durante la pandemia

Trucos para trabajar desde casa mucho más cómodo

Al 80% de los trabajadores del país le gusta el teletrabajo y el 93% quiere mantenerlo, lo mejor es, por tanto, que tu hogar esté habilitado para ello

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.
Autor
Tiempo de lectura4 min

El teletrabajo llegó pisando fuerte a nuestras vidas hace más de un mes y no sabemos cuánto tiempo se quedará con nosotros. Las opiniones están servidas y son de todos los pelajes: según informaba Europa Press hace unos días, al 80% de los trabajadores del país le gusta el teletrabajo y el 93% quiere mantenerlo pese a los avances hacia la "nueva normalidad". Por otro lado, surgen las pequeñas dudas lógicas de trabajar desde casa, ¿quién debería pagar el WiFi? ¿Hay que limitar las horas y no contestar el teléfono cuando la jornada ha terminado?

Y siendo sinceros, aunque el teletrabajo pueda proporcionarnos más tiempo libre y muchas ventajas (tiempo perdido en desplazamientos o seguridad durante la crisis del coronavirus) no todas las personas pueden realizarlo o trabajan en las mismas condiciones. Algunos tienen que compartir ordenador con otros miembros de la familia, cuidar a sus hijos durante el proceso o su conexión a internet deja mucho que desear. Además, está el problema de concebir tu hogar como un sitio en el que tienes que trabajar, no dedicarte al ocio y, psicológicamente, a veces puede ser difícil.

¿Qué hacer entonces para evitar procrastinar o agobiarte si no te queda más remedio que trabajar desde casa, debido a la epidemia? Aquí te dejamos algunos trucos que podrán ayudarte en el proceso, no solo mental, también físico: el pobre ejercicio físico y las malas posturas pueden estar pasándole factura a tu espalda, es mejor que lo corrijas cuanto antes.

Concibe la habitación como una oficina

Lo más probable es que, cuando comenzó la pandemia, en tu oficina las cosas fueran un poco precipitadas y te dijeran simplemente que cogieras tu ordenador y trabajaras desde casa unas semanas. Eso, para los primeros días, está bien, pero ya llevamos dos meses y es normal que te empiece a doler el codo.

Recuerda levantarte cada 30 minutos y que tus ojos también son músculos: para evitar la fatiga visual descánsalos cada 20 minutos

Por eso, lo mejor es que habilites tu escritorio y tu habitación para poder trabajar a gusto. Eso significa que debes colocar el ordenador a la altura de tus ojos y conseguir una silla lo suficientemente cómoda como para poder colocar los brazos en los reposabrazos. De la misma manera, es mucho mejor para la mano contar con un ratón de ordenador que con un trackpad. Si tienes que invertir en ello para trabajar más cómodo, hazlo, pues por ahora no sabemos cuánto tiempo más tendremos que estar así. Si no te encuentras bien, no puedes ser productivo.

Prepárate para una buena postura

El cuerpo tiene que acostumbrarse a mantener una buena postura. Si estás sentado en una de esas sillas de madera dura, algunos fisioterapeutas recomiendan colocar una almohada pequeña detrás de ti, en la zona de la cintura para proporcionar un soporte lumbar fácil. Asegúrate de que tu espalda se apoye bien contra la silla, los hombros han de estar relajados y los brazos también, en un ángulo aproximado de 90 grados.

Los ojos deben estar a la altura del ordenador, los brazos cómodos y es mejor utilizar un ratón de ordenador que un trackpad

Si por el contrario, tu silla es de comedor, por una toallita pequeña debajo de los brazos, pues normalmente esas sillas suelen ser más bajas que la mesa donde trabajas y no se pueden ajustar, por lo que pueden acabar doliéndote los antebrazos. La postura, a la que los expertos en posturología llaman 'neutral', tiene que ser lo suficientemente cómoda para aguantar sin dolores durante mucho rato. Cuando te sientas, por las manos en el regazo: tu codo debería encontrarse a la misma altura que tu mesa para trabajar sin problemas.

Múevete

En la oficina, ya sea para acercarte a hablar con un colega o para ir a la impresora, te mueves más. No solo es importante la postura, también recordar que debes moverte cada 30 minutos para aliviar tensión. Y no te olvides de los ojos, que también son un músculo: cada 20 minutos aproximados, quita los ojos de la pantalla y durante 20 segundos concéntrate en algo que esté lejano, por ejemplo, el horizonte. Eso te ayudará a evitar la fatiga visual. Cuidado también con un exceso de luz, que puede provocar la fatiga antes mencionada o dolores de cabeza.

Presta atención al dolor

Los malos hábitos que tengas con 20 años pueden repercutirte con 50. El cuerpo de cada persona es diferente, por lo que debes ser lo más consciente posible. Y si sientes dolor, piensa en ello como una señal: algo claramente no está funcionando. Como indica en un reciente artículo de 'BBC' Susan Hallbeck, doctora en la Clínica Mayo: "Lo más probable es que tras la crisis del COVID-19, muchas empresas se replanteen su manera de trabajar y añadan el teletrabajo a la ecuación. Por ello mismo, hacer de tu habitación una oficina debe ser una máxima para trabajar con comodidad y siendo productivos".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios