EN EL FUTURO QUIERE SER INGENIERO

Premian a un niño africano que creó su propia máquina para lavarse las manos

Con solo 9 años utilizó las piezas que su padre había comprado para construir un marco para una ventana y creó su propia máquina para evitar la propagación del coronavirus

Foto: La máquina es muy sencilla y ayudará a luchar contra la propagación del covid-19 (Foto: YouTube)
La máquina es muy sencilla y ayudará a luchar contra la propagación del covid-19 (Foto: YouTube)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Stephen Wamukota no es un niño más. Pese a tener solo 9 años de edad, su cabeza está trabajando constantemente. Hace algunas semanas estaba viendo en televisión los consejos para luchar contra la propagación del coronavirus en Kenia, el país en el que vive. Pero algo no le cuadraba: pedían que se lavaran las manos frecuentemente y no tenían dónde hacerlo.

Stephen y su familia viven en la aldea de Mukwa, en el oeste de Kenia. En este país se han confirmado 2.000 casos de contagio por covid-19 y un total de 69 muertes, aunque ninguna en su zona. Y para que el virus siguiera sin aparecer por su casa, este niño creó en su cabeza el mecanismo necesario: constuiría su propia máquina para poder lavarse las manos.

El padre del menor, James Wamukota, ha explicado a la BBC que había ido a una tienda cercana para comprar algunas piezas de madera para hacer un marco para una ventana en su casa: "Pero un día, cuando volví a casa después del trabajo, descubrí que Stephen había fabricado la máquina. El concepto era suyo y yo solo ayudé a apretar la máquina. Estoy muy orgulloso".

Quiere ser ingeniero

Stephen había utilizado las piezas que había comprado su padre para el marco de la ventana para construir su propia máquina para lavarse las manos. Pero, ¿cómo lo había hecho? La respuesta es que su padre trabaja reparando aparatos electrónicos para ganarse la vida y Stephen siempre se mostró muy interesado en aprender su oficio.

El gobernador del condado en el que vive Stephen le ha prometido una beca para poder estudiar Ingeniería

De momento, Stephen ya ha creado dos máquinas, pero quiere construir más. Funcionan de una manera muy sencilla: utilizando un pedal, un pequeño contenedor de agua se inclina para poder lavarse las manos sin necesidad de tocar superficies, de manera que se puedan reducir las infecciones y la propagación del virus.

Stephen fue una de las 68 personas que este lunes recibieron el Premio Uzalendo, la Orden Presidencial de Servicio, que es uno de los máximos galardones que se pueden recibir en Kenia. Ahora ya piensa en el futuro y tiene claro que cuando sea mayor quiere ser ingeniero y asegura que el gobernador del condado en el que vive le ha prometido concederle una beca para que pueda estudiar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios