en sus redes. La presencia de plástico es bastante común en las mallas de estos trabajadores del mar. El proyecto de estos jóvenes compra ese plástico indeseado, por el momento, en las costas de Grecia e Italia, aunque están trabajando para empezar a hacerlo también en Almería.

placeholder Gravity Wave
Gravity Wave

Les pagamos por cada kilo que recogen porque es un trabajo duro; y no nos planteamos en ningún momento que nos lo dieran gratis. Tienen que recoger, seleccionar y clasificar ese plástico que cae en sus redes. Además, estamos convencidos que al compensarles económicamente, muchos más pescadores estarán dispuestos a unirse al proyecto”, explica Amaia. “Pero no solo eso, sino que los pescadores ven un impacto super positivo en la pesca porque el ecosistema se recupera”, añade.

Cómo se fabrican

Una vez se han obtenido estos plásticos del Mediteráneo se envían a Alicante, donde se limpia, selecciona y trocea. En la misma provincia se producen filamentos para impresión 3D, con el que se hacen las fundas.

“Las fundas tienen un 80% de redes fantasmas recogidas del mar y el otro 20% es un material reciclado que permite que sea más elástica, porque si una funda es muy dura no absorbe los golpes”, explica la joven.

placeholder Gravity Wave
Gravity Wave

Aunque pretendían haberlas lanzado a final de verano, no se comenzarán a vender hasta este mes de noviembre: “Tuvimos que retrasar el lanzamiento porque no es lo mismo un plástico nuevo, que sabes cómo se comporta, que un plástico reciclado con el que siempre hay sorpresas”. Lo que les llevó a elaborar varios prototipos antes del definitivo.

Más allá de las fundas

“La funda fue la idea inicial, pero quisimos profundizar mucho más y crear una comunidad para limpiar los mares, más allá de comprar producto puntual”, cuenta Amaia. Por ello crearon un servicio de recogida de plástico en el quieren involucrar a “particulares, empresas y entidades en la limpieza del mar, de una manera u la otra”.

“Se nos ocurrió un concepto de suscripciones mensuales por el que la gente paga una pequeña cantidad y nosotros recogemos plástico por ellos”, explica la pamplonesa. De este modo, la gente puede aportar una cantidad mensual (4, 9 o 18 euros) y a cambio de ello se recogerá una cantidad determinada de plástico del mar, entregando un certificado personalizado a cada suscriptor.

Mar de Plástico Medio ambiente Mediterráneo Mares Ecosistema Pesca Playa
El redactor recomienda