Esto es lo que experimenta tu perro cuando le das mimos
  1. Alma, Corazón, Vida
Cuídale mucho

Esto es lo que experimenta tu perro cuando le das mimos

Uno de los grandes debates en el mundo de los perros es si pueden llegar a sentir amor verdadero por sus dueños: un nuevo estudio está próximo a descubrirlo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay un dicho popular que asegura que, cuando un gato te mira piensa: "qué bien me cuida, debo ser su dios"; mientras que en el caso de los perros, la frase se formula al revés: "qué bien me cuida, debe ser mi dios". Que los canes son una de las criaturas más cariñosas que existen, de eso no hay ninguna duda. El cariño y la compañía que ofrecen a los humanos sobrepasa el amor incondicional. Tú puedes abandonarles si lo decides (que por cierto harías muy mal), pero ellos jamás lo harían, aunque te comportaras como un déspota y un tirano con ellos.

Uno de los grandes debates que rodean a las relaciones que tenemos con los perros es si de verdad son capaces de sentir amor o todo se basa en un interés puramente animal que antepone el hecho de estar cómodo y bien alimentado. Un nuevo estudio, realizado por una empresa de alojamientos turísticos de Reino Unido que permite mascotas, ha intentado llegar hasta el fondo del asunto para conocer de manera científica cuáles son los cambios fisiológicos y emocionales que se pueden producir en el animal cuando le damos muestras de afecto.

Es asombroso comprobar cómo la frecuencia cardíaca de nuestros perros aumenta cuando se les demuestra que son amados

Para comprobarlo, el equipo que realizó la investigación colocó un collar a cuatro perros encargado de monitorear su frecuencia cardíaca durante una semana. Al final, el resultado concluyó que los momentos en los que les dedicamos toda nuestra atención y cariño tienen el poder de cambiar el ritmo al que late su corazón. Cuando los humanos le expresaban su amor bajo diferentes frases, su frecuencia cardíaca pasó de una media de 67 latidos por minuto a 98, lo que implicó un aumento de un 46%. Del mismo modo, también crecía un 10% cuando volvían a ver a su amo después de estar un breve lapso de tiempo sin él. La típica escena de muchas casas españolas: ese momento en el que llegas a casa y tu perro te recibe como si se fuera a acabar el mundo.

"Es asombroso comprobar cómo la frecuencia cardíaca de nuestros perros aumenta cuando se les demuestra que son amados", asegura Shannon Keary, jefa de Canine Cottages, la empresa que realizó el estudio, a 'Reader's Digest'. "Además, disminuye cuando les abrazas, un claro signo de satisfacción. También es interesante analizar las múltiples formas con las que nuestras mascotas nos demuestran su afecto. A partir de estos datos, podemos decir oficialmente que sí, que nuestros perros son capaces de sentir amor por nosotros".

Un amor incondicional

Como adelantaba Keary, el estudio reflejó que se producía una disminución repentina en su frecuencia cardíaca justo al momento de abrazarlos, pasando de 67 pulsaciones por minuto a 52, un 23% menos. Sin embargo, ellos no son solo los grandes beneficiarios de esta relación tan pasional, honesta y leal que se da con sus amos. Un informe reciente de la Harvard Health Publishing reveló que las personas que poseen perros tienen una presión arterial mucho más baja que la que no.

Los perros liberan endorfinas con cada mordisco, lo que les ayuda a relajarse y a sentir cierto bienestar

Aunque obviamente esto no implica que haya una relación directa entre tener a tu cargo un can y gozar de una buena salud cardiovascular, el autor del estudio argumentaba que no solo se debía al efecto de los mimos y cariños que ambos se otorgan, sino que también esto es demostrable en base a que si tienes un perro, hay más probabilidad de que pases más minutos haciendo vida en el exterior (ya sea realizando deporte con él o tan solo paseando) que si no lo tuvieras. Con lo cual, el mejor amigo del hombre también es una excelente incitador a adoptar una vida activa.

El estudio de Carnine Cottages, por su parte, también se esforzó en identificar las señales de cariño que los perros mandan a sus dueños y que a estos se les puede pasar. Algunos elementos no fueron demasiado sorprendentes: si tu perro te lame la cara o las manos, eso quiere decir efectivamente que te quiere. Pero tambíen había otros como el hecho de suplicar comida o permanecer siempre cerca de ti: en algunos casos solo quiere que le prestes atención o le acaricies, pero en otros lo único que está pidiendo es que permanezcas próximo a él.

¿Cómo demuestra tu perro que te quiere?

Otra de las señales que más delatan el amor que siente tu perro por ti es cuando se tumba boca arriba. En este caso, puede parecer un ser perezoso que solo quiere ser acariciado, pero esta posición denota algo mucho más importante: se trata de una señal de que confía incondicionalmente en tí, ya que esa posición que adopta es de completa vulnerabilidad.

¡Ah!, y por último, el hecho de que te muerda las zapatillas, un agradable incordio en muchos momentos: cuando tu perro muerde tu calzado es una clara señal de afecto, sobre todo cuando no estás cerca ni le puedes ver. Según el estudio, los perros liberan endorfinas con cada mordisco, lo que les ayuda a relajarse y a sentir cierto bienestar. Pero también tiene un efecto en esta paz que el perro siente el olor, que aunque a los humanos no puede resultar en muchas ocasiones muy desagradable (sobre todo el de los zapatos), al perro le fascina solamente porque es tuyo y, gracias a su poderoso olfato, puede asociarlo contigo.

Animales Mascotas
El redactor recomienda