Amistades sorprendentes

La historia del hermanamiento entre ciudades (y los ejemplos más curiosos)

La idea de los hermanamientos nació en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, con el fin de crear vínculos y fomentar las buenas relaciones entre ciudades

Foto: La Habana, ciudad hermanada con Madrid y Barcelona. EFE
La Habana, ciudad hermanada con Madrid y Barcelona. EFE
Autor
Tiempo de lectura5 min

¿Madrid y Tegucigalpa? ¿Bilbao y Pittsburgh? ¿Pamplona con Yamaguchi? ¿Qué puede llevar a que dos ciudades lejanas en el globo y sin nada, aparentemente, en común, acaben hermanadas? Y aunque probablemente conocías de ciudades que son 'hermanas' de tu lugar de residencia, quizá nunca te habías preguntado de dónde surge este título, que es completamente simbólico.

Lo cierto es que la idea de los hermanamientos nació en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, con el fin de crear vínculos entre las diferentes ciudades europeas y fomentar las buenas relaciones. Lugares antes mencionados como Madrid o Barcelona no tienen una, sino muchas hermanas alrededor del mundo, lo que ayuda a incrementar la fraternidad y potenciar la cooperación en algunos campos. Además de la idea europea, también ayudó el movimiento de Ciudades Hermanas Internacional creado en 1956 por el presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower en una conferencia sobre la diplomacia ciudadana que se dio en la Casa Blanca.

Madrid y Barcelona se encuentran dentro de las 20 ciudades del mundo con más hermanamientos

Según el francés Jean Bareth, uno de los fundadores de este proyecto, el hermanamiento servía que para que las dos ciudades hicieran 'pública', por decirlo de algún modo, "su unión para actuar dentro de una perspectiva europea, para contrastar sus problemas y para desarrollar entre ellos unos lazos de amistad cada vez más estrechos". Aunque ya no queda al margen exclusivo del ámbito europeo, sino que podemos encontrar ciudades hermanas por todo el globo, y es bastante común cuando llegas por carretera a alguna ciudad encontrar un cartel en el que explica cuáles son las hermanas de ese lugar concreto. A pesar de ello, en Europa sigue aportando algunas ventajas, por ejemplo, suelen acogerse más estudiantes erasmus entre las ciudades hermanadas.

Objetivos del hermanamiento

Los objetivos específicos del hermanamiento de ciudades son los siguientes:

  • Que los municipios se relacionen con otros pueblos, estrechando lazos de amistad. ­
  • Que se conozcan las bellezas de las respectivas naciones, con el turismo, el intercambio cultural, entre los países.
  • ­ Intercambiar experiencias a nivel económico, político, social y cultural.
  • ­ Profundizar el entendimiento que un país tiene del otro y por ende el conocimiento entre las naciones y los integrantes de sus comunidades. ­
  • Hacer buenos amigos echando por tierra las barreras de color, credo y clase social.

Tampoco es una cosa completamente arbitraria, las ciudades que deciden hermanarse suelen tener características parecidas o metas comunes. Por ejemplo, Zagreb en Croacia y Pristinia en Kosovo son 'hermanas' quizá más por la animadversión que pueden sentir hacia un histórico enemigo común, como es Serbia, que por tener verdaderos lazos de amistad. También suele ser bastante común unirse por motivos de cercanía, como Ayamonte y Vila Real de Santo António, unidos por un puente. A veces los guiños son más claros, como Córdoba con sus tocayas en México y Argentina, Valencia con la otra Valencia que se encuentra en Venezuela, o Granada, hermana de Alhambra, que se encuentra en EEUU.

A veces son los propios ciudadanos los que demandan los lazos de unión, porque sienten afinidad cultural entre las ciudades

¿Quién tiene más acuerdos de hermanamiento del mundo? Si hablamos de países, Estados Unidos iría a la cabeza, seguido de Gran Bretaña, Francia, China y Alemania. Si nos atenemos únicamente a ciudades, la primera en la lista sería San Petersburgo, con Belém, Izmir, Shangai y Kiev detrás. Y una buena noticia, Madrid y Barcelona se encuentran dentro de las 20 ciudades del mundo con más hermanamientos, aunque la primera tiene más lazos con ciudades norteamericanas y latinoamericanas, mientras que la segunda está hermanada con más municipios europeos y asiáticos.

Fragmentos del Muro de Berlín en Madrid. Ambas ciudades son hermanas. EFE
Fragmentos del Muro de Berlín en Madrid. Ambas ciudades son hermanas. EFE

Y si creías que las ciudades más inexpugnables, por decirlo de alguna manera, no tienen relaciones de este tipo, te equivocabas. Pyongyang, sin ir más lejos, tiene entre sus hermanas a Moscú, Pekín, Yakarta y Katmandú, y La Habana también ha hecho buenas migas con ciudades de corte más 'capitalista', como son Río de Janeiro, Madrid o Barcelona. Además, la distancia no siempre es sinónimo de hermandad, pues incluso dentro del mismo país podemos encontrar ciudades que han hecho 'piña', como es el caso de León y Córdoba en nuestro país, que decidieron hermanarse en 2010. Además de un gran vínculo histórico, las dos ciudades mantienen un lazo de unión a través de la Red de Juderías.

España

España tiene más de 300 municipios hermanados con otras ciudades del mundo. Marruecos, por ejemplo, es un país con el que compartimos muchos lazos de unión. A veces son los propios ciudadanos los que los demandan, quizá por la curiosidad que suscitan unas zonas cercanas pero que a la vez parecen exóticas. Casablanca y Barcelona, Cádiz y Tánger (conectados a través del estrecho), Madrid y Rabat (ambas capitales) o Córdoba y Fez son buenos ejemplos.

Algunas ciudades en países inexpugnables también tienen 'hermanas'. Pyongyang, sin ir más lejos, está unida Moscú, Pekín, Yakarta y Katmandú

Con Japón también mantiene nuestro país buenos lazos. Además de Pamplona y Yamaguchi, mencionadas al principio del artículo, la ciudad de Santiago de Compostela y la región de Kumano, que son conocidas en el mundo entero por sus peregrinaciones religiosas, están hermanadas. Toledo y Nara también, y ayudó mucho en la unión una exposición de obras de El Greco en la ciudad japonesa en 1987. Por similitudes geográficas y climáticas también lo son Marbella y Kure o Barcelona y Kobe, y San Sebastián y Marugame se llevan tan bien que en la ciudad española podemos encontrar una plaza que lleva el nombre del municipio japonés. Son frecuentes los intercambios de escolares entre colegios de ambas localidades. La iniciativa de que Palos de la Frontera y Ofunato se hicieran hermanas en el 92 corrió a cargo de un profesor japonés especialmente interesado en ello.

En conclusión, la hermandad entre localidades es, probablemente, la forma más sencilla de cooperación entre dos ciudades, ya que permite acercar a dos poblaciones sin recurrir a la diplomacia entre Estados.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios