Unos niños jugando en un museo rompen el castillo de vidrio más grande del mundo
  1. Alma, Corazón, Vida
ESTÁ VALORADO EN 60.000 EUROS

Unos niños jugando en un museo rompen el castillo de vidrio más grande del mundo

Es una reproducción del Castillo de la Cenicienta: tiene 30.000 piezas hechas a mano y es obra del artista español Miguel Arribas

Foto: La obra de Miguel Arribas es una de las más visitadas del Museo del Vidrio de Shanghái (Foto: shmog.org)
La obra de Miguel Arribas es una de las más visitadas del Museo del Vidrio de Shanghái (Foto: shmog.org)

Una visita en familia al Museo del Vidrio de Shanghái ha terminado como el rosario de la Aurora por culpa de un grupo de niños. Mientras los mayores disfrutaban de las creaciones de grandes artistas del vidrio de todo el mundo, los pequeños comenzaron a jugar y cruzaron una barrera que protegía una de las piezas más delicadas del museo.

Se trata del Castillo Fantástico, una obra del escultor y soplador de vidrio español Miguel Arribas, que está basada en el emblemático castillo de la Cenicienta de Disney. Los niños tropezaron y terminaron rompiendo la obra, valorada en 65.000 dólares, unos 60.000 euros al cambio, aproximadamente.

La obra había sido regalada al museo en 2016 con motivo de su quinto aniversario y era una auténtica obra de arte: estaba compuesta de 30.000 piezas diferentes hechas a mano y ensambladas con precisión de cirujano. Pesaba más de 60 kilos y, como decoración de las torres, las agujas estaban bañadas en oro de 24 kilates.

Los padres pagarán los daños

Los hechos sucedieron el pasado mes de mayo, aunque ha sido ahora cuando han trascendido. En este tiempo, los responsables del museo se pusieron en contacto con Miguel Arribas para proceder a la reparación de la obra, pero las limitaciones a la movilidad provocadas por el coronavirus han impedido al artista español desplazarse hasta China.

La obra está compuesta por más de 30.000 piezas diferentes, todas fabricadas a mano, y está valorada en unos 60.000 euros

Lo que sí se conoce es que los padres de los niños han pedido disculpas públicamente al museo y se han ofrecido a pagar los gastos derivados de la reparación. Afectan, principalmente, a la aguja principal del castillo y a otras estructuras que se vieron dañadas cuando los menores impactaron con la vitrina en la que estaba colocada la obra.

Miguel Arribas tiene una empresa familiar, los Hermanos Arribas, que tienen tiendas en los distintos parques Disney de todo el mundo. Allí venden sus creaciones en vidrio templado y están considerados entre los mejores artistas del sector. Para poder hacer el castillo que luce en el Museo del Vidrio de Shanghái se emplearon más de 500 horas de trabajo.

Museo Niños Disney+ Padres Escultura Accidentes Shanghái
El redactor recomienda