Desnudarse y otras peculiares maneras de huir del ataque de un oso polar
  1. Alma, Corazón, Vida
HAY QUE APROVECHAR SU CURIOSIDAD

Desnudarse y otras peculiares maneras de huir del ataque de un oso polar

La muerte de un turista holandés en Noruega a manos de un oso nos lleva a recordar fórmulas pasadas en las que diferentes personas consiguieron huir del ataque de este animal

placeholder Foto: Encontrarse con un oso polar no es lo mejor durante unas vacaciones (EFE EPA/Philip Davali)
Encontrarse con un oso polar no es lo mejor durante unas vacaciones (EFE EPA/Philip Davali)

Hace apenas unas semanas se hacía viral un vídeo en el que una familia norteamericana compartía su merienda con un oso que había decidido acompañarles durante un picnic campestre. Las imágenes parecían recordar al famoso oso Yogui por lo afable de este animal pero, desgraciadamente, los osos no siempre son tan cercanos y sociables.

Lo descubría un ciudadano holandés de 38 años que se había ido de vacaciones a las remotas Islas Svalbard, en Noruega, y que ha muerto después de ser atacado por uno de estos gigantes animales. La pregunta que muchos se hacen ahora es: ¿cómo hay que actuar cuando un oso polar ataca? Y hay varias formas de tratar de escapar, como hemos visto en los últimos tiempos.

El primero es por medio de un repelente para osos. La periodista Paula Froelich explica en el New York Post una visita a Groenlandia, donde los expertos locales le recomendaron llevar un spray para hacer frente a estos animales. Eso sí, en el caso de que un oso se plante ante nosotros hay que rociarlo desde cerca y con el viento en contra, ya que de lo contrario no surtirá efecto.

Cómo escapar desnudo de un oso

El segundo método para escapar de un oso polar es por medio de un arma de fuego. Sí, a nadie le gusta matar a un animal, pero Froelich relata cómo en esa misma visita tuvieron que abatir a un oso que se había acercado a una ciudad en busca de comida para proteger la vida de unos niños cuando iban al colegio.

Los osos son animales muy curiosos que se detendrán a olfatear o, incluso, jugar con la ropa si te desnudas lentamente mientras huyes

Pero, sin duda, la forma más hilarante de escapar del ataque de un oso polar es la tercera. Se sabe que estos plantígrados son más rápidos que los humanos, por lo que no hay manera de huir de ellos a la carrera. Sin embargo, se distraen fácilmente, por lo que Sarah Woodall, directora de destinos turísticos de Groenlandia, recomienda aprovechar su curiosidad.

Para conseguirlo, explica que "si te encuentras cara a cara con un oso, aléjate muy lentamente al principio, mientras te quitas la ropa despacio, una prenda cada vez". La curiosidad de los osos les llevará a detenerse y olfatear las prendas, incluso a jugar con ellas, por lo que es posible que se olviden del humano y que este pueda huir… aunque esté desnudo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Animales Groenlandia
El redactor recomienda