LA CONSISTENCIA, IMPORTANTE

Cómo la hora a la que haces ejercicio es clave para lograr perder peso

El secreto es asociar el ejercicio con alguna "señal" mental preexistente, una cita que no puedes evitar, reduciendo el esfuerzo requerido si tuvieras que planificar esa actividad

Foto: EFE Carlos Lemos
EFE Carlos Lemos

Encontrar tiempo para hacer ejercicio muchas veces no es fácil. Nuestra vida moderna está llena de obligaciones y, a veces, no somos capaces de sacar una hora para practicar deporte y adelgazar, si esa es nuestra intención. Una investigación sugiere que si realmente quieres aprovechar al máximo la práctica de ejercicio, debes hacerlo a la misma hora cada día: tu cuerpo te lo agradecerá.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina Brown Alpert en los Estados Unidos ha demostrado que no importa demasiado si eres de los que corren al salir el sol o lo haces bien entrada la tarde: es la consistencia la clave si es la pérdida de peso lo que buscas.

Utilizando los resultados de una encuesta sobre la actividad física de 375 personas que querían adelgazar, los investigadores identificaron una fuerte relación entre la intensidad del ejercicio a la misma hora del día y la cantidad de tiempo que se le dedicaba. Aproximadamente, la mitad de los encuestados eran personas que practicaban deporte por la mañana, antes de comenzar las tareas diarias. Esta preferencia por la regularidad podría deberse a la forma en la que estructuramos nuestro pensamiento diario.

Automatizar el ejercicio

Las actividades que esperamos hacer en horarios establecidos, como recoger a los niños, ir al trabajo o asistir a reuniones sociales, no son cosas a las que les concedamos una gran cantidad de pensamiento consciente. Esta repetición inconsciente se conoce como automaticidad en los círculos de psicología y ya se ha demostrado que es importante cuando se trata de ajustarse a una rutina de ejercicio.

"El ejercicio en presencia de señales consistentes, como son la misma hora del día o el mismo lugar, puede ayudar a establecer relaciones de ejercicio de referencia"

Al considerar activamente cómo podríamos avanzar en una caminata rápida o en una sesión de cinta de correr, es más probable que reduzcamos los minutos de actividad en lugar de comprometernos con el ejercicio. El secreto es, por lo tanto, asociar el ejercicio con alguna "señal" mental preexistente, una cita que no puedes evitar, reduciendo el esfuerzo requerido si tuvieras que planificar esa actividad y la posterior motivación para llevarla a cabo.

"El ejercicio en presencia de señales consistentes, como son la misma hora del día o el mismo lugar, puede ayudar a establecer relaciones de ejercicio de referencia", escriben los investigadores en declaraciones recogidas por Science Alert. Los investigadores reconocen que es necesaria más investigación al respecto y añaden que "también sería importante determinar si hay una hora específica del día que es más ventajosa para las personas que tienen niveles iniciales de actividad física baja con el fin desarrollar un hábito".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios