Así es Patriot Front, la organización de supremacistas neonazis que amenaza EEUU
  1. Alma, Corazón, Vida
"Vida, libertad y victoria"

Así es Patriot Front, la organización de supremacistas neonazis que amenaza EEUU

Surgida de la escisión de Vanguard America en 2018, este grupo ha realizado ya unos cuantos actos vandálicos en varias ciudades del país. ¿Qué ocurrirá pasadas las elecciones?

Foto: Protesta de un grupo supremacista neonazi en Los Ángeles. (EFE)
Protesta de un grupo supremacista neonazi en Los Ángeles. (EFE)

"Creo que los inmigrantes judíos y musulmanes representan una gran amenaza para Estados Unidos y su economía, y esa es la razón por la que existen ahora mismo disturbios civiles. Están provocando que la policía les dispare y haciendo que la división social sea mayor. Siento que va a haber una gran guerra racial y los blancos estaremos a la cabeza". Estas son las palabras del usuario que responde al nombre de Vincent KY en una conversación del chat encriptado Rocket.Chat recogida por 'BuzzFeed News'. Pertenece a un miembro del grupo supremacista y abiertamente nazi Patriot Front, nacido en 2018 después de la escisión de otra organización con ideas similares, Vanguard America.

A lo largo de estos últimos meses, su presencia en la red y fuera de ella se ha hecho más que notoria, a la par que los nervios por conocer quién será el nuevo presidente de los Estados Unidos, si Donald Trump o Joe Biden. Según informa la reportera Jane Lytvynenko en su artículo para el medio norteamericano que ha recogido parte de estas conversaciones, a ellos les dará igual quien entre a vivir en la Casa Blanca a partir de este 4 de noviembre, aunque evidentemente su reacción será mucho peor si lo hacen los demócratas debido a su campaña a favor del movimiento Black Lives Matter, entre otras muchas cosas.

"EEUU se quitará de encima el dominio tiránico de un estado corrupto que subvierte el interés nacional en favor de una plutocracia global"

"Los mensajes revelan una sofisticada red de extremistas que se están entrenando en la violencia", asegura la periodista. "Visten chaquetas bomber, pasamontañas y trajes militares color beige, exigen duros entrenamientos físicos a quien quiera entrar en su grupo y practican de forma regular el combate cuerpo a cuerpo. Algunos se autodenominan supremacistas y admiran a personajes como Hitler o Mussolini".

Una de sus últimas acciones consistió en empapelar de pegatinas y carteles las inmediaciones del museo del condado de Madison el pasado 6 de octubre. "Me molesta porque siento que pudo estar dirigido hacia mi", comentaba Laura Cannon, una de las curadoras del museo, a un medio local. Otras ciudades del país, como Greenwich, Connecticut o Eagle Lake, en Florida, amanecieron a lo largo de todo ese mes con pintadas y pegatinas similares en sus carteles publicitarios y postes de luz. En Harrisburg, en Pensilvania, apareció un 'graffiti' con el logo de Patriot Front encima de un mural de Black Lives Matter.

El manifiesto

En su página web podemos encontrar varias imágenes de sus actos públicos, así como también una auténtica declaración de intenciones hecha sobre tres puntos: vida, libertad y victoria. "Estados Unidos vive en el corazón de su verdadera herencia. Se conservará la vida de esta nación, única frente a todas las demás. Los fieles a la nación desarrollarán una salud social, moral y civilizatoria que permitirá que las personas prosperen junto a un programa de un estado que les asegure la existencia a ellos y su descendencia", asegura su primer punto.

Patriot Front en manifestación por las calles de Washington D.C.

"Estados Unidos se deshará de dominio tiránico de un estado corrupto e ineficaz que subvierte el interés nacional en favor de una plutocracia global", prosigue el segundo apartado. "Se usará la soberanía nacional a favor de los nativos americanos contra la invasión de naciones e intereses extranjeros. El resurgimiento del espíritu revolucionario estadounidense guiará al pueblo hacia su derecho inalienable a la autodeterminación en el camino hacia el cumplimiento de su destino".

También disponen de un manifiesto para quien quiera leer con detalle su propuesta: "Un africano, por ejemplo, puede haber vivido, trabajado e incluso ser clasificado como ciudadano de Estados Unidos durante siglos, pero sin embargo no lo es. Es, como probablemente prefiera que lo etiqueten, un africano en Estados Unidos. La misma regla se aplica a otros que no son del linaje del fundador de nuestro pueblo, así como aquellos que no comparten el inconsciente común que impregna nuestra gran civilización y la diáspora europea".

"Para ellos, Trump es un anciano que sostiene instituciones en proceso de demolición, que promulga políticas de su causa supremacista"

Pero más allá de extender su propaganda, ya sea a través de redes sociales o con pancartas y anuncios en carteles publicitarios, Patriot Front también ha protagonizado severos disturbios en algunas ciudades del país. Por ejemplo, cuando en 2019 destrozaron un centro de la comunidad LGTBQ en Vermont y la sede del diario progresista Burlington Free Press, que había estado informando sobre la actividad del grupo supremacista. Todo ello al poco tiempo de suceder el tiroteo de las sinagoga de Pittsburgh, perpetrado por un hombre blanco de mediana edad que solía difundir ideas antisemitas en redes.

Un chico de 19 años llamado Thomas Rousseau

Pero, ¿cuáles son exactamente los orígenes del grupo? ¿Quién es su líder? Como decíamos, Patriot Front se forma de la escisión de otro grupo clásico de extrema derecha y supremacista blanco llamado Vanguard America. En un mitin de Charlottesville de los republicanos celebrado en 2017, uno de sus miembros asesinó a una manifestante demócrata llamada Heather Heyer, según cuenta 'Buzz Feed News'. Esto es lo que llevó al grupo a disolverse de manera oficial, subiendo al alto mando un joven de 19 años de nombre Thomas Rousseau, que rápidamente se ganó el aprecio de los demás.

"Él y sus seguidores son jóvenes nacidos en su mayoría a finales de los 90 o principios de los 2000 y sus temas de discusión en los chats privados giran en torno a temas como la masculinidad tradicional, la pérdida de peso y la supremacía blanca", explica Lytvynenko. "Rousseau mantiene reglas estrictas en las normas de discusión del foro y su palabra va a misa. Diariamente, las conversaciones están llenas de 'fake news' que toman por reales, como por ejemplo la teoría que asegura que los incendios forestales son obra de los grupos antifa, lo que genera un 'feedback' de paranoia y machismo".

Rousseau fue arrestado junto con otros dos compañeros este pasado agosto tras ser pillado realizando actos vandálicos contra el edificio del tribunal del condado de Parker, en la ciudad de Weatherford, Texas. Al parecer, los tres jóvenes (los otros dos tenían 21 y 29 años) entraron en el recinto vallado y llenaron toda la fachada de pegatinas de Patriot Front, según informó 'Star Telegram'. Les acusaron de "travesuras criminales" y fueron enviados a prisión bajo una fianza de 500 dólares (unos 426 euros), siendo liberados a los pocos días después. De acuerdo al informe policial, Rousseau afirmó que "estaba promocionando al grupo que figuraba en las pegatinas del que él no formaba parte".

"No son del todo fanáticos de Trump, pero lo ven útil para su movimiento, ya que representa algunas de sus ideas y lleva a cabo políticas que les favorecen"

También comparten archivos fotográficos, como por ejemplo imágenes del garaje de Rousseau de su casa de Texas en el que vende 'merchandising' fascista, además de mostrar a hombres musculosos junto a sacos de boxeo. "Los nuevos miembros son examinados con cuidado y reciben instrucciones muy estrictas sobre la forma en la que utilizar las redes sociales", asevera la periodista, que admite que Patriot Front sigue siendo un grupo que pretende no hacer demasiado ruido o al menos no captar la atención del público general, como sí hacen otras organizaciones de extrema derecha como los Proud Boys.

A la hora de admitir a un nuevo miembro, primero se realiza una investigación de sus redes sociales y luego una entrevista personal. El chat interno también está repleto de vídeos que ellos mismos editan para difundir en las redes más visitadas y usadas, como Twitter, Telegram o TikTok, donde recientemente colgaron un vídeo de propaganda que recibió más de un millón de visitas. Estas plataformas sociales borraron el contenido ante la demanda de los usuarios de contenido violento o de incitación al odio.

¿Qué ocurrirá después del 4-N?

Ahora, queda la pregunta de qué ocurrirá una vez se conozca el resultado electoral. ¿Sus actos vandálicos se harán más notorios y significativos en caso de que pierda Trump? ¿Qué sucederá si por el contrario gana? "Muchas personas del supremacismo blanco no son del todo fanáticos de Trump, pero lo ven útil para su movimiento, ya que representa algunas de sus ideas y lleva a cabo políticas que les favorecen", asegura Cassie Miller, analista del Southern Poverty Law Center, en el ya citado medio norteamericano. "De alguna forma, lo ven como una manera de ganar tiempo".

"Para ellos, Trump es un anciano que sostiene instituciones en proceso de demolición, que promulga políticas que avanzan gradualmente hacia su causa sin rehacer las propias instituciones", asegura Lytvynenko. "Cuando él se haya ido, los restos permanecerán, y para muchos no será más que una herramienta que en su día usaron para construir el movimiento supremacista". Por ello, cabe esperar que la tensión social no se agudice aún más después de las elecciones por la presión de estas organizaciones de extrema derecha en un país que ha vivido algunos de los meses más convulsos y complicados de su historia reciente.

Social Joe Biden Museo Hitler Benito Mussolini
El redactor recomienda