"Háblame de ti"

¿Buscas empleo? Así debes responder a la pregunta que nunca falta en las entrevistas

El empleo de tus sueños se te puede escapar si no das bien el primer paso, que consiste en romper el hielo con una carta de presentación acorde a lo que busca la empresa

Foto: Un empleador da la mano a un aspirante después de una entrevista de trabajo. (iStock)
Un empleador da la mano a un aspirante después de una entrevista de trabajo. (iStock)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4'

Probablemente a quien esté leyendo este artículo le suene la siguiente frase: "Cuéntame un poco sobre ti". Es un ritual, a veces iniciático y a veces cargado de intención, que se repite en casi todas las entrevistas de trabajo. Pero, ¿existe una manera correcta de responder? ¿Es una forma de romper el hielo o exige una contestación elaborada? ¿Qué espera oír la persona que está enfrente?

"Piensa mal y acertarás", dice el refrán. En efecto, no se trata de una pregunta cualquiera. "Lo que refleja es quién tiene el control. Recuerda siempre que las personas que preguntan son las que tienen el control de la conversación y las que responden son las que no tienen el control de la conversación. Entonces, un 'háblame de ti' en una fase temprana de la entrevista deja muy claro quién lleva el control de la conversación", explica en su canal de YouTube María Gutiérrez, fundadora de la plataforma de selección sin currículum Hiwook.

"Lo que tendrás que hacer es utilizar esa pregunta, esa oportunidad que tienes de hablar, para decir las cosas oportunas y que mayor impacto positivo causen en la otra persona", sugiere la experta. "Ya que te han pasado una patata caliente, utilízala para dar buena imagen y no para salir escaldado", alienta.

No es una biografía

Tal y como explica el especialista en comunicación empresarial Joel Schwartzberg en la revista de la Escuela de Negocios de Harvard, lo que busca el entrevistador no es conocer la trayectoria laboral. Para eso ya está el currículum o LinkedIn. "Las entrevistas tienen más que ver con hacer buenas migas que con demostrar que estás cualificado. Si no estuvieras cualificado, no estarías en la sala", aclara Schwartzberg. Con él coincide el experto en estrategias profesionales John Lee, que recomienda ponerse en la situación del empleador: "En su cabeza está imaginando cómo serías tú trabajando con su equipo, hablando con otros jefes o con clientes".

Tampoco es el momento de revelar información personal. Nada de hablar sobre familia, vacaciones o esa colección tan bonita de monedas sumerias. "Eso puede suceder más tarde, cuando la entrevista esté terminando. Por ahora, aprovecha al máximo este primer contacto para dar una buena impresión", recomienda Schwartzberg. Lo importante es dar únicamente datos relevantes, a juicio de María Gutiérrez: "Si tiene relevancia para lo que vas a contar después, menciónalo muy por encima, pero de lo contrario, no lo menciones".

Lo que tienes que contar son historias, anécdotas o cuestiones que tengan relevancia para el puesto de trabajo

La CEO de Hiwook también desaconseja describirse en términos socioeconómicos. "Si digo que soy una mujer de 42 años, con tres hijos, que vive en la Sierra Norte de Madrid, no dice nada sobre mí y en la otra persona activa todos los estereotipos. Intenta cortar el rollo con eso". Asimismo, considera importante ir al grano: "No te enrolles, no digas frases y frases. Eso aburre a cualquier persona y lo que hará será desconectar, aunque tú pienses que estás contando algo muy valioso".

Identifica las necesidades

"Lo que tienes que contar son historias, anécdotas o cuestiones que tengan relevancia para el puesto", explica Gutiérrez. Para ello, el primer paso se da antes de llegar a la entrevista. Es fundamental examinar a fondo la descripción del puesto y conocer la cultura de la empresa para saber qué habilidades se valoran. La Escuela de Negocios de Harvard propone un método a este respecto:

  1. Examine la descripción del puesto y resalte aquellas habilidades que el texto señala como "requeridas", "necesarias" o "muy recomendables".
  2. Preste mucha atención a la forma en que está escrita la oferta. Que tenga un tono serio, más informal o directamente pida sentido del humor determinará el temperamento que busca.
  3. Diríjase al apartado 'Sobre nosotros' de la web de la empresa y capte los rasgos principales de su cultura corporativa. ¿Habla principalmente de trabajo? ¿Se centra en servir al cliente o promover la conciliación familiar?
  4. Con esta información en mano, escriba los tres atributos que, a su parecer, más valora la empresa: innovación, trabajo en equipo y buena atención al público, por ejemplo.
  5. Complete la siguiente: "Están buscando a alguien que...".
  6. Cambie la redacción ligeramente por: "Soy alguien que..." o "Mi forma de trabajar se basa en...".
  7. Elija una historia de su vida profesional que ilustre la afirmación.

"Si has hecho bien las cosas antes de llegar a la entrevista, ya sabes mucha información de cuál es el puesto que estás solicitando y, como además conoces muy bien tu propia vida, sabes encontrar recursos en tu mente que refuercen que tú eres la persona adecuada para ese puesto", detalla Gutiérrez. "Aunque tú hayas hecho mil cosas, tienes que asegurarte de qué es lo más importante para la otra persona y contar tu historia en función de lo importante para la otra persona", resumen.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios