La relación entre el vocabulario que usamos y nuestra salud mental y física
  1. Alma, Corazón, Vida
MÁS PALABRAS NEGATIVAS, PEOR BIENESTAR

La relación entre el vocabulario que usamos y nuestra salud mental y física

Un vocabulario lleno de emociones negativas se correlaciona con más angustia psicológica y peor salud física

Foto: Imagen de Lorenzo Cafaro en Pixabay.
Imagen de Lorenzo Cafaro en Pixabay.

El vocabulario que se utiliza para describir las propias emociones es un indicador de la salud mental y física y del bienestar general, según un análisis dirigido por la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

La investigación, publicada en la revista científica 'Nature Communications'’, señala que un vocabulario lleno de emociones negativas se correlaciona con más angustia psicológica y peor salud física, mientras que un vocabulario de emociones positivas se correlaciona con mejor bienestar y salud física.

Foto: Podemos "oir" los gestos de alguien que nos llama por teléfono. (Pexels)

"Nuestro lenguaje parece indicar nuestra experiencia con los estados emocionales con los que nos sentimos más cómodos", Vera Vine, doctora en Filosofía y perteneciente al departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pittsburgh.

Predictor de la salud mental

"Parece que hay una congruencia entre la cantidad de formas diferentes en que podemos nombrar un sentimiento y la frecuencia y probabilidad de que lo experimentemos", añade.

"Parece que hay una congruencia entre la cantidad de formas diferentes en que podemos nombrar un sentimiento y la frecuencia y probabilidad de que lo experimentemos"

Vine y su equipo analizaron blogs públicos escritos por más de 35.000 individuos y ensayos de 1.567 estudiantes universitarios que reportaron sus estados de ánimo periódicamente durante el experimento.

En general, las personas que usaron una mayor variedad de palabras de emociones negativas tendieron a mostrar marcadores lingüísticos asociados con un menor bienestar, como referencias a la enfermedad y a estar solo, e informaron de una mayor depresión y neuroticismo, así como de una peor salud física.

Chica escribiendo. Foto: Pixabay
Chica escribiendo. Foto: Pixabay

Por el contrario, las personas que utilizaban una variedad de palabras de emociones positivas tendían a mostrar marcadores lingüísticos de bienestar, como referencias a actividades de ocio, logros y a formar parte de un grupo, y comunicaban mayores tasas de extraversión, afabilidad, salud general y menores tasas de depresión y neuroticismo.

Estos hallazgos sugieren que el vocabulario de un individuo puede responder a experiencias emocionales, pero no confirma si los vocabularios emocionales fueron útiles o perjudiciales para provocar experiencias emocionales.

Usas más la palabra, más la sufres

Vine y sus colegas también descubrieron que los estudiantes que usaban más palabras para la tristeza se ponían más tristes en el curso del experimento; las personas que usaban más palabras para el miedo se preocupaban más; y las personas que usaban más palabras para la ira se enfadaban más.

El vocabulario de un individuo puede responder a experiencias emocionales

"Es probable que las personas que han tenido más experiencias vitales perturbadoras hayan desarrollado vocabularios más ricos en emociones negativas para describir los mundos que les rodean", explica a Neuroscience News James W. Pennebaker, profesor de psicología de la Universidad de Texas en Austin y también autor del estudio.

"En la vida cotidiana, estas mismas personas pueden etiquetar más fácilmente los sentimientos matizados como negativos, lo que puede afectar en última instancia a sus estados de ánimo", concluye

Salud mental Medicina Lenguaje Escritura creativa
El redactor recomienda