Descubren que puedes comunicarte con tu gato a través del "parpadeo lento"
  1. Alma, Corazón, Vida
SONRISA GATUNA

Descubren que puedes comunicarte con tu gato a través del "parpadeo lento"

Es una gran manera de mejorar el vínculo que se tiene con los mininos

Foto: Un gato naranja. Foto: Pixabay
Un gato naranja. Foto: Pixabay

Investigadores británicos han descubierto que, quizás, no te estás comunicando de la manera correcta con tu gato: tienes que sonreír como hacen ellos, entornando los ojos y parpadeando lentamente.

Observando las interacciones entre los gatos y los humanos, los científicos pudieron confirmar que esta expresión hace que los gatos, tanto los familiares como los extraños, se acerquen y sean más receptivos a los humanos.

Foto: Fuente: iStock

"Como alguien que ha estudiado el comportamiento animal y es dueño de un gato, es genial poder demostrar que los gatos y los humanos pueden comunicarse de esta manera", explica la psicóloga Karen McComb, de la Universidad de Sussex (Reino Unido).

Mirada fija, amenaza

"Es algo que muchos dueños de gatos ya habían sospechado, así que es emocionante haber encontrado pruebas de ello", añade.

"Intenta entornar los ojos hacia ellos como lo harías con una sonrisa relajada, y luego cierra los ojos por un par de segundos"

Si tienes un gato o has pasado tiempo con uno, probablemente hayas visto una expresión facial como de "ojos parcialmente cerrados", acompañada de un parpadeo lento. Es similar a la forma en que los ojos humanos se estrechan cuando sonríen y generalmente se da cuando el gato está relajado y contento. La expresión se interpreta como una especie de sonrisa gatuna.

En un estudio, publicado en la revista científica 'Science Reports', un equipo de psicólogos de la universidad británica diseñó dos experimentos para determinar si los gatos se comportaban de manera diferente con los humanos que llevaban a cabo este parpadeo lento.

Ejemplo de

En el primer experimento con 21 gatos, se instruyó a los dueños para que se sentaran a un metro de distancia de su gato, cuando este estuviera relajado y asentado, y parpadearan lentamente cuando el minino los mirara. Las cámaras grabaron tanto la cara del dueño como la del gato, y los resultados se compararon con la forma en que los gatos parpadean sin interacción humana.

Los resultados mostraron que los gatos son más propensos a parpadear lentamente con sus humanos después de que éstos les hayan parpadeado.

Evaluar el bienestar

En el segundo experimento, con 24 gatos, fueron los investigadores, que no habían tenido contacto previo con el animal, los que parpadearon lentamente.

"Es algo que muchos dueños de gatos ya habían sospechado, así que es emocionante haber encontrado pruebas de ello"

Los investigadores realizaron el mismo proceso de parpadeo lento que el primer experimento, añadiendo una mano extendida hacia el gato. Y descubrieron que no sólo era más probable que los gatos devolvieran el parpadeo, sino que también había más posibilidades de que se acercaran a la mano del humano después de que éste hubiera parpadeado.

"Es algo que puedes probar con tu propio gato en casa, o con los gatos que te encuentras en la calle. Es una gran manera de mejorar el vínculo que tienes con los gatos", explican los investigadores."Intenta entornar los ojos hacia ellos como lo harías con una sonrisa relajada, y luego cierra los ojos por un par de segundos. Verás que responden de la misma manera ellos mismos y podrás iniciar una especie de conversación".

Foto: El mejor amigo del hombre y el segundo mejor amigo del hombre. (iStock)

Es difícil saber por qué los gatos parpadean lentamente hacia los humanos. Se ha interpretado como una forma de señalar intenciones benignas, ya que se cree que los gatos interpretan la mirada fija como una amenaza. Pero también es posible que los gatos hayan desarrollado la expresión ya que los humanos responden positivamente a ella.

"Nuestros hallazgos podrían utilizarse potencialmente para evaluar el bienestar de los gatos en una variedad de entornos, como prácticas veterinarias y refugios", concluye la psicóloga Tasmin Humphrey, de la Universidad de Sussex, en declaraciones recogidas por Science Alert.

Animales Mascotas Psicología
El redactor recomienda