EL PASADO SIEMPRE VUELVE

Qué es el 'orbiting', la nueva tendencia que arrasa en las redes sociales

Es el hermano del 'ghosting' y es posible que lo hayas vivido durante esta cuarentena. ¿Has pensado a qué se debe que tu ex siga reaccionando a tus publicaciones en redes sociales?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En esta cuarentena, de repente las redes sociales se llenaron de fotos que mostraban las casas de nuestros contactos. La vida quedó reducida al ambiente doméstico, cuando antes todo eran conciertos, noches de fiesta y cañas en terrazas tomadas alrededor de amigos. Las publicaciones que mostraban paisajes fuera de las cuatro paredes en las que vivimos eran más bien fruto de la nostalgia de no poder lanzarse a la carretera en primavera con el objetivo de recordar aventuras pasadas y no había irrumpido una pandemia como la del coronavirus en nuestra vida cotidiana, obligándonos a encerrarnos en casa.

Seguramente muchos habrán pasado horas delante del teléfono móvil en los últimos meses, publicando las famosas 'stories' en su perfil de Instagram para documentar sus dotes culinarias o las tardes de ocio jugando con los compañeros de piso o familiares. Entre todos ellos, seguramente más dede uno se haya encontrado a un amor reciente con el que las cosas no salieron del todo bien. Y es posible que, ya sea sin querer o queriendo, le haya dado un 'Me gusta' a alguna de sus publicaciones. O más de uno. Al igual que también muchos escribieron a sus ex en un ataque de debilidad o nostalgia, otros directamente han empezado a reaccionar a sus publicaciones en las redes sociales, como si realmente todavía guardaran el contacto, fueran íntimos o tuvieran algo que decirse.

Cuando todavía te gustan cosas de la otra persona, te quedas apegado a ella. El 'orbiting' es una forma de hacer notar que te interesa la vida de tu ex

¿Te ha ocurrido? ¿Has recibido reacciones a tus fotos o comentarios de aquella persona especial que lo era todo para ti? O, por el contrario, ¿has estado apretando sin cesar al botón del corazón a un antiguo amor del que todavía te acuerdas y echas de menos? En ese caso, has hecho o te han hecho lo que se conoce como "orbiting", una nueva tendencia en redes sociales que consiste precisamente en eso: dejar patente que sigues ahí, viendo sus publicaciones, interesándote por su vida y mostrándole un grado de afectación por lo que él o ella escribe, dibuja, come, baila o piensa.

"¿A quién le importa lo que yo haga?"

El término se acuñó por primera vez en 2018 en un ensayo de la escritora Anno Iovine. Y, obviamente, dependiendo del tipo de relación que mantengas con tu ex, si es mucha o poca, buena o mala, puede generar en ti una reacción para la que no estás preparado o preparada. Muchos que lo sufren se sentirán observados, acaso intimidados, ante el hecho de que una persona del pasado se interese tanto por lo que subes a las redes sociales.

Cuando publicamos en las redes sociales solo sacamos las mejores fotos de nosotros en las que parece que siempre nos estamos divirtiendo

Y si nos ponemos del otro lado, consultar constantemente lo que hace o no hace un antiguo amor también puede generar cierta angustia mental o ser un perfecto abono de la nostalgia. Aunque lógicamente se trata de un hecho más bien anodino que no tiene por qué influir en tu bienestar mental (básicamente por que se resuelve con la rotunda afirmación de Fangoria: "¿a quién le importa lo que yo haga?"), puede llegar a resultar incómodo que alguien revise todo el tiempo lo que has estado haciendo o con quién.

Por supuesto, si tú y tu ex tenéis buena relación, el 'orbiting' encaja plenamente en la normalidad. Los problemas surgen cuando apenas tenéis comunicación, ya que de alguna forma esto implica un comportamiento que puede ser interpretado en un rango muy amplio de emociones o pensamientos: ¿lo hace para cabrearme o vengarse? ¿En realidad sigue interesado en mí? ¿Qué importancia tiene ahora mismo para él lo que yo enseñe? ¿Todavía no lo ha superado?

En realidad, empieza a ser bastante confuso y angustiante cuando se trata de una ruptura reciente en la que ninguno de las dos partes salió muy bien parada. Así lo reconoce la psicóloga estadounidense Lisa Brateman en la revista 'Men's Health': "Cuando todavía te gustan cosas de la otra persona, te quedas apegado a ella. El 'orbiting' es una forma de hacer notar esto mismo: te interesa la vida de tu ex. Es una manera de decir: 'Estoy aquí'. Cuando termina una relación, siempre hay preguntas sin respuesta", señala la psicóloga. "Siempre hay cosas que no sabes o que no comprendes todavía, de ahí que uses las redes sociales para descubrirlas. Al final, buscas señales o información de la otra persona".

¿Qué hacer?

Si eres quien sufrió el fin de la relación y todavía sigues 'orbitando' (nunca mejor dicho) alrededor de las publicaciones de tu ex porque quieres volver a estar con ella, cierra la sesión lo antes posible. "Necesitas deshacerte de ello, dejarla de seguir por completo", asegura Wendy Walsh, experta en relaciones. "Cuando publicamos contenido en las redes sociales solo sacamos las mejores fotos de nosotros en las que parece que siempre nos estamos divirtiendo. Y cada vez que veas eso, vas a sentir dolor. Será más difícil que lo superes".

Si fuiste tú quién lo quiso dejar y haces 'orbiting', lo mejor será que silencies sus publicaciones durante unos meses para evitar herir sus sentimientos

Si en cambio fuiste quien tomó la decisión de romper y sientes cierta satisfacción ante el hecho de hacerle saber que sigues ahí todavía pendiente, es mejor que lo dejes. "Los medios digitales han provocado que mantener a 'las personas de respaldo' sea muy fácil", reconoce Walsh. "Para evitar confundirle o herir sus sentimientos, lo mejor será que silencies sus publicaciones durante unos meses y evites interactuar con el contenido que sube".

¿Y si eres sobre el que están orbitando? Si te resulta muy molesto, es tan fácil como bloquear el acceso a tu perfil o silenciarlo. Si no es muy pesado o crees que en realidad es sincero al reaccionar a lo que publicas o intuyes que va de buen rollo, no le des muchas más vueltas. Al fin y al cabo, muchas de las reacciones que tenemos en redes sociales no nos atreveríamos a manifestarlas en la realidad, de ahí que sea mucho más fácil mantener una especie de contacto discreto a través de ellas. De todos modos, otra de las cosas que puedes hacer es desconectar un poco del mundo de las pantallas y recabar tu atención en el presente y las cosas más inmediatas que tienes a tu disposición. Al fin y al cabo, uno puede sentirse más feliz sin necesitar el apoyo, la aprobación y la cercanía digital del otro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios