Cada cuánto tiempo puedes comerte un helado
  1. Alma, Corazón, Vida
un placer prohibido

Cada cuánto tiempo puedes comerte un helado

En esta época del año es difícil resistir a la tentación de tomarse uno, por lo menos de vez en cuando. ¿Qué dicen los nutricionistas al respecto?

Foto: Cada cuánto tiempo puedes comerte un helado
Cada cuánto tiempo puedes comerte un helado

Sin duda, uno de los mayores placeres del verano es poder tomarse un helado fresco mientras el sol te acaricia con sus rayos. Es el postre favorito de los niños, que siempre tienen que tomarlo con cierta mesura, y muchos adultos también lo eligen cuando llega el momento de tomar algo dulce. Incluso se recomienda a pacientes que acaban de ser operados de anginas, pero, ¿cada cuánto tiempo podemos tomarnos un helado?

Es poco probable que alguien quiera vivir a base de ellos, pero si quizá eres una persona golosa te encuentres en estas fechas comiéndote uno después de comer, eligiéndolo como merienda tan solo unas horas después e incluso puede que caiga uno por la noche después de una cena ligera y un paseo. No es un secreto si decimos que se trata de uno de los alimentos menos saludables para la humanidad, por sus grandes cantidades de azúcar, grasas y calorías, incluso en las opciones más 'light'. Como elemento positivo podemos decir que aportan fósforo y calcio, lo que ayuda a nuestros huesos, pero hay muchos alimentos que también lo hacen y en mayor cantidad.

Los helados están relacionados con multitud de problemas de salud que van desde la diabetes a las enfermedades cardíacas, caries o incluso cáncer

Por tanto, pocos dietistas establecerán una dieta a base de helados, pese a lo ricos que están. Sin embargo, en esta época del año es difícil resistir a la tentación de tomarse uno, por lo menos de vez en cuando. ¿Qué dicen los nutricionistas al respecto? ¿Cada cuánto tiempo podemos comernos un helado? La doctora Danna Hunes lo explica en 'Melmagazine': "Nunca". Es una mala noticia para los golosos, sin duda.

El motivo, como ella explica, es que los helados están relacionados con multitud de problemas de salud que van desde la diabetes a las enfermedades cardíacas, caries o incluso cáncer. Además, es un alimento muy alto en carbohidratos, y comer muchos carbohidratos refinados provoca una acumulación de grasa abdominal. El problema principal es el alto contenido que tienen en grasa en leche, por lo que ella apunta que hay una opción que quizá puede convencerte si pese a todo quieres seguir tomándolos: "Las alternativas con soja o leche de coco son una buena idea", apunta.

Si no quieres pasarte pero tampoco erradicarlos para siempre de tu vida, puedes tomar una alternativa que sea baja en grasa en leche

Pero no lo veamos todo negro, los artesanales son también más sanos, y tienen algunas cualidades positivas: tienen un alto contenido en agua, por lo que refrescan la garganta y la boca, entre otras, y además durante su ingesta liberamos dopamina y serotonina. Además, un estudio realizado hace unos años por la Universidad Complutense de Madrid concluyó que tomar tres helados a la semana puede ser suficiente para mejorar una dieta inadecuada en niños de 8 a 12 años. Teniendo en cuenta las recomendaciones nutricionales al respecto, pero también su exquisito sabor, si no quieres pasarte pero tampoco erradicarlos para siempre de tu vida, puedes tomar la alternativa de consumirlos de forma muy ocasional y tratando de buscar opciones, como los bajos en grasa en leche, que sean algo más saludables.

Helados
El redactor recomienda