Es noticia
¿Es posible que dos personas tengan el mismo sueño?
  1. Alma, Corazón, Vida
cruzando la frontera de la lógica

¿Es posible que dos personas tengan el mismo sueño?

¿Te ha sucedido alguna vez? ¿Qué explicación da la ciencia a que se comparta algo tan íntimo como es esa historia que teje el subconsciente cuando duermes?

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El mundo de los sueños es ese lugar en el que todo parece posible, un sitio onírico, fantástico y a veces completamente loco que da lugar a las situaciones más absurdas y terroríficas, y que tiene la cualidad de suceder exclusivamente en nuestra cabeza. Cuando despertamos, tenemos la constancia de que nos hemos contado a nosotros mismos un cuento del que puede sacarse quizá una enseñanza. Son una historia secreta que no tenemos que compartir con nadie si no queremos, pues solo suceden dentro de nosotros mismos, ¿o no?

¿Dos personas pueden tener un mismo sueño? Las investigaciones al respecto son pocas y no muy fructíferas. Según cuenta Patrick McNamara en 'Psychology Today', los casos más frecuentes suelen darse entre personas que comparten alguna clase de vínculo: terapeutas y pacientes, amantes o miembros de la familia (inclusive gemelos), menos casos documentados hay sobre extraños que hayan tenido un mismo sueño, pues, lógicamente, son más difíciles de documentar.

Los casos más frecuentes suelen darse entre personas que comparten alguna clase de vínculo: terapeutas y pacientes, amantes o gemelos

"Hay dos libros que pueden darnos un poco de información al respecto. Uno de ellos es 'Lector de sueños', de Anthony Shafton, que se publicó en 1995 y que habla justamente de los sueños compartidos entre pacientes y terapeutas. El que menciona los sueños compartidos entre desconocidos es 'Curiosidades de los sueños', de Frank Seafields", explica el doctor McNamara. "También se puede encontrar información parecida en foros de internet".

El doctor afirma que son historias tan anecdóticas que tampoco se puede sacar una conclusión certera, pero, insiste en que "en muchas ocasiones las personas que dicen haber compartido un sueño (aunque no se pongan de acuerdo en todos los detalles) suelen tener algún vínculo, lo que significa que tienen más probabilidades de compartir historias comunes que puedan verse reflejadas en sus sueños. "El hecho de que las personas que han vivido un suceso así aseguren que no habían hablado antes del sueño, sino que descubrieron por casualidad que habían tenido la misma fantasía onírica, por decirlo de algún modo, aporta credibilidad al asunto", explica.

Esto podría significar que las dos personas han pasado por estados cerebrales idénticos que produjeron el mismo contenido cognitivo

"Si aceptamos la premisa de que es cierto y dos personas pueden 'compartir' un sueño, ¿qué significa?", explica. "Si asumimos que los cerebros producen sueños, tenemos que pensar que los dos cerebros involucrados estaban en el estado cerebral apropiado para producir contenido idéntico en dos personas. Esto podría significar que las dos personas deben haber estado en estados cerebrales idénticos y que estos estados produjeron el mismo contenido cognitivo".

Sin embargo, no parece estar del todo convencido de esta teoría puesto que, como apunta, los cerebros (hasta los de los gemelos) son enormemente distintos. "Otra teoría aún más filosófica sería que los sueños no son meros productos de nuestros cerebros dormidos, sino que surgen fuera de nosotros y nos “pasan”. En cierto sentido son independientes de las mentes que los registran y expresan. Los sueños tal vez son productos del mundo cultural interpersonal y flotan en el morfoespacio cultural esperando aterrizar en la consciencia de un individuo", indica, aunque tampoco se muestra de acuerdo del todo con ello.

En definitiva, explica, los sueños compartidos son posibles y hay ejemplos de personas que demuestran haberlos vivido. No obstante, todavía no hay una explicación plausible de por qué suceden: "La ciencia no tiene dónde ponerlos dentro de su panorama mundial actual, pero esa es la mejor razón para investigarlos. Los fenómenos que desafían los paradigmas son los datos más importantes para la ciencia porque fuerzan cambios revolucionarios", señala McNamara. Quizá justamente eso sea lo que nos atrae y maravilla del mundo onírico, su misterio. Y tú, ¿alguna vez has vivido esa experiencia?

Sueño
El redactor recomienda