Pide matrimonio a su novia en un vuelo transatlántico y recibe un regalo inesperado
  1. Alma, Corazón, Vida
LA TRIPULACIÓN LE AYUDÓ EN TODO

Pide matrimonio a su novia en un vuelo transatlántico y recibe un regalo inesperado

La pareja mantenía una relación a distancia y se pasaba horas cada semana en aviones, por lo que el novio decidió que un vuelo era el lugar más indicado para poner rodilla en tierra

placeholder Foto: Clay eligió un vuelo de Virgin para pedir matrimonio a su novia (Reuters/Louis Nastro)
Clay eligió un vuelo de Virgin para pedir matrimonio a su novia (Reuters/Louis Nastro)

Clay y Samantha son una pareja que vive en Australia, aunque se conoció en un viaje a la nieve hace 5 años, cuando ambos coincidieron esquiando en Japón. Entonces comenzaron una relación que aún dura hoy, pero que ha tenido que sobreponerse a la distancia: ella vive en Adelaida y él en Brisbane, dos ciudades separadas por 2.000 kilómetros.

Durante estos cinco años los viajes en avión han sido constantes y ambos reconocen entre bromas que algunos fines de semana han pasado más tiempo en aviones y terminales de aeropuertos que juntos. Sin embargo, el amor puede con todo y Clay decidió que era el momento de dar un paso adelante en su relación y pedir matrimonio a su novia.

Sin embargo, quería hacer algo especial y decidió que el lugar natural para llevar a cabo su proposición no podía ser otro que un avión. Por eso, aprovechó un viaje que ambos iban a realizar a Estados Unidos para asistir al 60 cumpleaños de la madre de él para pedir matrimonio a su pareja. Una proposición que ella nunca iba a olvidar.

Un regalo inesperado

Cuando Clay tuvo la idea contactó con Virgin, la compañía que iba a trasladarles a Estados Unidos y con la que suele volar en Australia. Les contó su plan y les pidió ayuda para llevar a cabo su propuesta. Pocos días después, recibía la respuesta de la aerolínea poniéndose a su disposición para todo aquello que necesitara de cara a facilitarle su petición de mano (puedes ver el vídeo aquí).

Virgin asegura que entre las peticiones de mano que se realizan en los aviones y en sus terminales hay una media de casi una por semana

El comandante que pilotaba el avión llamó a la pareja a un reservado del avión y ahí Clay puso rodilla en tierra y pidió a Samantha que se casara con él. Ella aceptó sin dudarlo y se fundieron en un emotivo abrazo en el que no faltaron las lágrimas. Después, la tripulación invitó a la pareja a una copa de champán para celebrar la feliz noticia, aunque no era la última sorpresa del día.

Aunque desde Virgin reconocen que una petición de mano es algo cada vez más habitual, el hecho de que Clay y Samantha sean clientes habituales y que él quisiera contar con ellos para su petición llevó a la compañía a ofrecerles un bonito detalle. Les han regalado los billetes pasar su luna de miel en Japón, el mismo lugar en el que se conocieron cinco años atrás. El final feliz a esta emotiva historia.

Australia Virgin Aeropuertos
El redactor recomienda