Un fenómeno increíble para la ciencia: tener un sueño dentro de un sueño
  1. Alma, Corazón, Vida
¿te ha sucedido?

Un fenómeno increíble para la ciencia: tener un sueño dentro de un sueño

Cuando las transiciones entre nuestros estados cerebrales son parciales tendemos a experimentar cosas misteriosas, raras y extrañas. Esta es una de ellas

placeholder Foto:  Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Recordar nuestros sueños es una de esas cosas que nos hace humanos. Despertar y recomponer el puzzle que hemos formado por la noche, con historias inventadas e historias que no existen, es una de las maravillas de la vida, que ha dado lugar a libros, películas e incluso cuadros surrealistas. Soñar siempre es una experiencia peculiar, incluso en esas veces en las que nos percatamos de que estamos soñando, pero, ¿alguna vez has vivido un sueño dentro de un sueño?

Soñar que estás soñando, es decir, el metasueño, una curiosidad cotidiana peculiar quizá por lo normal del asunto. Pues si algo tienen los sueños es que no son normales, siempre suceden miles de cosas extrañas y dejamos volar nuestra imaginación y nuestro inconsciente con ellos, hasta el punto de que todo lo extraño que sucede en ellos nos parece normal. No nos preocupamos de volar, de que aparezcan monstruos o de que nos movamos sin avanzar. Citando a Calderón de la Barca, los sueños sueños son. Pero, ¿por qué soñamos que soñamos, por muy paradójico que suene?

Híbridos

Existen tres estados cerebrales básicos: vigilia, MOR (el sueño ocular rápido) y el sueño NMOR o no MOR. Los sueños más vividos suceden en la fase MOR, mientras que el restaurador se da en la NMOR. Lo que determina, crea o mantiene cada uno de estos tres estados es un 'perfil' o una mezcla distinta de los niveles de actividad de los neurotransmisores generados por el tronco cerebral. El perfil de cada estado cerebral puede estar totalmente o solo parcialmente involucrado. Las transiciones entre los estados cerebrales también pueden ser solo parciales o incompletas y cuando esto sucede obtenemos un estado cerebral híbrido, por ejemplo, una mezcla de MOR y vigilia, una mezcla de NMOR y vigilia, o MOR con NMOR. Cuando ocurren estos estados híbridos, tendemos a experimentar cosas misteriosas, raras y extrañas.

La parálisis del sueño representa un momento híbrido entre el estado MOR (sueño) y el instante en que te despiertas

Un ejemplo bastante frecuente es la parálisis del sueño, que representa un momento híbrido entre el estado MOR (sueño) y el despertar. Por eso, cuando parece que despiertas, puedes ver una figura parada en la esquina de tu habitación y aunque tu cerebro le ruega a las extremidades que se muevan, estas no parecen hacer caso. La persona en cuestión está consciente y despierta, pero paralizada. No puede moverse porque la atonía muscular asociada con la fase MOR persiste en el estado de vigilia. Además, el paciente alucina a un intruso posiblemente porque muchos sueños MOR son sobre amenazas potenciales.

placeholder

¿Y cuando soñamos que nos hemos despertado y, sin embargo, todavía estamos soñando? Sucede porque el cerebro se está 'moviendo' desde el sueño al estado de vigilia y, por alguna razón, cree que ya ha llegado. Sin embargo, según el doctor Patrick McNamara, soñar que estás soñando es algo un poco más complicado, según informa en 'Psychology Today': "Requiere alguna otra explicación que una mera descripción como una vigilia parcial. Es más como los sueños lúcidos, un híbrido entre la fase MOR y el estado de vigilia porque la corteza prefrontal dorsolateral está parcialmente activada".

Soñar que sueñas es parecido a los sueños lúcidos, un híbrido entre la fase MOR y el estado de vigilia

Cuando la corteza prefrontal dorsolateral se activa durante la fase MOR, el individuo adquiere cierta conciencia de sí mismo y así se da cuenta de que está soñando. Un falso despertar implicaría omitir la conciencia de uno mismo como paso dentro del sueño que ocurre con el sueño lúcido, y que se asocia con avanzar hacia el estado de vigilia. En lugar de ello, el proceso de despertar se interrumpiría y el individuo que estaba anticipando un despertar continuaría soñando. Sin embargo, aún no hay una respuesta clara a la pregunta de por qué soñamos con rituales matutinos normales y actividades de la vigilia. El mundo onírico todavía está por descubrirse.

Sueño
El redactor recomienda