Habían ganado la lotería, pero no miraban los boletos para mantener la ilusión
  1. Alma, Corazón, Vida
PREMIO A LA CONSTANCIA

Habían ganado la lotería, pero no miraban los boletos para mantener la ilusión

La suerte sonríe a una pareja australiana que no quería comprobar los billetes de los sorteos en los que participaban para mantener la ilusión del premio

Foto: Reconocen que el premio les da seguridad en un momento muy difícil para todos (The Lott)
Reconocen que el premio les da seguridad en un momento muy difícil para todos (The Lott)

Si hay algo que caracteriza a las personas que juegan a la lotería es su ilusión por ganar un premio que les cambie la vida. Desde que se compra el boleto hasta que se celebra el sorteo, todos aquellos que participan en los juegos de azar comparten los sueños de convertirse en los ganadores del premio más importante y poder llevar a cabo todo tipo de proyectos.

Esa ilusión termina de dos maneras: la más habitual es que nuestro boleto no esté premiado y, una semana más, sigamos teniendo el mismo dinero en el banco que la semana anterior, euro arriba o euro abajo. La otra es que, por fin, nos haya sonreído la suerte y vamos a ver cómo nuestra cuenta corriente aumenta en varios ceros cumpliéndose el sueño de nuestra vida.

Foto: El rancho a la venta tiene más de 19.000 hectáreas de terreno (Foto: Hall and Hall)

Una pareja australiana son grandes amantes de la lotería. Participan cada semana en diferentes sorteos, pero no miran sus boletos nada más saberse los resultados porque, de esa manera, alargan un poco más esa ilusión, la incertidumbre de no saber si, esta vez sí, han sido los ganadores de un gran premio. Nunca les había tocado nada… hasta ahora.

La ilusión de la lotería

Estos dos veteranos, que quieren permanecer en el anonimato, viven en Roseville, una pequeña localidad de 10.000 habitantes en el estado de Nueva Gales del Sur. Reconocen que no revisan sus boletos porque quieren prolongar el sueño de ganar un premio de lotería, aunque hasta ahora nunca habían tenido la suerte de poder disfrutar de esa sensación.

Cuando su marido le llamó desde la tienda de lotería pensó que se había olvidado la cartera y necesitaba dinero, pero era todo lo contrario

La mujer ha explicado a los responsables de The Lott, la organizadora de los juegos de azar en Australia, que "cuando compramos boletos de lotería, nunca los revisamos de inmediato. Los guardamos en la cartera soñando con que puedan tener un gran premio. Siempre pienso que yo podría convertirme en ganadora y ser millonaria".

El pasado 7 de septiembre participaron en el sorteo de la Mega Lotería australiana y, como de costumbre, guardaron sus boletos en la cartera y no los revisaron al día siguiente. Sin embargo, algo cambió el fin de semana: "Cuando salimos de casa fui a hacer algunas compras y mi esposo finalmente aprovechó para comprobar el boleto".

La suerte estuvo por fin de su parte (Foto: The Lott)
La suerte estuvo por fin de su parte (Foto: The Lott)

Pocos minutos después, la mujer recibía una llamada inesperada: "Me llamó desde la tienda de lotería y pensé que era porque se había olvidado la cartera y necesitaba pagar algo". Sin embargo, la llamada tenía un objetivo muy distinto: quería que su esposa viera con sus propios ojos el momento que habían estado esperando tanto tiempo.

Premio a la constancia

La mujer recuerda que cuando llegó a la tienda de lotería sacó la cartera del bolsillo: "Pensé que necesitaba dinero, pero me dijo: 'Es todo lo contrario'. Fue entonces cuando me explicó que nos había tocado la lotería. Nos quedamos mirándonos el uno al otro, completamente aturdidos". El premio de 200.000 dólares australianos, unos 120.000 euros al cambio, provocaba que su sueño se hiciera realidad.

Foto: Lisa Tang guardó la compostura en todo momento tras enterarse de su premio (Foto: BC Lottery)

La ganadora reconoce que "siempre he soñado con ganar la lotería, pero que te toque de verdad es increíble. Lo celebramos yendo a comer pescado y patatas fritas en la playa". Una celebración modesta, pero acorde a dos personas que disfrutan de los pequeños placeres de la vida y a los que la constancia al participar cada semana en los diferentes sorteos ha dado sus frutos.

Ahora, la pareja de afortunados no puede quitarse la sonrisa de la cara cuando pasean por su ciudad: "Cada vez que pasamos por delante del quiosco, vemos el letrero sobre el ganador y nos susurramos en voz baja: 'Esos somos nosotros, somos los ganadores'. Es una gran sensación". Ahora es momento de pensar en qué harán con el dinero.

Han ganado unos 120.000 euros al cambio y piensan guardar la mayor parte, aunque ya han hecho su primera compra: un teléfono móvil

La pareja reconoce que el premio les proporcionaba una enorme sensación de seguridad: "Hemos decidido que vamos a guardar la mayor parte, solo como una red de seguridad. En momentos como estos, todo está un poco inestable, así que preferiríamos guardarlo. Eso sí, me voy a comprar un teléfono nuevo, ya que este casi no funciona". Lujos modestos para una pareja modesta.

Lotería Juegos de azar Sorteo Australia Suerte
El redactor recomienda