Esto es lo que haces mal en LinkedIn y te impide conseguir un nuevo empleo
  1. Alma, Corazón, Vida
6 errores que no debes cometer

Esto es lo que haces mal en LinkedIn y te impide conseguir un nuevo empleo

Contar con un perfil óptimo, mimado y activo en esta red social puede ser clave para encontrar un nuevo empleo

Foto: Los seis errores que debes evitar cometer en LinkedIn. (iStock)
Los seis errores que debes evitar cometer en LinkedIn. (iStock)

LinkedIn se ha vuelto esencial a la hora de buscar empleo. Contar con un perfil óptimo, mimado y activo en esta red social puede ser, en algunos sectores, clave para encontrar un nuevo empleo aun con una pandemia en marcha. Pues, tal y como explica el CEO de la compañía experta en gestión de Recursos Humanos y reclutamiento, Korn Ferry, Gary Burnison a la CNBC, pese a que la búsqueda de trabajo ha cambiado considerablemente en los últimos años, LinkedIn sigue siendo uno de los principales espacios a los que acuden quienes buscan contratar para dar con candidatos óptimos.

Pero no solo vale con tener un perfil creado en esta cuenta en el que se encuentren los datos de contacto. Burnison, quien cuenta con más de 20 años de experiencia en el ámbito de la contratación, asegura que al igual que un currículo presentado en papel, la cuenta de LinkedIn debe estar presentada con mimo evitando siempre cometer estos seis errores que él mismo ha catalogado como graves:

Foto: Un empleador da la mano a un aspirante después de una entrevista de trabajo. (iStock)

1. No incluir foto de perfil

Para el experto tener un perfil sin foto de perfil es poco más que no existir en esta red social. "La ausencia de una foto en LinkedIn puede interpretarse como que se está demasiado ocupado para tomárselo enserio", explica Burnison. Él recomienda utilizar una foto reciente que transmita una imágen de confianza. Además, para dar más valor a la cuenta, aconseja también poner una foto de fondo. "Los reclutadores buscan entre cientos de perfiles, y el uso de una buena imagen puede valer para que estos se detengan y digan, 'mira, esto parece interesante'", recalca.

2. Una descripción vaga o mediocre

La primera descripición que uno hace de sí mismo en LinkedIn es esencial, pues al aparecer justo debajo del nombre es una de las cosas que los reclutadores ven en primer lugar. Aquí, debe incluirse una breve explicación del tipo de trabajo que se está desarrollando en la actualidad o del cargo que se ocupa. ¿Qué opción de las dos es más efectiva? Según Burnison depende. Si el cargo que se ostenta tiene el peso suficiente por sí mismo como para resultar llamativo a los ojos de un posible empleador, lo mejor será incluirlo aquí. Sin embargo, si la compañía no es muy relevante en su sector o se prefiere trasmitir la idea de "cómo se hacen las cosas" en vez de "dónde se hacne" puedes optar por utilizar unas pocas palabras que te definan como profesional. Por ejemplo, puedes incluir una descripción similar a esta: "Ayudar a las personas y organizaciones a contar su hisotria y distinguirse en el mercado"; en vez de limitarte a escribir: "Profesional de las Relaciones Públicas".

3. Desaprovechar el apartado 'Extracto'

Burnison explica que, al igual que un emprendedor tiene que presentar su 'startup' para convencer a clientes, tú, como empleado, tienes que venderte a ti mismo en LinkedIn para conquistar a futuros jefes. Para ello el experto recomienda hacer un buen uso del apartado destinado por la 'app' a tal fin. ¿Pero cómo? Apunta estas claves:

  • Usa la primera persona: Quien visita un perfil de LinkedIn espera encontrar información personal, por lo que lo mejor es usar la primera persona para hablar de uno mismo. Eso de "Pablo es una persona con una larga trayectoria" o "Marta busca la excelencia" puede sonar raro y dificultar la conexión que el futuro empleador pretende encontrar.
  • Trasmite tu esencia: Usa este espacio para mostrar lo que eres y lo que puedes aportar a una compañía.
  • Ve más allá de los clichés: Dale una vuelta a lo que quieres decir y ve más allá de clichés como "jugador de equipo", "perfeccionista", o "buscador de excelencia".

4. No mostrar los logros

La sección de 'Experiencia' debe estar enfocada a mostrar los logros que has conseguido en tu su carrera y no como una mera cronología que enumere todos y cada uno de los empleadores que has tenido. Así, un buen perfil de LinkedIn muestra los éxitos que se han ido obteniendo en cada puesto de trabajo, cita mediante etiquetas al resto de miembros del equipo con los que se lograron, incluye palabras clave de su sector en las descripciones de sus trabajos y está actualizado, es decir, que contiene los últimos logros o lo más relevantes y cada vez que su gestor consigue alguno nuevo, elimina los que han quedado desfasados o demasiado antiguos.

5. No ser proactivo con las 'Recomendaciones'

Las recomendaciones son claves para los reclutadores. Por ello, es bueno dejar (y esperar recibir) recomendaciones sinceras que incluyan detalles que las doten de valor y que vayan más allá de generalidades como "es un buen compañero" o "trabaja bien en equipo".

6. Tener demasiada o poca actividad

Mantener un perfil activo es imprescindible, sin embargo, no hay que pasarse. Recomendar artículos, comentar enlaces o postear cosas a todoas horas, aunque sean de interés para tu sector, es contraproducente si lo que buscas es cambiar de empleo. Un reclutador, tal y como indica Burnison, puede interpretarlo como falta de interés en tu trabajo actual. "Solo usted puede determinar el nivel correcto de actividad", apunta.

Linkedin Recursos humanos
El redactor recomienda