La psicología del asco: por qué sentimos esa sensación desagradable
  1. Alma, Corazón, Vida
CURIOSIDADES PSICOLÓGICAS

La psicología del asco: por qué sentimos esa sensación desagradable

Sentir repugnancia hacia ciertas cosas es algo universal pero también diferente según la cultura y la persona. ¿A qué se debe esta curiosa y repulsiva sensación?

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Arañas, cucarachas... cualquier tipo de insecto lo suficientemente feo o fuera de lo común nos puede inspirar algún tipo de repugnancia. Pero también un plato de comida que no nos gusta y que declinamos comer con la consabida frase: "¡Qué asco!" Uno de los aspectos más curiosos del ser humano es la capacidad de sentir asco por ciertas cosas que nos rodean. ¿De dónde viene esta desagradable sensación?

La neurocientífica Aditi Subramaniam, doctora en el Instituto de la Salud Mental y la Neurociencia de la India, publicó un artículo en 'Psychology Today' en el que exploraba cómo nuestra sensación de asco proviene de un mecanismo evolutivo para proteger al cuerpo de los patógenos infecciosos. Pero también de una forma social que creaba sus propias reglas sobre lo que es y no es asqueroso, apuntando a un sentido moral.

Cuando algo provoca repugnancia, solemos tener una reacción de repulsión hacia el objeto que concentra ese rechazo

"A finales del siglo XIX, el surgimiento de la teoría microbiana de la enfermedad, la cual postulaba que ciertos microorganismos pueden producir enfermedad, proporcionó una justificación científica para las respuestas de asco a patologías que ya estaban presentes en varias culturas", explica la doctora. "Sin embargo, fue después de la última parte de este siglo cuando se produjo una unión entre las creencias comunes que propiciaban el contagio y la teoría de los gérmenes".

Evidentemente, nuestras sensaciones de asco no tienen un fundamento científico. Más bien responden a las emociones. Dicho de otro modo, cuando te ponen delante un plato que no te gusta y por el que sientes repulsión no es porque estás pensando en la cantidad de gérmenes que pueda tener, sino que parte de una sensación propia de incomodidad muy visceral.

Foto: Crestas de gallo.

"Lo que hace que el asco fascinante como emoción es que, aunque tiene su origen en proteger al cuerpo de la ingestión de patógenos, sus implicacionens van mucho más allá", reconoce Subramaniam. "Desde una profunda desconfianza hacia los inmigrantes con hábitos diferentes a los nuestros", que el lector piense por ejemplo en los animales salvajes que se venden en el mercado de Wuhan, "pasando por las comidas exóticas y hasta un malestar hacia personas que tienen preferencias sexuales distintas a las nuestras. El asco está en todas partes".

"Si bien a la gente le gusta decir que "la confianza acaba dando asco", cuando se trata de analizar la psicología de esta misma sensación, en realidad debería ser exactamente lo contrario", aduce la doctora. "Cuanto más cerca estoy emocionalmente de una persona, menos propenso soy a ver la repugnancia de sus actos o acciones cotidianas".

Las categorías del asco

Como bien dice Subramaniam, existen dos tipos de asco: el emocional y el moral. Y ambos se relacionan entre sí hasta el punto de confundirse. "Cuando algo provoca una sensación de repugnancia, solemos tener una reacción de repulsión hacia el objeto que concentra ese rechazo. De manera similar, los científicos han sugerido que cuando algo nos repugna a niveles morales, tendemos a proteger 'nuestras almas' dede la contaminación moral manteniéndonos alejados de dichas personas".

De todas formas, más allá de esta diferenciación existen una serie de categorías para distinguir a los tipos de asco. La doctora cita a Paul Rozin, uno de los cientifícos que más a fondo han estudiado el tema. Él y sus colegas agrupan a esta molesta sensación en cuatro categorías: el asco central (que viene a ser el más irracional y general, atribuido principalmente a los alimentos), el asco de naturaleza animal (cualquier elemento que nos recuerde a nuestra naturaleza animal o mortal, como los excrementos, la muerte o el sexo), asco interpersonal (cuando te sientes incómodo al llevar ropa de otra persona u objetos que han estado durante mucho tiempo próximos a ella) y el asco moral (cuando existe una afrenta de categoría moral, como viene a ser un asesino en serie o un violador).

Factores culturales y de edad

El asco es universal, pero no todos los ascos son los mismos. Además de factores evolutivos y morales, también destacan los culturales. ¿En qué se diferencian de estos? Básicamente en que el asco no es una emoción automática o innata, sino que es algo que se aprende según pasan los años. De ahí que a veces, según sea nuestro momento vital, algunas cosas que antes nos provocaban un profundo malestar más tarde esa sensación puede desaparecer.

Una de las razones por las que el asco no se desarrolla hasta que lo niños alcanzan cierta edad es que la sensibilidad a la contaminación o el rechazo de la suciedad de los adultos es realmente compleja. "Debe haber un esfuerzo en la imaginación para concebir la contaminación en algo que realmente no parece contaminado: después de todo, no podemos ver microorganismos en la comida", asevera Subraniam. "Los niños no pueden dar este salto tan fácilmente como los adultos, lo que podría explicar por qué las respuestas aparecen más tarde".

Social Neurociencia India Psicología
El redactor recomienda