¿Cómo está afectando a la amistad la pandemia de coronavirus?
  1. Alma, Corazón, Vida
ECHAMOS DE MENOS EL CONTACTO FÍSICO

¿Cómo está afectando a la amistad la pandemia de coronavirus?

Hemos sustituido el contacto físico y las relaciones sociales por pantallas y eso nos genera soledad

Foto: ¿Cómo está afectando a la amistad la pandemia de coronavirus?
¿Cómo está afectando a la amistad la pandemia de coronavirus?

La cuarentena y la falta de contacto con personas pueden afectar de manera importante a nuestro círculo de amistad, según explica el psicólogo evolutivo Robin Dunbar, de la Universidad de Oxford y uno de los más reconocidos en el Reino Unido.

"Las amistades pueden deteriorarse muy rápidamente si no se invierte en ellas", afirma Dunbar, que sostiene que el confinamiento y las medidas de distanciamiento social, aunque sean de corta duración, podrían tener algunos efectos a largo plazo en algunas de nuestras amistades.

Foto: Las tres señales que delatan que una amistad se ha terminado

Esto, como analiza en un artículo publicado en la revista científica 'Proceedings of the Royal Society A', tiene un origen evolutivo. Las raíces de nuestras amistades, señala, se encuentran en la vida social de los primates no humanos. Para muchos de esos primates, los fuertes lazos sociales, al ser parte de un "grupo estable", significaban protección contra los depredadores y los enemigos.

La amistad hay que cuidarla

Así, muchos humanos en la actualidad atesoramos a nuestros amigos más cercanos como si nuestras vidas dependieran de ellos, algo parecido a lo que hacían nuestros lejanos antepasados.

"El mayor factor que afecta a la salud, el bienestar, la felicidad e, incluso, a la capacidad de sobrevivir a una cirugía o una enfermedad, es el número de amistades de alta calidad que tienes"

Tanto en monos como en humanos, las investigaciones demuestran que la calidad de una relación, que puede medirse por la probabilidad de que un amigo (mono o humano) dé un paso adelante y te defienda, depende directamente del tiempo invertido en ella.

"Tenemos que ver a la gente sorprendentemente a menudo para mantener una amistad", señala a BBC Dunbar. Eso provoca que, a causa del tiempo y capacidad cognitiva que esto supone, sólo podamos mantener un número limitado de conexiones sociales.

Brindis, cerveza, amigos. (Elevate para Unsplash)

Según el académico, con el confinamiento, se perderán algunas amistades con las que no hemos tenido contacto, aunque pueden surgir nuevas: vecinos, por ejemplo.

No obstante, el peligro está en las personas mayores y en su salud. "Cuando somos mayores, generalmente nos resulta más difícil hacer nuevos amigos", afirma. "Y el mayor factor que afecta a la salud, el bienestar, la felicidad, e, incluso, a la capacidad de sobrevivir a una cirugía o una enfermedad, es el número de amistades de alta calidad que tienes".

El ser humano necesita contacto

Jenny Groarke, de la Universidad de Queen (Irlanda del Norte), ha estado estudiando la soledad durante la pandemia y valora lo importante que es la comunicación online, aunque "la gente está menos satisfecha con la calidad de esta forma de relación que con el contacto cara a cara, algo que se asocia con una mayor sensación de soledad".

Reir, cantar, bailar y comer y beber junto a otros también son actividades que liberan endorfinas y juegan un papel clave en el mantenimiento de nuestros lazos sociales

Esto concuerda con los hallazgos de la investigación de Dunbar sobre el comportamiento social. Según él, no hay alternativa para los encuentros cercanos y cara a cara, pues el ser humano necesita contacto.

Foto: Ocho trucos para hacer amigos y mantenerlos cuando te haces mayor

La gente considera "extraño" y "anormal" pasar tanto tiempo sin tocar a la gente y, volviendo la vista a nuestros parientes primates, para ellos el contacto físico no es solo normal, sino socialmente vital.

Tanto en ellos como en nosotros refuerza los lazos sociales y provoca que el cerebro libere sustancias químicas, llamadas endorfinas, que alivian el dolor y aumentan el placer. Ahora, el sustituto es una pantalla.

Florentino abraza a Zidane tras cosechar el campeonato de Liga. (Cordon Press)

"Hacemos contacto físico todo el tiempo", afirma Dunbar. "Hay reglas naturales estrictas sobre a quién podemos tocar, pero con los amigos cercanos y la familia, nos damos palmadas en la espalda, nos abrazamos, nos tocamos los hombros…"

Afortunadamente para los humanos, hay otras actividades sociales que también activan los centros de placer del cerebro, muchas de las cuales se pueden hacer a distancia social u online.

Recuperar lo perdido

Reir, cantar, bailar y comer y beber junto a otros son actividades que también liberan endorfinas y juegan un papel clave en el mantenimiento de nuestros importantes lazos sociales.

Según Dunbar, para la mayoría de nosotros este tiempo de distancia social será una triste pero temporal frustración. Eso sí, advierte, tendremos que dedicar tiempo a reparar las relaciones perdidas.

Social Primates Pandemia Coronavirus Amistad Relaciones personales
El redactor recomienda