NO PIERDAS LA MOTIVACIÓN

Por qué no ganas músculo las primeras semanas de gimnasio

Estudios con animales demuestran que lo primero que entrenamos es el sistema nervioso

Foto: Un usuario entrenando en el gimnasio. Foto: EFE Rodrigo Jiménez
Un usuario entrenando en el gimnasio. Foto: EFE Rodrigo Jiménez

A todos (o casi todos) nos ha pasado. Llevas acudiendo al gimnasio ya desde hace unas semanas y tus sesiones de levantamiento de pesas y entrenamiento de fuerza no tienen reflejo en tu musculatura. ¿Te hundes y piensas qué estás haciendo mal?

Pues un nuevo estudio, publicado en la revista científica 'Journal of Neuroscience', te va a dejar más tranquilo: las primeras semanas de entrenamiento fortalecen tu sistema nervioso, no tus músculos.

Según señalan los autores, los neurologos Isabel S. Glover y Stuart N. Baker, ambos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), el cerebro orquesta el movimiento a través de dos grandes autopistas neurales que descienden a la médula espinal: el tracto corticoespinal y el tracto reticuloespinal. Se cree que el tracto corticoespinal es la vía dominante, y el tracto reticuloespinal controla la postura. Sin embargo, el tracto corticoespinal no cambia durante el entrenamiento de fuerza, por lo que el aumento de la fuerza debe provenir del tracto reticuloespinal más primitivo.

Actuar sobre lesiones neurológicas

Para demostrarlo, los investigadores entrenaron a una serie monos para que tiraran de una manija con peso usando un brazo, con el peso aumentando gradualmente durante doce semanas. Cada día, los científicos estimularon la corteza motora y los dos tractos motores, midiendo la actividad eléctrica resultante en los músculos del brazo. En el transcurso del régimen de entrenamiento, la respuesta eléctrica de la estimulación de la corteza y del tracto reticuloespinal aumentó, lo que es una señal de una señalización más fuerte. Después de tres meses más de entrenamiento de fuerza, la estimulación del tracto reticuloespinal provocó una mayor respuesta en el lado de la médula espinal conectada al brazo entrenado. Las salidas del tracto reticuloespinal se vuelven más poderosas durante el entrenamiento con pesas y podría ser el impulsor detrás de los aumentos de fuerza.

Si no ves bíceps abultados en las primeras semanas, no te desmoralices: tu tracto reticuloespinal se está fortaleciendo entre bastidores

"El levantamiento de pesas entrena tanto los músculos como el sistema nervioso. Lo que realmente nos interesa son los cambios neurales subyacentes. Si entendemos la base neural de la fuerza, podríamos desarrollar técnicas para aumentarla en individuos que sufren de debilidad muscular debido a una lesión o enfermedad", explica a ZME Science Glover. "Este resultado es emocionante porque mientras que lesiones como el derrame cerebral generalmente dañan el tracto corticoespinal, el tracto reticuloespinal a menudo se salva y por lo tanto la capacidad para el entrenamiento de fuerza también podría ser salvada", añade. "Cuanto más entendamos sobre la base neural de la fuerza, mejor equipados estaremos para restaurar la fuerza después de una lesión".

Según los investigadores, "el entrenamiento de fuerza no sólo trabaja los músculos, sino también el sistema nervioso. Aquellos que vayan al gimnasio no deberían sentirse descorazonados si no ven bíceps abultados en las primeras semanas de un nuevo programa de entrenamiento, su tracto reticuloespinal se está fortaleciendo entre bastidores".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios