¿Te cae bien Darth Vader? Eso es que tienes cosas en común con él
  1. Alma, Corazón, Vida
ATRACCIÓN POR VILLANOS SIMILARES A NOSOTROS

¿Te cae bien Darth Vader? Eso es que tienes cosas en común con él

Una reciente investigación señala que nos sentimos seducidos por aquellos malvados con los que compartimos similitudes

placeholder Foto: Un fan disfrazado de Darth Vader. Foto: REUTERS Eric Vidal
Un fan disfrazado de Darth Vader. Foto: REUTERS Eric Vidal

¿Te caen bien los malvados de las películas o las series? No te preocupes, tiene explicación científica. Una reciente investigación sostiene que las personas pueden sentirse seducidos por villanos en la ficción cuando comparten similitudes con ellos.

¿Quién no se ha sentido atraído por personajes de ficción como Darth Vader, el Joker, Voldemort o hasta Hannibal Lecter? Según este estudio, publicado en la revista científica 'Psychological Science', nos sentimos atraídos por estas versiones más oscuras de nosotros mismos, aunque en el mundo real rechazaríamos esas actitudes. Esto se da, según los investigadores, porque la ficción actúa como una red de seguridad cognitiva, lo que nos permite identificarnos con personajes villanos sin manchar nuestra propia imagen.

Foto: La máscara de Darth Vader es uno de los rasgos más característicos de su traje (Reuters)

"Nuestra investigación sugiere que las historias y los mundos ficticios pueden ofrecer un 'refugio seguro' para compararnos con un personaje villano que nos recuerda a nosotros mismos", señala Rebecca Krause, candidata al doctorado de la Universidad Northwestern y autora principal del artículo, en declaraciones recogidas por Neuroscience News. "Cuando las personas se sienten protegidas por el velo de la ficción, pueden mostrar un mayor interés en aprender acerca de los personajes oscuros y siniestros que se parecen a ellas"

La ficción, una red de seguridad

"La gente quiere verse a sí misma en una luz positiva", continúa Krause. "Encontrar similitudes entre uno mismo y una mala persona puede ser incómodo". No obstante, poner a la persona mala en un contexto ficticio puede eliminar esa incomodidad e incluso revertirla. En esencia, esta separación de la realidad atenúa los sentimientos indeseables e incómodos.

"La ficción proporciona una manera de involucrarse con los aspectos oscuros de tu personalidad sin hacerte cuestionar si eres una buena persona"

"Cuando ya no te sientes incómodo con la comparación, parece haber algo seductor y tentador en el hecho de tener similitudes con un villano", explica Derek Rucker, otro de los autores de la investigación. "Por ejemplo, las personas que se ven a sí mismas como complicadas y caóticas pueden sentirse especialmente atraídas por el personaje de Joker en las películas de Batman, mientras que una persona que comparte el intelecto y la ambición de Lord Voldemort puede sentirse más atraída por este personaje de Harry Potter", explica Krause.

Para probar esta idea, los investigadores analizaron datos del sitio web CharacTour, en el que se permite a los usuarios rellenar un cuestionario de personalidad y ver su similitud con diferentes personajes, villanos o no. Entre los villanos se incluían personajes como Maléfica, Joker y Darth Vader y entre los no villanos se encontraban Sherlock Holmes, Joey Tribbiani (Friends) y Yoda. No fue sorprendente que la gente se sintiera atraída por los no villanos a medida que aumentaba su similitud. Sin embargo, los resultados sugirieron que los usuarios se sentían más atraídos por los villanos que compartían similitudes con ellos.

Existe el pensamiento común de que las personas se sienten incómodas y tienden a evitar a aquellas otras personas que son malas y similares a ellas, por lo que "el hecho de que la gente realmente prefiera villanos similares a villanos diferentes fue sorprendente para nosotros", señala Rucker. "Tal vez la ficción proporciona una manera de involucrarse con los aspectos oscuros de tu personalidad sin cuestionarte si eres una buena persona en general", concluye Krause.

Psicología Películas Harry Potter Batman Star Wars
El redactor recomienda