OPERACIÓN ESTÉTICA MILAGROSA

Un implante mamario salva a una mujer de una bala tras ser disparada

La paciente llegó al hospital con sangre y un profundo dolor en el pecho. Afortunadamente, sobrevivió a un ataque del que todavía se desconocen culpabales o sospechosos

Foto: Radiografía de la mujer después del disparo, donde se puede apreciar la bala retenida por el implante. (Plastic Surgery Case Studies)
Radiografía de la mujer después del disparo, donde se puede apreciar la bala retenida por el implante. (Plastic Surgery Case Studies)

A veces una operación de estética no solo acaba deparando mejoras en el aspecto físico de una persona, sino que también en su seguridad personal. Desde que en la década de los 90 se hicieran muy populares los implantes mamarios, miles de mujeres en todo el mundo han pasado por el quirófano para corregir el aspecto de sus pechos.

Una de ellas es una mujer canadiense de treinta años que en 2018 sintió “un agudo y caluroso dolor en su peso derecho”, como se incluye dentro del atestado médico. Al mirar hacia abajo, descubrió que manaba sangre de su cuerpo y se dirigió al hospital más cercano. Cuando la examinaron los médicos, descubrieron que había recibido un impacto de bala debajo de su pezón izquierdo.

La bala tan solo produjo una fractura en una de sus costillas y la pérdida de los implantes mamarios

Un examen médico más detallado reveló por fin qué había ocurrido. Según relata ‘Gizmodo’, la bala había impactado en la pared derecha del pecho de la mujer, justo debajo del seno. Los sanitarios le quitaron los dos implantes mamarios hechos de silicona y descubrieron que la bala había atravesado claramente el implante por el lado izquierdo, desviándose hacia el derecho con la suficiente fuerza como para darle la vuelta. La bala luego viajó a través del tejido mamario antes de que se le incrustara finalmente en su pecho derecho.

Sin duda, un afortunado hecho que tan solo le produjo la fractura de una de sus costillas y la pérdida de los implantes mamarios. Después de retirar la masa de silicona y la bala de su interior, los médicos le limpiaron la herida y la víctima pudo salir por su propio pie del hospital. Los profesionales sanitarios tan solo la recetaron antibióticos por si acaso. Tiempo después, ella se recuperó finalmente de aquel suceso.

Hay más casos documentados

Este caso fue publicado en la revista médica ‘Plastic Surgery Case Studies’, pero hay muchos más similares que también están documentados. Concretamente, hay otros cuatro casos de mujeres a las que su implante mamario habían sido determinantes a la hora de salvar a la víctima.

En esos incidentes, el implante había servido de escudo, deteniendo el avance de la bala hacia los órganos vitales. Los científicos también han estado probando la efectividad de esta bolsas de silicona a la hora de detener disparos de bala, encontrando pruebas que sin duda marcan la diferencia entre la vida y la muerte en las circunstancias adecuadas.

Según el doctor Giancarlo McEvenue, quien ha llevado esta serie de investigaciones médicas, el caso de la mujer de Toronto es el primero que demuestra que los implantes son decisivos a la hora de atajar con seguridad un ataque de bala. Sin duda, un caso curioso cuando menos. Debido al riesgo de una hipotética infección futura, los médicos recomendaron a la mujer que no se volviera a poner implantes nuevos hasta pasados seis meses, notificándola que una vez pasado ese tiempo seguramente ya no notaría ninguna molestia en la zona.

Lo más curioso de este caso es que aún no se sabe de dónde pudo prevenir la bala. La mujer no oyó ningún ruido de disparo cerca, y no hubo sospechosos a los que culpar del ataque, según el informe del caso. Afortunadamente, el suceso se quedó en anecdótico gracias a sus implantes mamarios.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios