Cómo empezar a perder peso de forma rápida después del verano
  1. Alma, Corazón, Vida
CUÍDATE MUCHO

Cómo empezar a perder peso de forma rápida después del verano

Ha llegado septiembre y con él los nuevos retos y aspiraciones. Consigue adelgazar con estos trucos que te harán empezar a ver resultados en muy poco tiempo

Foto: Cómo empezar a perder peso de forma rápida después del verano
Cómo empezar a perder peso de forma rápida después del verano

Lo sabemos, perder peso no es tarea sencilla. Puede parecer fácil al principio, pero la realidad es que conlleva cambios en tu alimentación y una rutina de ejercicio más o menos exigente (dependiendo de los objetivos que te propongas) que hay que mantener a largo plazo para que de verdad veas resultados. Existen infinidad de dietas milagros, pero a la hora de la verdad si no tienes fuerza de voluntad, poco puedes hacer.

Por ello, lo más importante es adoptar una actitud firme y evitar las tentaciones que te hagan retroceder. Una vez que ya has tomado la decisión, no puede haber marcha atrás. De ahí que sea importante empezar a notar cambios en el menor tiempo posible para que mantengas la ilusión y no lo veas como un imposible. Por ello, hoy te proponemos seguir una serie de pasos, recogidos por la revista 'Eat This Not That' para empezar a ver resultados en el menor tiempo posible teniendo en cuenta que además es el final del verano, época de cambios y de retomar hábitos saludables.

Muchas veces, el hambre irracional que a simple vista no puedes resistir, se debe a un factor psicológico y no físico

Te llevará tiempo, paciencia, determinación y fuerza de voluntad, pero una vez te pongas en marcha, ya no habrá nada que te pare. De todos modos, si de verdad quieres perder peso de manera eficiente, lo mejor será que te pongas en manos de un profesional para que sea él quien te asesore, ya que cada persona es un mundo con sus particularidades.

Cambia el enfoque

La mayoría de las personas creen que adoptar una dieta y mantenerla en el tiempo es duro porque te supone lidiar con el hambre, una sensación completamente física. Sin embargo, en muchos casos la causa de que no logren suscribirse a uno de estos regímenes de adelgazamiento reside en las emociones o en el apartado mental. Muchos de los alimentos que se nos prohíben son consumidos en situaciones de estrés. Sin ir más lejos, la comida precocinada está llena de azúcares y químicos que hacen aumentar la hormona del estrés, el cortisol.

Foto: La dieta para adelgazar que combina la keto con el ayuno intermitente

Por ello, es importante que seas consciente de que muchas veces el hambre irracional que a simple vista no puedes resistir, se debe a un factor psicológico y no físico. De ahí la importancia de escapar de la tentación usando trucos que te calmen la ansiedad de una manera más sana. En este caso, el ejercicio físico es una de tus mejores opciones.

Restringe calorías

La clave para perder peso de manera rápida y efectiva reside en producir un déficit calórico en tu cuerpo, es decir, quemar más calorías de las que obtienes a través de la comida. Para ello, lo mejor será establecer un tope diario. Si no tienes mucha idea de cuál podría ser, lo mejor es que te dejes asesorar por un especialista. Seguramente él sea la persona más adecuada para asignarte una rutina de ejercicio físico específica junto con su dieta correspondiente.

Haz más ejercicio físico

No solo es necesario para adelgazar, sino también para llevar una vida saludable. El sedentarismo promueve el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en un futuro. Cuanto más sudes y te esfuerces, más rápido llegarás a la meta. Opta por realizar ejercicio físico al aire libre, no hace falta que corras una maratón diaria, a veces tan solo vale con caminar rápido. También puedes andar en bicicleta, una actividad muy propicia para realizar por estas fechas, ya que luego cuando llegue el otoño o el invierno y haga más frío te podrá dar más pereza.

Duerme bien

Conseguir adoptar un buen hábito del sueño es imprescindible de cara a ver bajar los números de la báscula de forma progresiva. Mientras estás dormido, tu cuerpo genera una hormona llamada leptina, la cual te ayuda a sentirte saciado y reduce el apetito. Además, la privación del sueño está relacionada con la obesidad, así que asegúrate de dormir en torno a seis y ocho horas por la noche para estar descansado.

Tómate un día de descanso

No solo es importante mantenerte firme en la dieta o el ejercicio físico, sino también mantener una buena actitud mental frente al reto. Para ello, es necesario que te tomes un día de descanso a la semana en el cual puedas comer aquello que más te gusta y hacer un buen plan con amigos en el que te puedas permitir pequeños pecados. De esta forma, cuando acabe este día y vuelvas a la rutina, estarás más mentalizado. Eso sí, con cuidado, no sea que por un día lo eches todo a perder y vuelvas al estilo de vida anterior.

Perder peso Ejercicio físico Adelgazamiento Estrés Obesidad Adelgazar
El redactor recomienda