Mamparas, sombreros y otras curiosas medidas de la vuelta al cole en la pandemia
  1. Alma, Corazón, Vida
no hay rebelión en las aulas

Mamparas, sombreros y otras curiosas medidas de la vuelta al cole en la pandemia

Cada comunidad autónoma se encuentra inmersa en la vorágine que será el regreso a las aulas. Por suerte tenemos precedentes de otros países, aunque algunos son bastante raros

Foto: Fuente: YouTube.
Fuente: YouTube.

Es un hito en la historia reciente: la pandemia del coronavirus está haciendo peligrar la vuelta al colegio. Nadie parece ponerse de acuerdo en nuestro país, ni siquiera las comunidades autónomas, y menos aún padres y profesores. Mientras que algunos mencionan lo importante que es para los más pequeños no perderse las clases, otros apuntan que más importante es la salud. Hay bastante disparidad en los planes de regreso; En lugares como Madrid se instalarán cámaras para que los alumnos confinados puedan seguir las clases, además, según el plan de Isabel Díaz Ayuso el uso de la mascarilla será obligatorio para los mayores de 6 años, en Cataluña 'se hará un cribado absoluto' y en zonas como Extremadura o Castilla La Mancha se han establecido varios escenarios, por poner ejemplos.

La situación no tiene parangón, pues muchos apuntan que la apertura de colegios puede ser uno de los principales focos de infección por coronavirus. No sabemos por qué a los más pequeños no les afecta del mismo modo, aunque según los estudios todo podría estar en un mayor 'equilibrio' que mostrarían sus sistemas inmunitarios, más 'nuevos' que los de los adultos. Pese a ello, aunque la mayoría de los menores pasen la enfermedad de manera leve o asintomática, el peligro está en la propagación.

Sin ir más lejos, un ejemplo reciente es el que se produjo en Israel en el año 2000: se llevó a cabo una huelga y se cerraron los colegios públicos, por lo que los niños no pudieron acudir a clase. Todo esto coincidió con una epidemia de gripe estacional; Cuando, años después, se analizaron las cifras de cómo había afectado el virus en la población de descubrió que se había producido un frenazo en el aumento de casos en el país, puesto que los niños se habían mantenido en casa.

En Dinamarca se primó por la docencia al aire libre y se suprimieron las asignaturas en las que había que compartir material. No aumentaron los contagios

La clave, por tanto, está en hacer malabares para conseguir que los niños vayan al colegio sin que eso signifique aumentar la curva de contagios de una manera insostenible. Cada país analiza en estos momentos las formas más certeras para poder seguir haciendo frente al virus. En este caso, te mostramos las medidas más peculiares que por el momento se han patentado, en esta situación excepcional.

Sombreros y desinfecciones

Tan lejos pero tan cerca. En mayo, los niños del país donde comenzó el coronavirus tuvieron que volver a clase. En aquel momento, nos dejaron perplejos con algunas medidas que en la actualidad, sin embargo, no parecen tan malas ideas. Las desinfecciones antes de entrar en clase (y el control de temperatura) parecieron impactantes en un momento, pero se han convertido en la idea a emular si queremos frenar los contagios.

De desinfecciones no fue únicamente la cosa, en una escuela primaria de Hangzhou los chavales acudieron a clase con sombreros futou, que llevaban los funcionarios durante la dinastía Ming, lo que les permitía guardar las distancias de seguridad apropiadas.

Mamparas y examenes al aire libre

Aunque en Seúl se han tenido que volver a cerrar las escuelas debido a un nuevo incremento de casos de covid-19 (los alumnos de bachillerato, en cambio, tendrán que seguir acudiendo), en mayo también se reincorporaron con otras peculiares ideas para evitar los contagios. Tras realizar el ya conocido por todos saludo de Wuhan (o del codo), se sentaban en sus pupitres, alejados para cumplir las medidas de seguridad, y cubiertos con mamparas transparentes. Por supuesto, en todo momento debían llevar la mascarilla puesta.

placeholder EFE
EFE

Los exámenes, que también han producido durante los últimos meses cierto dolor de cabeza (recordemos Selectividad) se decidieron realizar al aire libre. En la fotografía se muestra una prueba realizada en abril de solicitantes de una licencia de venta de seguros, examinándose mientras guardan la distancia requerida. En un primer momento el examen decidió posponerse, pero finalmente fue celebrado en el campo de atletismo del campus de Gyeonggi College, en Seúl.

Cómo se consigue una vuelta segura

Nuestros vecinos europeos también se han preparado, en mayor o menor medida, para esta vuelta. En junio, los colegios franceses comenzaron una desescalada que, cuando comience septiembre, será mucho más flexible. En ese momento se proporcionaba gel a la entrada de las escuelas, se desinfectaban las clases, había turnos para ir a clase y en el recreo (uno de los mayores quebraderos de cabeza) no se permitía el contacto físico. Los colegios alemanes se atrevieron a principios de este mes y dos tuvieron que cerrar debido a los rebrotes. En Dinamarca, donde volvieron en mayo, no aumentaron sin embargo los contagios: se primó por la docencia al aire libre, se suprimieron las asignaturas en las que había que compartir material o se obligó a que los niños se lavaran las manos cada dos horas.

Foto: Aula vacía (iStock)

¿Se trata de una lotería? Como señaló la OMS recientemente: la vuelta al cole será segura si no hay transmisión comunitaria. Como en cualquier otro espacio cerrado, la prevención será lo más importante, lo que significa que deberían ser obligatorios los lavados de manos, las mascarillas, la distancia de seguridad (incluso en los recreos) y quizá las limitaciones por número de alumnos, a falta de una vacuna. La pregunta es, ¿podrán los niños y jóvenes del país respetar y cumplir todas las medidas?

Pandemia Coronavirus
El redactor recomienda