El trabajador que perdió un dedo en el trabajo no será indemnizado por la empresa
  1. Alma, Corazón, Vida
"LIBRE Y VOLUNTARIAMENTE" AYUDÓ AL COMPAÑERO

El trabajador que perdió un dedo en el trabajo no será indemnizado por la empresa

La sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia sostiene que este hecho era ajeno a sus obligaciones laborales

Foto: El trabajador que perdió un dedo en el trabajo no será indemnizado por la empresa
El trabajador que perdió un dedo en el trabajo no será indemnizado por la empresa

Un hombre que perdió un dedo mientras trabajaba no recibirá indemnización, según ha decidido la Audiencia Provincial de Murcia, que ha desestimado el recurso presentado por el trabajador contra la sentencia que rechazó, en un primer momento, la demanda.

Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2014, cuando el demandante se encontraba en las instalaciones de una empresa, que no era la suya, a la que había acudido como comercial repartidor de otra.

Foto: Muere un trabajador del zoo de Shanghái tras ser atacado por un grupo de osos

En un momento determinado, se desestabilizó la carga, compuesta de unos fardos de cartones que un empleado transportaba en una carretilla con la finalidad de depositarlos en un contenedor de reciclaje.

Por echar una mano

Este empleado pidió al demandante ayuda para recolocar correctamente la carga, algo que le evitaba tener que bajarse de la carretilla, pero mientras que estaba ayudándole, el demandante se enganchó el dedo pulgar izquierdo en el fleje, provocando la sección del mismo, lo que derivó en una lesión que tardó en curar 325 días.

El riesgo, según la sentencia, fue asumido por el demandante, sin responsabilidad alguna por parte de la empresa, por lo que ni siquiera hubo concurrencia de culpas

El hombre, entonces, decidió reclamar una indemnización de 56.200 euros por la pérdida del dedo a la empresa que había ido a visitar. La Inspección de Trabajo responsabilizó a la empresa demandada de lo ocurrido, por incumplimiento de las medidas de prevención de riesgos laborales.

La sentencia, que confirma una decisión judicial anterior, señala que el ahora apelante decidió libre y voluntariamente hacer ese favor, que entrañaba un cierto peligro y que era ajeno a sus obligaciones laborales.

Pedía 56.200 euros

El riesgo, según continúa la sentencia, fue asumido por el demandante, sin responsabilidad alguna por parte de la empresa, por lo que ni siquiera hubo concurrencia de culpas.

Así, el demandante se queda sin los 56.200 euros que pedía como indemnización, aunque el tribunal ha eliminado de la sentencia apelada la condena en costas, al exponer que en este caso existieron dudas de hecho, según publica La Opinión de Murcia.

Empleo Trabajo Indemnizaciones Accidentes Laboral
El redactor recomienda