Es noticia
Menú
Consejos para escribir buenos correos a tus compañeros mientras dure el teletrabajo
  1. Alma, Corazón, Vida
empatía e instinto

Consejos para escribir buenos correos a tus compañeros mientras dure el teletrabajo

Elegir en estos momentos las palabras correctas puede generar un sentido de camaradería global fundamental

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hasta las cosas más insignificantes han cambiado con el coronavirus, quizá sin que nos hayamos dado cuenta. No solo nos hemos acostumbrado a seguir una serie de medidas de higiene y seguridad extremas, sino que nuestras relaciones con los demás también han cambiado: después de meses recibiendo videollamadas y aprendiendo a conservar amistades y trabajo de manera distinta, los primeros encuentros también han estado plagados de diferencias y distancias de seguridad necesarias.

Ahora bien, además intercambiar nuevos saludos como el de Wuhan (ya sabes, el choque de codos), también hemos cambiado en nuestra versión 2.0. Hemos compartido imágenes y textos diferentes por WhatsApp, hemos conseguido quedar para aplaudir o hacer caceroladas a base de mensajes por el móvil e incluso nuestras palabras han cambiado sustancialmente. Si nos sentimos solos, necesitamos apoyo o estamos preocupados, es probable que nuestra manera de expresarnos (aunque sea mediante la palabra escrita) cambie.

Evita los estereotipos y las expresiones trilladas en estos momentos y ten en cuenta a quién te estás dirigiendo. El humor no es el mejor consejero

Los expertos dicen que no solo es posible escribir correos electrónicos de una manera comprensiva, sino que las palabras correctas pueden incluso generar un sentido de camaradería global. Aseguran que durante el confinamiento ha cambiado la manera de saludarnos y despedirnos, lamentándonos por la situación y recordándonos que estamos unos para los otros.

Aunque quizá el cambiar unas palabras al comienzo o al final de nuestros correos (de un 'nos vemos pronto' a 'ánimo y que todo esto pase rápido') puede sonar frívolo o incluso hipócrita, expertos en comunicación como Ken Tonner explican que es fundamental, para sacar provecho de nuestras relaciones laborales y sociales, dejar claro que estamos viviendo momentos excepcionales. "La forma en que comenzamos y finalizamos los correos electrónicos son indicadores críticos que demuestran la relación entre el remitente y el destinatario. Son una forma de establecer la familiaridad o la formalidad con la que queremos tratarnos", explica en 'BBC'.

Otros, como Snezana Pejic, fundadora de The Etiquette Academy of New England en Massachusetts, indican la importancia de las primeras frases, que son con las que comienzas el correo. "Hay que medir mucho las palabras. Todos estamos fatigados por el aislamiento y el miedo a los futuros problemas económicos o a la enfermedad", puntualiza. "Debemos evitar ser groseros o pecar de conmiseración, pues eso solo aumentará el estrés".

Hay que medir mucho las palabras. Todos estamos fatigados por el aislamiento y el miedo a los futuros problemas económicos o a la enfermedad

Realmente se ha convertido en un problema que afecta a mucha gente, teniendo en cuenta la cantidad de personas que han comenzado a teletrabajar. Buen ejemplo de ello es FlexJobs, un sitio web estadounidense de búsqueda de empleo, que recientemente publicó 13 ejemplos de cómo despedirse por correo electrónico durante el confinamiento. Desde "que tengas un gran día, con distancia social incluida" a "enviado desde el salón de mi casa", no obstante, algunos expertos aseguran que no es la mejor opción. "Hay que tener muy en cuenta a quién nos estamos dirigiendo", dice Tonner. "Quizá en nuestra cabeza suena muy gracioso advertirle que se lave las manos, pero quizá esa persona ha estado muy enferma, vulnerable, sola o triste. La ternura y el cariño en estos casos son mejores consejeros".

Quizá parezcan demasiadas normas para algo tan sencillo como enviar un mail, pero se trata en realidad de ideas básicas y sencillas que todos podemos llevar a cabo usando la empatía.

  • Evita los estereotipos y las expresiones trilladas en estos momentos. No aportan seriedad y muestran cierta frivolidad o falta de tacto por la situación actual.
  • El humor o la empatía exagerados resérvalas para los conocidos muy cercanos o los amigos.
  • Menos es más. Intenta comunicarte rápidamente, especialmente si te estás dirigiendo a tus clientes, y dejando claro qué es lo que quieres expresar con pocas palabras.
  • No hagas envíos a toda tu lista de contactos o acabarás en la papelera (o una lista negra). Intenta contactar de manera personalizada.
  • No envíes mails que puedan contribuir a provocar ansiedad.

Puede parecer que en estos momentos no hay nada correcto que decir, pero una mezcla de compasión e instinto será, probablemente, lo que te lleve a la meta.

Hasta las cosas más insignificantes han cambiado con el coronavirus, quizá sin que nos hayamos dado cuenta. No solo nos hemos acostumbrado a seguir una serie de medidas de higiene y seguridad extremas, sino que nuestras relaciones con los demás también han cambiado: después de meses recibiendo videollamadas y aprendiendo a conservar amistades y trabajo de manera distinta, los primeros encuentros también han estado plagados de diferencias y distancias de seguridad necesarias.

Email
El redactor recomienda