La actividad social hace que durmamos mejor (pero cuidado con la frecuencia)
  1. Alma, Corazón, Vida
ESTUDIO SOBRE SOMNOLENCIA Y ACTIVIDAD DIARIA

La actividad social hace que durmamos mejor (pero cuidado con la frecuencia)

Los niveles más altos de somnolencia estaban relacionados con una reducción del número de actividades sociales y de la cantidad de tiempo que se dedicaba a las mismas

placeholder Foto: Mucha actividad social a altas horas de la noche se asocia con una disminución del sueño. Foto: Pixabay
Mucha actividad social a altas horas de la noche se asocia con una disminución del sueño. Foto: Pixabay

¿Cómo afecta la somnolencia a nuestra actividad diaria? Investigadores suecos han estudiado este fenómeno y su conclusión es que niveles más altos de somnolencia podrían estar relacionados con una reducción del número y del tiempo que dedicamos a las actividades sociales.

La somnolencia afecta al rendimiento cognitivo, la motivación y el comportamiento. Cada vez más personas sufren trastornos del sueño, pero los efectos de la somnolencia en la actividad social, que desempeña un papel importante en la salud y el bienestar general de la persona, no han sido demasiado estudiados.

Foto: Dispositivo de incubación dirigida de los sueños. Foto: MIT

Ante ello, investigadores de la Universidad de Estocolmo y del Karolinska Institutet, ambos en Suecia, estudiaron a 641 adultos que registraron lo que hacían cada treinta minutos, estimaron su nivel de somnolencia cada tres horas y rellenaron un diario de sueño cada mañana durante tres semanas.

Más horas y mejor sueño

Los resultados, que ahora se han publicado en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Science', muestran una clara asociación entre la somnolencia y la actividad social.

La actividad social nos cansa, al igual que la actividad física, aumenta nuestra necesidad de dormir y nos hace dormir más tiempo

Los niveles más altos de somnolencia estaban relacionados con una reducción del número de actividades sociales y de la cantidad de tiempo que se dedicaba a las mismas. Al mismo tiempo, los efectos más significativos se observaron en los días de descanso y durante las noches.

El estudio muestra que la actividad social por la tarde está relacionada con el aumento de las ganas de dormir tras el mismo, así como a una mayor duración del sueño esa noche.

placeholder
Un grupo de personas se divierte en una discoteca. (iStock)

No obstante, la investigación señala que un mayor nivel de actividad social por la noche se relaciona con una menor somnolencia y una menor duración del sueño (unos 20 a 30 minutos menos).

Así, según uno de los autores principales del estudio, John Axelsson, profesor de Psicología de la Universidad de Estocolmo y profesor asociado del Karolinska Institutet, los resultados muestran que la actividad social nos cansa, al igual que la actividad física, que aumenta nuestra necesidad de dormir y nos hace dormir más tiempo.

Cuanto más tarde, peor

Por otro lado, mucha actividad social a altas horas de la noche se asocia con una disminución del sueño. Esto último probablemente esté relacionado con los momentos en que damos prioridad a ciertos tipos de actividad social, como las salidas y las fiestas, sobre el sueño. También puede ser que ciertos tipos de actividad social a altas horas de la noche nos pongan nerviosos, y entonces hacen que tardemos más en dormirnos.

"Nuestro estudio abre la puerta a nuevas investigaciones sobre cómo factores como la luz del día, el café, los tratamientos de sueño y otros factores que reducen la somnolencia pueden ayudarnos a vivir más vidas sociales", explica Axelsson en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

Social Trastornos del sueño Sueño Dormir bien Café
El redactor recomienda