Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si dejas de tener sexo de repente
  1. Alma, Corazón, Vida
ENTRÉGATE AL PLACER

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si dejas de tener sexo de repente

Buscar un momento de intimidad y placer a lo largo del día para vosotros mejora la salud cardíaca, además de otros importantes beneficios que merece la pena tener en cuenta

Foto: Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si dejas de tener sexo de repente
Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si dejas de tener sexo de repente

A partir de ahora, la distancia social va a imperar dentro de esa "nueva normalidad" de la que todo el mundo habla. Es por ello que muchos chicos y chicas ya están mentalizándose de que en los próximos meses no tendrán tanto sexo como les gustaría. Adiós al hecho de tener una cita romántica con alguien desconocido y que saltara la chispa o la complicidad y acabaráis enrededados en las sábanas.

Las perspectivas no son nada buenas, pero más allá de eso merece la pena indicar que el tiempo de cuarentena tampoco ha sido muy prolífico en lo que a relaciones sexuales se refiere. Un estudio del Instituto Kinsey titulado 'Sex and Relationships in the Time of Covid-19' que será presentado dentro de poco concluye que el 44% de los encuestados vieron cómo su vida sexual disminuyó notablemente, mientras otro 30% argumentaron que también aunque ya estuvieran en una relación o viviendo con sus parejas.

Un estudio reveló que aquellos que disfrutaban de una vida sexual más intensa tenían más volumen de anticuerpos en sangre que los que no

Estos resultados hacen intuir que aunque muchas personas están pasando más tiempo con sus parejas en casa, están perdiendo libido y la atracción sexual por el otro. Esta falta de intimidad sexual es, evidentemente, perjudicial para el estado anímico, ya que nuestro cuerpo libera muchas hormonas durante el acto, sin ir más lejos las endorfinas, llamadas "la hormona de la felicidad", lo que aleja la probabilidad de pasar por episodios de ansiedad o de depresión. ¿Cómo afecta a un nivel físico la ausencia de momentos íntimos? La revista 'Men's Health' ha elaborado una serie de efectos percibibles en nuestro cuerpo una vez que dejamos de hacerlo (o al menos tantas veces como antes).

Pierdes el ritmo para la próxima vez

Sí, no solo pierdes la costumbre, sino también las ganas. La ciencia sugiere que, hasta cierto punto, tienes más probabilidades de sufrir disfunción eréctil si cortas de inmediato con el sexo en un tiempo prolongado. Pero no te preocupes, ya que hay una solución muy fácil. En el caso de no tener pareja ni nadie con quien poder disfrutar esta clase de momentos, un estudio de 2008 del 'American Journal of Medicine' sugiere que para paliar estos efectos debes eyacular regularmente.

El poder del autoplacer

Son muchos los estudios que aseguran que recurrir a la masturbación entre cuatro y seis veces a la semana reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata. Por tanto, en este aspecto, hay clara unanimidad en la ciencia: las bondades del onanismo no solamente estriban en pasar un buen rato con uno mismo, sino también disminuir la probabilidad de sufrir una enfermedad tan grave como un cáncer.

Aumentas tu presión arterial

Sin sexo puedes llegar a percibir que tu presión arterial sube. La ciencia asegura que no es casualidad: un estudio de 2006 pulicado en la revista médica 'Biological Psychology' descubrió que las personas que tenían relaciones sexuales regulares poseían niveles más bajos de presión arterial que los que no. Esto también está relacionado, evidentemente, con el sexo y el estrés. Disfrutar en la cama con alguien a quien quieres o simplemente deseas mejora la respuesta fisiólogica de tu cuerpo al estrés.

Tienes más ansiedad

Este es uno de los mayores mitos que existen en torno al sexo. ¿En verdad relaja? Una noche de hacer el amor provoca que sintamos que el mundo está más en su sitio. La neurocientífica Debra W. Soh explicó en una entrevista con 'Men's Health' que durante el orgasmo las "endorfinas liberadas ayudan a mejorar el estado de ánimo". Pero evidentemente, si solo usas el sexo como medida contra el estrés, al final puedes acabar generando más ansiedad si no lo tienes, por lo que tampoco es sano abusar de ello. Y mucho menos como medida terapéutica.

Menos refuerzo del sistema inmune

Los orgasmos son increíblemente beneficiosos para nuestras defensas, como aseguran los psicólogos Carl Charnetski y Francis Brennan Jr, quienes realizaron un estudio. En él, tomaron muestras de saliva a sus pacientes después de preguntarles si tenían una, dos veces o ninguna relación sexual a lo largo de una semana. El resultado fue que, efectivamente, aquellos que tenían una vida sexual más activa tenían más concentraciones de anticuerpos.

Sexo Social Vida sexual Relaciones sexuales Felicidad Sin censura Noadex
El redactor recomienda