cardiología con perspectiva de género

En enfermedades del corazón, el género sí importa

Anualmente fallecen en España 10.000 mujeres más que hombres por problemas del corazón, en gran medida por la mayor dificultad para detectarlos

Foto:  En las mujeres, las patologías cardiovasculares son más difíciles de detectar que en los hombres y, a menudo, son asintomáticas. (Ascires)
En las mujeres, las patologías cardiovasculares son más difíciles de detectar que en los hombres y, a menudo, son asintomáticas. (Ascires)

En la salud del corazón, el género sí importa. Así lo demuestran los estudios y la práctica clínica, que destacan cómo las mujeres suelen contar con mayores dificultades de diagnóstico para los problemas cardíacos. La enfermedad cardiovascular es, de hecho, la principal causa de muerte en la mujer, según la Fundación Española del Corazón (FEC), que en su último informe sobre Mortalidad Cardiovascular en España (2018) destaca que cada año mueren 10.000 mujeres más que hombres por este tipo de patologías.

"Tradicionalmente se ha prestado poca atención a la cardiología de la mujer, que cuenta con unas características específicas y un perfil sintomático diferente. En general, pueden ser más difíciles de diagnosticar, porque en ocasiones presentan dolores atípicos a los que ni siquiera la propia paciente presta atención", explica la doctora Alicia Maceira, especialista en Cardiología de Ascires Grupo Biomédico.

Unos condicionantes que afectan no solo al diagnóstico, sino también al seguimiento y tratamiento de la patología, como detalla la cardióloga: "Los tratamientos también pueden ser más complejos en patologías como la enfermedad de pequeño vaso, más frecuente en mujeres que en varones". En este caso, terapias que funcionan bien entre los varones, como la angioplastia coronaria (procedimiento para tratar las arterias obstruidas del corazón), no serían efectivos en las mujeres. "Hay síntomas como la sensación subjetiva de falta de aire, la opresión torácica o las palpitaciones que nos hacen pensar en una posible cardiopatía y a los que hay que prestar atención y detectar", apunta la doctora Maceira.

La complejidad específica de las cardiopatías que afectan a la mujer es el punto de partida de la iniciativa impulsada por Ascires Grupo Biomédico en sus unidades de 'Diagnóstico por Imagen' de hospitales públicos y privados (Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana) y en su red de Clínicas Biomédicas, que tienen en cuenta estos factores específicos para diagnosticar y abordar la salud cardiovascular femenina. Esta idea supone un nuevo impulso para la cardiología con perspectiva de género, un enfoque todavía poco frecuente en España.

Última tecnología en diagnóstico no invasivo

Junto al establecimiento de protocolos específicos, la tecnología también juega un papel importante para corregir el sesgo diagnóstico que afecta a la mujer. Con este objetivo, la inversión en unidades de cardiotomografía computarizada (CTC), cardiorresonancia magnética (CRM) y herramientas bioinformáticas realizada por el grupo biomédico en el último año, que asciende a cinco millones de euros, ha tenido en cuenta el distinto perfil de los pacientes. Esta inversión se ha llevado a cabo en la Clínica Biomédica Ascires Campanar (Valencia) —el centro de Diagnóstico por Imagen con mayor potencia tecnológica de España—, y refuerza el avanzado equipamiento diagnóstico de la red de la compañía.

La doctora Alicia Maceira, especialista en Cardiología de Ascires Grupo Biomédico.
La doctora Alicia Maceira, especialista en Cardiología de Ascires Grupo Biomédico.

"Las técnicas de Imagen pueden detectar un patrón correspondiente a una cardiopatía concreta en un varón, pero en la mujer este patrón puede ser diferente y más difícil de detectar. El estudio específico de la imagen cardiovascular, con el último 'software' de análisis, nos permite tener una fotografía más nítida y un diagnóstico más preciso", destaca la doctora Maceira. Precisamente por esta razón, la red de clínicas ha incorporado la tecnología necesaria para realizar toda la gama de pruebas de diagnóstico no invasivo, que incluyen dos unidades de cardiorresonancia magnética de alto campo (de 3 y 1,5 Teslas) y una unidad de cardiotomografía computarizada (CTC) de última generación, que emplea una dosis de radiación ultra baja y es capaz de realizar un estudio completo del corazón en un único latido.

"En una sola exploración este equipamiento puede proporcionar toda la información para el diagnóstico y seguimiento de la cardiopatía isquémica, una enfermedad que puede transcurrir de forma asintomática hasta fases muy avanzadas. Asimismo, entre las aplicaciones de la CTC figura la medición del calcio coronario, que personaliza el riesgo individual de cada paciente de sufrir una enfermedad cardiovascular, y otras aplicaciones totalmente nuevas, como la perfusión dinámica cuantitativa, la valoración funcional de las estenosis coronarias, la detección de necrosis y la cuantificación de grasa epicárdica", apunta la cardióloga. Además, añade que "la precisión y agilidad de estas técnicas se ve potenciada con herramientas de bioingeniería e Inteligencia Artificial".

Primer laboratorio de CRM

Otra de las fortalezas para orientar el abordaje clínico en las cardiopatías en mujeres es la Unidad de Cardiología de Ascires, que cuenta con cardiólogos, técnicos sanitarios, bioingenieros y médicos genetistas. El carácter multidisciplinar del equipo, junto a la experiencia y tecnología utilizada, les ha valido para conseguir ser el primer centro español acreditado por la Sociedad Europea de Cardiología como laboratorio de cardiorresonancia magnética (CRM) en tres ámbitos: CRM general, CRM de estrés y CRM de cardiopatías congénitas. También cuentan con cardiólogos con certificaciones personales de la SEC tanto en CRM como en CTC y ecocardiografía.

Además, para las enfermedades cardiovasculares de base hereditaria, disponen de un laboratorio de Genética (Ascires Sistemas Genómicos) con diversas pruebas personalizadas vinculadas al riesgo cardiovascular y herramientas de diagnóstico de mutaciones de patologías hereditarias.

Alma, Corazón, Vida