Cómo volver a acostumbrar a tu perro a quedarse solo después del confinamiento
  1. Alma, Corazón, Vida
Prevención y cuidado

Cómo volver a acostumbrar a tu perro a quedarse solo después del confinamiento

Aunque nuestra mascota ya estuviese acostumbrada a ello antes del encierro, puede sufrir ansiedad y frustración cuando volvamos al trabajo y la dejemos sola varias horas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Con el 70% de la población española en la fase 2 a partir de este lunes, parece que la 'nueva normalidad' se acerca. La actividad en nuestro país poco a poco va arrancando, a distintas velocidades según la comunidad, aunque parece que la desescalada terminará con el estado de alarma —previsiblemente— el 21 de junio.

En estos meses de confinamiento nuestras mascotas se han acostumbrado a que estemos todo el día con ellas en casa. Pero el teletrabajo o el parón de la actividad económica tocan a su fin; y nuestros amigos peludos de cuatro patas tendrán que acostumbrarse de nuevo a pasar horas solos, algo que podría hacer sufrir a los perros.

Aunque nunca nos habíamos enfrentado a una situación como esta, lo cierto es que los veterinarios expertos en comportamiento explican que los canes podrían padecer consecuencias negativas por la vuelta al trabajo de sus amos. “Nos basamos en situaciones que hemos visto antes en las que un perro, que tenía el hábito de quedarse solo de forma regular, por algún motivo pasa a convivir las 24 horas con la familia. Por ejemplo durante las vacaciones o una baja laboral. Y cuando vuelve a quedarse solo puede perder esa resistencia a la soledad o esa capacidad de quedarse solo sin dar problemas”, explica a El Confidencial Jaume Fatjó, director de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona.

La ansiedad y las frustración son las principales respuestas emocionales que pueden padecer los perros por volver a quedarse solos, a pesar de que anteriormente estuvieran acostumbrados a ello. “Se tiene la tendencia a atribuir todas estas situaciones a un problema de ansiedad, pero hoy en día sabemos que cuando un perro tiene un problema de soledad puede relacionarse con la ansiedad y el estrés o con un estado de frustración, al tener menos estímulos y poder hacer menos cosas”, explica el veterinario especialista en comportamiento.

Cómo se manifiesta

Fatjó explica que en la mayoría de los casos los síntomas que manifiestan los canes se puede agrupar en tres grandes categorías.

  • La vocalización excesiva: ladridos, lloros, gemidos, aullidos o combinaciones de estos, que se producen cuando el perro se queda solo.
  • El comportamiento destructivo: “Puede ser muy variado. Desde conductas que van dirigidas al punto de salida, como rascar la puerta de salida y la zona del suelo de debajo de la puerta; hasta dirigidas hacia cosas, que suelen ser objetos personales porque creemos que van a por ellos porque tienen muy fresco el olor de las personas de la familia”.
  • Hacer sus necesidades en casa: Micciones o defecaciones dentro del hogar.

“Estos son los más habituales. Pero también existen las rarezas propias de cada perro, que pueden llegar hasta síntomas más somáticos como diarreas y vómitos, pero es menos habitual”, concluye el especialista en comportamiento animal.

¿Sufren más los cachorros?

Justo antes del confinamiento —o en el último año—, algunos hogares han decidido añadir a su familia un cachorro. Este pequeño amigo peludo se ha acostumbrado a vivir las 24 horas del día de la mayor parte de su vida con sus dueños, por lo que no conoce lo que es quedarse solo.

La psicóloga de animales Helena Bat explica que en casos de familias con cachorros que tienen solo tres meses, “esos perritos llevan este tiempo las 24 horas del día con sus dueños y para ellos sí que va a ser difícil acostumbrarse a quedarse ocho horas solos”.

Pero Fatjó aclara que no debemos centrarnos solo en los perros más pequeños: “Hasta ahora, por los estudios que hemos hecho, la ansiedad y otros problemas por separación pueden aparecer a cualquier edad. A veces pueden estar enmascarados y hay perros a los que les aparecen a los ocho o nueve años por un cambio de rutina”.

El veterinario experto en comportamiento animal hace hincapié en que “en principio no quedaría ningún perro excluido del riesgo por la edad”.

Qué hacer si tu perro sufre

Fatjó nos da una serie de consejos, “sin intentar sustituir la intervención del veterinario”, para actuar si nuestro perro sufre. En ese sentido señala que lo más importante es “entender que esto puede pasar, intentar prevenirlo, intentar identificar los síntomas y acudir al veterinario”.

  • Mantener una rutina: “Una de las cosas importantes es no romper la rutina que teníamos antes del estado de alarma de dejar al perro solo un ratito cada día”.
  • Si durante el confinamiento el perro ha estado solo un tiempo determinado al día para mantener esta rutina: “La recomendación más importante es intentar hacer una vuelta a la rutina que teníamos antes de manera progresiva. No pasar de una salida de corta a una de larga duración siempre”.
  • Si el perro no ha estado solo: “La recomendación sería comenzar con salidas de corta duración. Solo unos minutos al día en los que el perro se quede solo y comprobar cuál es la su reacción; y sobre todo tratar de observar si identificamos alguno de eso tres síntomas indicados”.
  • Lo que no hay que hacer: “Si por algún motivo detectan algún indicio de un problema de separación, lo más importante es que no castiguen al perro. Sobre todo cuando son conductas destructivas existe la tentación de reprenderlos, porque la gente puede interpretarlo como un acto de venganza por haberle dejado solo. Hay que dejar claro que no es una conducta vengativa. El castigo no lo arregla sino que lo empeora”.

Los gatos

Respecto a los felinos el director de la cátedra señala que no prevén un problema de estas características, “al contrario”. “De hecho, como consecuencia del confinamiento, los gatos han tenido más contacto del que tenían anteriormente y eso es un problema para algunos”, apunta. “A los gatos les gusta decidir cuándo tienen el contacto, con quién y cuánto dura”, añade.

Mascotas Perro Estrés Ansiedad
El redactor recomienda