¿Tienen realmente los camellos agua en las jorobas? Esto es lo que guardan
  1. Alma, Corazón, Vida
¿es una leyenda urbana?

¿Tienen realmente los camellos agua en las jorobas? Esto es lo que guardan

En realidad, lo que guardan en sus gibas es grasa para poder pasar los largos periodos de sequía, porque como apoyan la tripa en el suelo, no pueden almacenarla ahí

Foto: ¿Tienen realmente los camellos agua en las jorobas? Esto es lo que guardan
¿Tienen realmente los camellos agua en las jorobas? Esto es lo que guardan

El camello es un animal que fascina a los niños quizá porque no tienen la oportunidad de verlo de cerca. Su particularidad más característica es la joroba (o giba), y solemos tener la eterna duda de cuántas tienen ellos (dos) y cuántas los dromedarios (una). Al ser nativos de las zonas secas de África y Asia, la siguiente particularidad que suele contarse a los más pequeños es que esas jorobas les sirven para guardar agua y así mantenerse hidratados pese a las altas temperaturas, pero, ¿es verdad?

Pues no del todo. Los camellos almacenan algo en sus jorobas, pero no es agua sino grasa. Así, en las estaciones secas, cuando la comida (y sí, también el agua) escasean, los ayudan a sobrevivir. Así lo explica en 'Live Science' Rick Schwartz, supervisor y portavoz en el Zoológico de San Diego. Cuando hay comida disponible, los camellos consumen suficientes calorías para desarrollar esas famosas jorobas y poder sobrevivir largos períodos de tiempo cuando el alimento escasea.

Las jorobas de los camellos no almacenan agua sino grasa, para poder soportar los periodos de sequía

Con la joroba 'completa', el camello puede pasar hasta cuatro o cinco meses sin comer, y cuando agotan la grasa las jorobas se vacían como si fueran un globo desinflado. Después vuelven a comer lo suficiente para que se infle de nuevo. Sin embargo, no nacen con las jorobas, sino que se les desarrollan con el paso del tiempo. Suelen destetarse a los cuatro o cinco meses y tienen que esperar a los 10 meses aproximados o el año para que finalmente les aparezcan estas gibas.

Además, Schwartz explica que hay dos especies de camellos: los camellos bactrianos (Camelus bactrianus), es decir, aquellos con dos jorobas, que viven en partes del oeste de China y Asia Central. Los camellos árabes o dromedarios (Camelus dromedarius) son más comunes y, como señalábamos antes, solo tienen una joroba. Aunque los primeros tengan una giba más, hasta donde se sabe esto no significa que puedan disponer de más almacenamiento de grasa y, por tanto, puedan subsistir más tiempo sin necesidad de alimentarse.

Aunque muchos animales almacenan grasa alrededor del estómago y los costados, los camellos 'engordan' verticalmente. Una teoría popular es que los camellos tienen un callo en el estómago, pues lo depositan directamente en la arena, y si tuvieran grasa en el vientre esto podría dificultar que se colocaran de esta manera. Otra hipótesis es que, al ser alto y estrecho, con la grasa almacenada arriba en lugar de a los lados, se expone menos a la luz solar y el calor.

En realidad, no nacen con las jorobas, sino que las desarrollan aproximadamente cuando cumplen diez meses o un año

Y, ¿cómo hacen si tampoco pueden beber agua durante largos períodos de tiempo? Por ejemplo, pueden beber hasta 114 litros de agua de una sola vez, además excretan heces secas para retenerla y sus riñones eliminan eficientemente las toxinas del agua en el cuerpo para poder retener la mayor cantidad posible. También pueden captar la humedad de cada respiración que exhalan por la nariz. Esta increíble capacidad de arreglárselas con menos agua es, según Schwartz, la culpable de que naciera el mito de que almacenan agua en las jorobas.

Foto: La leche de camello es buena contra las alergias

Como curiosidad, según informó 'The New York Times' en septiembre del año pasado, los kazajos han creado híbridos de camellos (dos jorobas) y dromedarios (una joroba) que producen la popular leche shubat y que son resistentes al frío. ¿Estamos ante la panacea en cuanto a animales se refiere? No lo sabemos todavía, pero al menos cuando tu hijo te pregunte por qué los camellos tienen joroba, podrás contarle la verdad y no alguna leyenda errónea.

Animales
El redactor recomienda