Una monja frena un 'simpa' de tres jóvenes en Sevilla y les da toda una lección
  1. Alma, Corazón, Vida
IBAN A MARCHARSE SIN PAGAR

Una monja frena un 'simpa' de tres jóvenes en Sevilla y les da toda una lección

La religiosa abordó a los jóvenes cuando estaban a punto de irse sin pagar de un restaurante porque no tenían dinero suficiente para pagar la comida

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Cuando tres jóvenes entraron en un bar cercano a la estación de Santa Justa de Sevilla no sabían que estaban a punto de recibir una de las mayores lecciones de su vida. Era la hora de comer y, como muchas otras personas que pasan a diario por esta transitada zona de la capital hispalense, pidieron unas raciones para compartir.

Estuvieron en el local casi dos horas, disfrutando de la comida relajadamente, y después pidieron al camarero la cuenta. Ese fue el momento en el que comenzaron sus problemas: no habían calculado bien y no tenían suficiente dinero entre los tres para pagar el almuerzo que acababan de comerse.

Foto: Un globo de Ronald McDonald en un desfile de Estados Unidos. (Reuters)

Tal y como ha explicado uno de los protagonistas a Cope, la situación era la siguiente: uno de ellos tenía el dinero justo para pagar su parte, otro no llevaba nada porque el tercero se había comprometido a invitarle; y éste, que iba a pagar la comida de dos de los comensales, tenía dinero, pero no le alcanzaba para tanto. ¿Qué hacer?

¿Hacer un 'simpa'?

Lo primero que se les pasó por la cabeza fue la típica broma de lavar los platos del bar. Pero, después, uno de ellos planteó la posibilidad de irse a la carrera y sin pagar, lo que coloquialmente se conoce como 'hacer un simpa'. Solo tenían que esperar el momento en el que los camareros estuvieran distraídos para salir de estampida.

Muchos viajeros comen en los bares que hay alrededor de Santa Justa (Reuters/Marcelo del Pozo)
Muchos viajeros comen en los bares que hay alrededor de Santa Justa (Reuters/Marcelo del Pozo)

Cuando ya lo tenían todo preparado, apareció en escena una mujer que había estado en la mesa de al lado todo el tiempo y que se había enterado de todos sus planes: "¿Os parece bonito lo que queréis hacer? ¿Sois conscientes de que si os vais sin pagar son los camareros los que tienen que pagar vuestra gracia?" Los tres jóvenes no supieron dónde meterse.

Sin embargo, aquella mujer no avisó a los camareros de lo que estaba pasando, sino que preguntó a los jóvenes cuando les faltaba para pagar y se ofreció a poner la diferencia. Aunque rechazaron la ayuda en un primer momento, no les quedó otra salida que aceptar y, finalmente, pagaron la cuenta entre todos y se marcharon del bar dando las gracias a aquella desconocida.

Los jóvenes no tuvieron más remedio que aceptar el ofrecimiento de la desconocida para poder pagar la cuenta

Lo que no sabían es que esa mujer era una monja, una religiosa Teresiana de nombre Mari Carmen. Gracias a ella pudieron hacer frente a la cuenta y marcharse dignamente del bar: una lección que estos tres jóvenes tardarán en olvidar.

Sevilla Los mejores bares de Sevilla Bares
El redactor recomienda