Equipaje de mano en la era poscoronavirus: qué puedes llevar en la cabina del avión
  1. Alma, Corazón, Vida
viajar en tiempos de covid-19

Equipaje de mano en la era poscoronavirus: qué puedes llevar en la cabina del avión

Las aerolíneas han tenido que adaptarse a la nueva situación, provocada por la pandemia: la mayoría permite la facturación del equipaje de cabina sin coste adicional

placeholder Foto: Un hombre junto a su equipaje de mano espera en un aeropuerto. (Foto: Unsplash)
Un hombre junto a su equipaje de mano espera en un aeropuerto. (Foto: Unsplash)

El concepto de 'equipaje de mano' ha variado muchísimo a lo largo del tiempo, tanto en dimensiones como en contenido. La prohibición de introducir líquidos en la cabina de los aviones se remonta al año 2006, cuando, aún con el miedo de los atentados del 11-S en el aire, se descubrió a una serie de terroristas que pretendían fabricar explosivos mezclando diversos líquidos en un vuelo con escala en Estados Unidos: desde aquella normativa, solo se permite la entrada en la cabina con recipientes de menos de 100 mililitros (entre líquidos, geles o aerosoles) en una bolsa de plástico de un máximo de un litro de tamaño; aunque quedan exentos de esta medida productos como medicamentos o comida infantil, aunque hay que separarlo del resto.

En cuanto al contenido, hasta hace unos años el concepto de 'maleta de cabina' era básicamente común entre todas las compañías; no obstante, la irrupción de las 'low cost' ha ido empujando recientemente a modificar las normas en cuanto a qué se puede subir (gratis) en la cabina. Ryanair es de las más criticadas, aunque otras grandes (y no de bajo coste) como United Airlines también han establecido costes a lo que tiempo atrás era completamente gratuito. Ahora bien, la crisis del coronavirus ha dibujado un escenario completamente diferente, que puede venir para quedarse o ser solo algo transitorio. En cualquier caso, y aunque lo cierto es que viajar en avión en la situación actual no es algo tan común como lo era hace solo unos meses, las aerolíneas y los organismos de turismo están cambiando las reglas de juego, con el objetivo de mantener la seguridad sanitaria.

¿Es obligatorio facturar siempre?

No, no lo es, aunque sí es recomendable. Desde que se retomaron los vuelos a nivel interno (y también hacia y desde el exterior), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) han emitido ciertas directrices para garantizar la seguridad en los vuelos, y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha recomendado directamente limitar el equipaje de mano, con el objetivo de "facilitar los procesos dentro de los puntos de control", así como permitir un proceso de abordaje "más ordenado" y "limitar la cantidad de artículos a bordo que podrían estar contaminados o contribuir a la propagación del virus". Desde AENA sostienen que si bien no es obligatorio facturar este equipaje, es una recomendación para "reducir los movimientos en el avión", aunque cada compañía aérea ha decidido tomar sus propias medidas.

placeholder Se recomienda limitar el equipaje a bordo para minimizar el riesgo de contagio (iStock)
Se recomienda limitar el equipaje a bordo para minimizar el riesgo de contagio (iStock)

Iberia

Desde la aerolínea recomiendan facturar el equipaje de mano, un procedimiento que no supone ningún coste para el pasajero, y que éste suba al avión únicamente con el bolso personal o maletín. Este tipo de medidas "minimizan el contacto a bordo" y hacen los vuelos más cómodos, aunque recuerdan que "en ciertos países se ha prohibido el uso de los compartimentos superiores en el avión". En condiciones normales, los vuelos del Grupo Iberia —además de la propia Iberia, Iberia Express e Iberia Regional Air Nostrum— disponen de tres tipos de tarifas en función de las cuales se permite una maleta de cabina (de 10 ó 14 kilos, dependiendo de la tarifa) y un accesorio personal (maletín, bolso...), o todo eso más otra maleta de cabina.

placeholder Las dimensiones del equipaje que se puede llevar a bordo en Iberia no varían en función de la tarifa
Las dimensiones del equipaje que se puede llevar a bordo en Iberia no varían en función de la tarifa

No obstante, el tamaño es el mismo independientemente de la tarifa que se adquiera: el 'bulto personal' no puede exceder los 40x30x15 centímetros y debe poder guardarse en el hueco que hay debajo del asiento del avión; la maleta de cabina tampoco puede tener unas dimensiones superiores a los 56x40x25 centímetros, y su peso no puede exceder de los 14 kilos (los 10, en caso de la tarifa de Turista).

Air Europa

La aerolínea de Globalia tiene dos medidas diferentes de maletas que subir a bordo, en función del tipo de avión. Por norma general, el equipaje de mano en los aviones de Air Europa puede tener un máximo de diez kilos en una maleta con unas dimensiones no superiores a los 55x35x25 centímetros, o que la suma de las tres dimensiones no exceda de los 115 centímetros lineales. No obstante, en determinadas rutas —los vuelos entre islas y alguna ruta nacional—, debido al tamaño del avión los equipajes deben ser más pequeños: nunca excediendo los ocho kilos de peso, ni tampoco los 55x35x20 centímetros de tamaño, todo lo que sea superior a esto viajará en bodega como equipo facturado. A todo esto, los aviones de Air Europa permiten subir con un ordenador portátil o table, un bolso personal o un abrigo.

Sin maletas en cabina, los procesos de embarque y desembarque son más ágiles y el contacto, mínimo

Ahora bien, aún con el covid-19 planeando sobre nuestras cabezas, los de Hidalgo no se han quedado ajenos a las recomendaciones de las instituciones europeas e internacionales, tanto de salud como de aviación, y recomiendan que se facture el equipaje de mano, siempre de manera gratuita mientras se enmarque en las "medidas de seguridad como prevención" del coronavirus. De este modo, los procesos de embarque y desembarque serán más ágiles y seguros y se garantiza que haya un "mínimo contacto con objetos externos dentro del avión".

Ryanair

Quizás la aerolínea irlandesa de bajo coste es la que más ha variado sus condiciones en lo que a maletas permitidas en cabina se refiere, y también la que más críticas ha recibido. En noviembre de 2018 Ryanair implantó su política para cobrar por los equipajes que se subían en cabina; en España, la compañía perdió un juicio contra una pasajera a la que habían cobrado un suplemento por subir con dos bultos, y aunque Ryanair tuvo que devolverle los 20 euros que había pagado la viajera, aseguró que la sentencia no afectaría a su política de equipaje porque, en este caso, era algo concreto y "malinterpretado". Lo cierto es que no ha cambiado: Ryanair sigue cobrando un suplemento por subir la maleta en cabina, de entre seis y ocho euros en función del tipo de 'extra'.

placeholder Este es el único bulto que se puede subir de manera gratuita a un avión de Ryanair
Este es el único bulto que se puede subir de manera gratuita a un avión de Ryanair

En condiciones normales, lo único que se puede subir a la cabina de un avión de manera totalmente gratuita es una pequeña pieza de equipaje personal cuyas dimensiones aumentaron en noviembre de 2019: desde entonces se puede subir con un bulto que no exceda de 40x20x25 centímetros, y que pueda colocarse en el hueco que hay debajo de cada asiento del aparato. Si uno no ha adquirido los 'extras' para subir con más equipaje y aparece en la puerta de embarque con una maleta extra, puede recibir un cargo adicional por valor de 25 euros, lo mismo que le cobrará la compañía en el caso de que el 'pequeño bulto de mano' tenga unas dimensiones superiores a las establecidas.

easyJet

En este caso, aunque con diferencias en las dimensiones, ocurre lo mismo que con Ryanair: solo se puede subir a la cabina del avión con un bulto, de no más de 56x45x25 centímetros, incluyendo asas y ruedas. En algunas puertas de embarque comprueban el tamaño de las maletas, y en caso de que éstas tengan un tamaño superior, el pasajero puede ser 'sancionado' con un cargo adicional. Si cumplen con esta normativa, podrá colocarse el equipaje en el compartimento superior del avión, o debajo del asiento delantero en caso de que cupiera. Para llevar dos bultos habrá que pagar otra tarifa diferente, la Flexi, que permite además de la maleta portar una pieza adicional de un tamaño máximo de 45x36x20 centímetros, que deberá ir colocada bajo el asiento delantero.

Eso sí, en el caso de easyJet no hay tanto interés por bajar los equipajes a la cabina. En su paquete de medidas de seguridad indican que cada pasajero se hará cargo de "guardar su propio equipaje de mano" así como de cerrar los compartimentos superiores. "Puede resultar complicado si llevas bolsas muy grandes, por lo que te recomendamos que las dejes en bodega", indican. Ahora, para 'desprenderse' de las maletas y bajarlas a bodega —la opción de 'Hands free' ('Manos libres')— habrá que aportar una "pequeña" tarifa adicional.

Norwegian

Después de haberlo hecho previamente Ryanair, en enero de 2020 Norwegian decidió seguir los pasos de la irlandesa y modificó sus tarifas para empezar a cobrar por subir el equipaje de mano en la cabina del avión. Así pues, desde el 23 de enero de 2020 —y para todos los billetes comprados después de esa fecha—, solo se puede viajar con un bulto que quepa debajo del asiento delantero en el caso de adquirir la tarifa más económica; para poder llevar algo más habrá siempre que comprar algún 'extra' u optar por las tarifas superiores. En el caso de la tarifa más barata, estará permitido únicamente subir con un bulto de dimensiones no superiores a los 30x20x38 centímetros, y un peso inferior a los 10 kilos (ocho en el caso de los vuelos a Dubái), aunque sí permiten entrar con una bolsa de productos adquiridos en el aeropuerto.

placeholder Dimensiones máximas de los equipajes que se pueden subir a la cabina de un avión de Norwegian
Dimensiones máximas de los equipajes que se pueden subir a la cabina de un avión de Norwegian

Para poder subir también la maleta de mano habrá que comprar un billete superior, en cuyo caso se podrá subir otro bulto adicional, de 55x40x23 centímetros, contando asas y ruedas. Eso sí, en este caso el peso tampoco puede ser superior a los 10 kilos combinando ambos bultos. Siguiendo las recomendaciones de los organismos europeos, Norwegian insiste en minimizar el equipaje a bordo, optando por llevar únicamente un bulto que se pueda colocar debajo del asiento delantero y limitar el uso de los compartimentos superiores, de manera que se reduzca "la cantidad de superficie del avión con la que se entra en contacto". Eso sí, también añaden que, en caso de contar con un billete que permitiera la subida de dos bultos en condiciones normales, se puede llevar el equipaje que iría en ese compartimento superior al servicio de entrega o al mostrador de facturación de la compañía antes de proceder al abordaje.

Vueling

En condiciones normales, es decir, en tiempos previos a la pandemia, en los aviones operados por Vueling se podía subir a bordo, mínimo, con una maleta de mano de 55x40x20 centímetros de no más de 10 kilos de peso, un bolso de mano o maletín más pequeño (nunca superior a 35x20x20 centímetros) y una bolsa adicional con compras realizadas en el aeropuerto —aunque estos dos últimos deben caber debajo del asiento delantero—. Ahora bien, mientras las medidas de seguridad se vean reforzadas para minimizar el riesgo de contagio de covid-19 en aviones y aeropuertos, todos los pasajeros que no dispongan de un vuelo de conexión o del servicio de Embarque Prioritario (es decir, grupos de embarque 2 y 3), deberán depositar el equipaje de mano en el mostrador de facturación para que éste sea trasladado desde la bodega: eso sí, la maleta debe tener el mismo tamaño que si fuera en la cabina. Este 'movimiento' no tiene coste para el pasajero.

Viajar en avión Viajar Aerolíneas
El redactor recomienda