Día Mundial del Ahorro: consejos para ahorrar hasta 3.000 euros al año
  1. Alma, Corazón, Vida
Según la OCU

Día Mundial del Ahorro: consejos para ahorrar hasta 3.000 euros al año

Con la situación económica que atravesamos, ahorrar se ha vuelto algo imprescindible, y siguiendo estos consejos se estará más cerca de ese propósito

Foto: La típica hucha con forma de 'cerdito' (Flickr/Ken Teegardin)
La típica hucha con forma de 'cerdito' (Flickr/Ken Teegardin)

El 31 de octubre es conocido sobre todo por ser el día de Halloween, pero lo que quizá mucha gente desconoce es que también se celebra el Día Mundial del Ahorro. Esta conmemoración no es tan conocida, pero es una efeméride que está instaurada desde hace ya 96 años, más concretamente desde que en 1924 se celebrase el Primer Congreso del Ahorro en la ciudad italiana de Milán, donde se reunieron centenares de representantes de diferentes países del mundo.

Allí analizaron la situación económica de ese tiempo y propusieron la organización y legislación de las cajas de ahorro, además de crear el Instituto Mundial de Cajas de Ahorros e instaurar este Día Mundial el 31 de octubre, con la intención de concienciar a la ciudadanía de los beneficios de no derrochar y guardar su dinero en los bancos. Hoy, casi 100 años después, y estando en la situación económica en la que nos encontramos, ahorrar se ha convertido en algo imprescindible, es por ello que rescatamos estos consejos con los que la OCU asegura que se pueden llegar a guardar entre 2.500 y 3.000 euros.

Foto: Fuente: iStock

  • Comprar productos de temporada: consumir este tipo de productos, además de por ser de mayor calidad, puede ayudar a que se consiga un mayor ahorro.
  • Comprar en supermercados con mejores precios: elegir correctamente los sitios donde comprar los productos a mejor precio puede hacer que se ahorre al año una media de alrededor de 900 euros.
  • Compras online: en muchas ocasiones las tiendas y supermercados hacen ofertas especiales a través de sus webs, lo que puede ser un gran incentivo.
  • No tirarse siempre a las ofertas familiares: las ofertas tipo 3×2 o de grandes packs de ahorro muchas veces no son la mejor opción, ya que es mejor comprar lo que se va a consumir y así no desperdiciar.
  • Evitar los 'productos con apellido': por ejemplo, si vas en busca de yogur, el yogur 'eco' o 'bio', será más caro, al igual que con los huevos y los huevos 'tradicionales'.
  • Estar pendiente de la potencia contratada en los suministros: es mejor revisar si la potencia contratada es la necesaria, porque por cada 1,15 kW menos se pueden ahorrar casi 60 euros anuales.
  • La tarifa de discriminación horaria: de 22:00 a 12:00 horas en invierno, o de 23:00 a 13:00 en verano, la electricidad es más barata, por lo que al cambiarte a ella puedes aprovechar esas horas para consumir.
  • Uso eficiente de los electrodomésticos: haciendo un mejor uso de ellos se puede alargar su vida y reducir el consumo de energía, como por ejemplo utilizando programas a temperaturas bajas en las lavadoras.
  • Huir del stand by: es más recomendable apagar del todo los aparatos, pudiendo recortar hasta un 10% de consumo energético.
  • Tarifas más convenientes: pararse a buscar información sobre las mejores ofertas de luz y de gas.
  • Comprobar si se puede sacar el bono social: de esta manera se puede ahorrar alrededor de 180 euros al año.
  • Ojo con los engaños: no fiarse de algunos comerciales que van de casa en casa para revisar facturas y proponer otras ofertas de gas y luz.
  • Ajustar los termostatos: tener la temperatura a unos 21 grados en lugar de a 24 ayuda a ahorrar un 20% en consumo, además de evitando bajar el aire acondicionado de 23 o 24 grados.
  • Instalar reguladores de caudal: el consumo de agua con grifos con limitadores de caudal o cisternas con doble descarga es mucho menor.
  • Contratar lo realmente necesario: contratar lo imprescindible y lo que de verdad se vaya a usar, ni más ni menos.
  • Buscar la mejor oferta para teléfono e Internet: esto puede suponer un ahorro de entre 15 y 20 euros al mes.
  • Cuidado con los servicios de valor añadido: es recomendable contactar con la compañía de teléfono y desactivar todos los servicios de tarificación adicional.
  • Usar amplificadores de WiFi: se mejora la señal y evita tener que contratar más potencia.
  • Ahorrar en los datos del móvil: cuando se agota el bono de datos, con casi todas las tarifas de móvil se cobra el consumo adicional de Internet de manera automática, por lo que se puede activar la opción de reducir la velocidad en vez de renovar datos.
  • Elegir cajeros donde no cobren comisión: es mejor intentar buscar un cajero de tu entidad o aquellos que no cobren por la retirada de dinero en efectivo o transacciones.
  • Escoger una tarjeta rentable: con una tarjeta sin comisiones, con una de las que te devuelven dinero por usarlas en vez de cobrarte, etc.
  • Invertir bien los ahorros: por ejemplo, a través de un buen fondo de acciones.
  • Revisar los gastos hipotecarios: hay contratos hipotecarios que pueden incluir cláusulas que son nulas según el Tribunal Supremo. Han habido casos de devoluciones de hasta 3.000 euros.
  • Usar comparadores: para conocer la mejor opción calidad-precio.
  • Ir a las tiendas más baratas: comprar en los lugares donde esté la mejor relación calidad/precio.
  • Alternativas de consumo: como las redes de trueque en las que pueden intercambiarse ropa, bisutería, juguetes, libros, música etc.
  • Conducción eficiente: conducir a la velocidad adecuada, sin apurar las marchas y eligiendo la más adecuada puede ayudar a ahorrar hasta un 15% en combustible.
  • Ahorrar en la gasolinera: repostando en la que tenga mejores precios.
  • Usar, si se puede, la opción del carsharing y el alquiler por horas: si se usa el coche de manera puntual, se puede plantear esta opción.
  • Ahorrar en la compra de un coche: negociando bien con el concesionario es posible tener un ahorro de hasta el 24% en el precio.
  • Contratar solamente los seguros necesarios: revisar los seguros contratados y valorar si todos son realmente necesarios.
  • Ahorrar en el seguro del coche: se puede ahorrar hasta 180 euros sin perder coberturas, simplemente hay que saber comparar.
  • Asegurar el hogar a mejor precio: asignando el valor adecuado a continente y contenido, para, si ocurriera algo, que no puedan aplicar la regla proporcional.
  • No correr riesgos con el alquiler: buscar el que mejor se ajusta a las posibilidades económicas y las necesidades de cada uno.
El redactor recomienda